Factores que favorecen la innovación educativa



La necesidad de innovar no parece ser un tema que haya que justificar en los momentos que vivimos tanto si nos referimos a las organizaciones educativas como a las organizaciones en general por lo tanto no es para detenerse en ello indica en educaweb Marina Folch , profesora de la UAB. Indica esta experta que sólo señalar que la innovación viene a partir de la consideración de las instituciones como sistemas abiertos puesto que los cambios en un sistema afectan a los otros sistemas con los que interactúa y a la sociedad en general. Por lo tanto no cabe duda que aquellos cambios que se producen en la sociedad afectan a todos los subsistemas entre los cuáles se encuentran los centros educativos.

Sin embargo, señala,  esta necesaria capacidad de los centros de innovar no siempre se da con la suficiente calidad ni intensidad como demandan los tiempos.

Pero, ¿a qué nos referimos con la palabra "innovación"?. A pesar de los múltiples matices que los autores señalan a la hora de discernir entre algo que merece ser considerado innovación de algo que no, se coincide en aceptar que la innovación supone una mejora respecto de lo que se estaba haciendo hasta el momento y que presumiblemente dará lugar a mejores resultados. Así pues teniendo en cuenta que la educación necesita mejorar debemos procurar cambios que propicien una mejora en los resultados y en los procesos educativos.

Son diversas las investigaciones que se han realizado para encontrar las claves del éxito de la innovación por lo que contamos con teoría abundante. Una de ellas es la aportación de Clark (1995) en su estudio sobre la actividad innovadora en las universidades inglesas donde se indica que los centros educativos que quieran ser innovadores deben tener:

1. Un equipo de gestión potente. Las instituciones con un equipo directivo potente poseen un gran sentido de autonomía. La clave para un equipo potente reside en la adaptabilidad de la institución combinada con una habilidad administrativa de fusionar nuevos valores de gestión con los valores académicos tradicionales de manera que todos los niveles de la institución trabajen para mejorar la cultura académica.

2. Un entorno desarrollado. El establecimiento de vínculos entre la escuela y la sociedad conlleva beneficios mutuos. Por ejemplo, las propuestas de innovación vendrán muchas de ellas a través de las necesidades que las empresas reclamarán a la educación. El establecimiento de redes entre instituciones educativas entre sí y otras instituciones puede favorecer la innovación.

3. Un sistema de financiación diversificado. La escasez de recursos o la dependencia de una única fuente de financiación (suele ser la Administración pública) representa una limitación importante para la flexibilidad y adaptación de cada institución educativa a sus necesidades y más cuando de ello depende la continuidad o emergencia de una innovación. Si una fuente se debilita, los efectos de la pérdida se ven mermados por las múltiples fuentes de ingreso.

4. Un profesorado motivado. Un grupo académico motivado mantiene los valores y prácticas tradicionales integrales mientras simultáneamente integra nuevas prácticas de gestión y de mercado.

5. Cultura innovadora integrada. Uno de los retos de la innovación se encuentra en hacer compatibles los cambios con la tradición y el prestigio de una institución cuando algunas innovaciones pueden poner en peligro la peculiaridad e identidad de las instituciones. Aun cuando lleven a cabo procesos de innovación interna, las organizaciones educativas deben seguir siendo ellas mismas. Tienen que encontrar estrategias de implementación originales que reconozcan lo que es esencial y específico a cada una de ellas y deben basarse en ese capital.

Pero además de las cuestiones generales señaladas, que cada innovación en particular tenga éxito depende de muchos factores. Es imprescindible en primer lugar que la innovación propuesta sea necesaria y acorde a la situación, que sea posible (tanto en recursos como en tiempos como en objetivos no demasiado utópicos) y debe estar bien gestionada.

El buen resultado de una innovación depende, en parte, del tipo de que se trate. Existen diversas clasificaciones de innovación por lo que resulta imposible en este artículo  hacer un recorrido extenso sobre ellas pero si nos detendremos en clasificarlas en función de la génesis, la dirección de la iniciativa, el alcance y la naturaleza de la misma (Tomàs, M y otros , 2010).

Respecto la generación de la innovación puede ser creadora o recreadora. Será una innovación creadora cuando la novedad es cuasi absoluta, porque el producto o idea no ha existido nunca antes. La innovación recreadora cuando el cambio no es generado o creado de nuevo por el sujeto activo, por tanto la novedad es relativa ya que es nuevo para el sujeto pero no es nuevo en el ámbito en que se mueve.

Según el criterio dirección de la iniciativa, la innovación puede ser autoiniciada, descendente o ascendente según el rango de poder formal de los que promueven la iniciativa en relación a los que va dirigida. Entendemos por autoiniciada cuando es iniciada desde cualquier nivel de la jerarquía y va dirigida al mismo nivel, es decir, desde una persona o grupo a un igual en los rangos del poder formal, tanto si se trata de directivos a directivos, de subordinados a subordinados, de la base a la base. Será innovación descendente cuando, surgida la iniciativa de un nivel jerárquico superior se dirige a un nivel inferior.

Las innovaciones se pueden clasificar en función del alcance de éstas: toda la escuela, un ciclo, una asignatura, etc. o toda la comunidad educativa, sólo el profesorado, sólo el alumnado, etc.


También se puede clasificar las innovaciones en función de la naturaleza temática de éstas: curricular, de gestión de recursos humanos o de otro tipo, ideológica o cultural, de procedimientos, etc.

Teniendo en cuenta que promover, impulsar, dinamizar, dar soporte a las innovaciones es fundamental para su éxito cabe buscar las mejores maneras de que los responsables de la gestión se encarguen de ello.

En el terreno educativo se ha concluido y existe acuerdo generalizado que la participación, convencimiento y corresponsabilización de todos los profesionales que deben llevar a cabo la innovación es clave para el éxito de ésta. Por ello las estrategias de gestión que favorezcan y tengan en cuenta esto van a ser las más adecuadas. Ello implica sin duda contar con una cultura colaborativa del profesorado, un sistema comunicativo que favorezca la interrelación y colaboración entre ellos, un clima de confianza mutua entre el profesorado que permita poner encima de la mesa las dudas, obstáculos, reticencias a dicha innovación para poder sopesar y rebatir las dificultades y resistencias y por último, una perspectiva compartida de que el conflicto de ideas, intereses no es negativo sino que permite evolucionar, crecer y desarrollarse como equipos docentes.

El tipo de liderazgo en la gestión de los centros educativos que innoven es muy importante. Y naturalmente el modelo de dirección en el cuál se ejerce este liderazgo es determinante. En las escuelas y centros de educación formal el modelo directivo suele estar establecido con carácter general y no es particular de cada centro.

Que una innovación sea exitosa no es tarea fácil. Es más, cualquier variable circunstancial que aparezca puede echar por los aires todo un proyecto innovador. Por tanto se requiere un especial savoir faire para dirigir la innovación que además no es un savoir faire válido en todas partes sino que en cierta manera es contingente: depende del lugar, del equipo, de la naturaleza de la innovación, del momento (si el clima del momento es de carácter emprendedor puede ayudar y favorecer la implicación real en una innovación y en caso contrario no), de las interrelaciones que se generen entre los diversos agentes de la innovación (promotores, implementadores, receptores,…), de la capacidad de comunicar interna y externamente dicha innovación, etc.

En síntesis, la gestión de la innovación es una tarea especialmente delicada y compleja que requiere no sólo competencias en gestión sino un estilo de liderazgo situacional y transformador, flexible y en buena medida, distributivo.

En los tiempos actuales donde la docencia presencial se comparte con la docencia online provocado principalmente por la crisis sanitaria , se necesita que la innovación tecnológica, didáctica y metodológica esté siempre presente dentr de una mejora continua en el proceso de enseñanza.


TE PUEDE INTERESAR 

 INNOVACIÓN EDUCATIVA . MÁS ALLA DE LA FICCIÓN

¿Las competencias clave seguirán siendo claves en la LOMLOE?



La implantación de la LOMCE implicó muchos cambios. Uno de ellos es la modificación de las ocho competencias básicas del currículo, que pasan a ser siete y a denominarse competencias clave
En espera de la publicación LOMLOE  y como queda las competencias clave  con motivo de las jornadas Competencias clave y ordenación académica, el Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa realizó una serie de infografías para explicar cada una de ellas. Las recopilamos a continuación.

SIETE INFOGRAFÍAS PARA EXPLICAR LAS COMPETENCIAS CLAVE

1. 1. Competencia en comunicación lingüística. Se refiere a la habilidad para utilizar la lengua, expresar ideas e interactuar con otras personas de manera oral o escrita.

2. 2. Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología. La primera alude a las capacidades para aplicar el razonamiento matemático para resolver cuestiones de la vida cotidiana; la competencia en ciencia se centra en las habilidades para utilizar los conocimientos y metodología científicos para explicar la realidad que nos rodea; y la competencia tecnológica, en cómo aplicar estos conocimientos y métodos para dar respuesta a los deseos y necesidades humanos.

3. 3. Competencia digital. Implica el uso seguro y crítico de las TIC para obtener, analizar, producir e intercambiar información.

4. 4. Aprender a aprender. Es una de las principales competencias, ya que implica que el alumno desarrolle su capacidad para iniciar el aprendizaje y persistir en él, organizar sus tareas y tiempo, y trabajar de manera individual o colaborativa para conseguir un objetivo.

5. 5. Competencias sociales y cívicas. Hacen referencia a las capacidades para relacionarse con las personas y participar de manera activa, participativa y democrática en la vida social y cívica.

6. 6. Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor. Implica las habilidades necesarias para convertir las ideas en actos, como la creatividad o las capacidades para asumir riesgos y planificar y gestionar proyectos.

7. 7. Conciencia y expresiones culturales. Hace referencia a la capacidad para apreciar la importancia de la expresión a través de la música, las artes plásticas y escénicas o la literatura. 

Por lo tanto si las  competencias quedan definidas como: “capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de cada enseñanza y etapa educativa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos” serán los objetivos de la LOMLOE los que permitan una adaptación o regulación didáctica al respecto..veremos¡ competencias básicas , competencias claves .competencias..

Metodología antes que tecnología: Reflexiones sobre la integración de internet en la escuela

Colaborador: Ramón Antonio Aragón Mladosich  , docente de la Facultad de Humanidades y Coordinador TIC de la Universidad del Valle deOrizaba. Miembro de la Red de Docentes de América Latina y el Caribe REDDOLAC y de la Red Iberoamericana de Docentes REDESIB. Su cuenta de Twitter @ramon3434es una de las 100 cuentas que hay que seguir a nivel mundial según la RELPE.


El presente artículo revisa la historia de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en general y lo impostergable y necesario que se incorporen al ámbito educativo. Además, analiza los cuatro factores incluidos en esta incorporación: Infraestructura, recursos digitales, docentes y estudiantes, haciendo énfasis en que dicha integración se ha visto supeditada a intereses económicos y políticos, al destinar la mayor parte de los recursos a los aspectos de infraestructura y recursos digitales, dejando en el olvido a los docentes y sobre todo a los propios estudiantes, objetivo final del uso de las TIC en la educación y concluye, que no es en la tecnología, sino en la actividades que lleven a cabo profesores y estudiantes donde hay que buscar las claves para comprender y valorar su impacto en la educación, es decir, en la metodología, no en la tecnología.

Desde mediados del siglo XX la tecnología ha tenido un crecimiento acelerado que ha impactado notablemente a la sociedad; su uso y, en especial, el de las Tecnologías de Información y Comunicación, (TIC) que se puede observar en diferentes actividades de la vida diaria: Desde la compra de un boleto para el cine o el teatro, ver una película en la televisión, cocinar, manejar un automóvil o pedir un taxi, leer, comprar y compartir libros, acudir al banco a realizar alguna transacción e incluso hasta para hacer deporte y cuidar a nuestros bebes. Este avance tecnológico ha permitido que la vida actual sea más fácil debido a que realizamos las cosas mejor, más rápido y de manera eficiente.

Pero la tecnología no es algo nuevo, ha existido desde los inicios de la humanidad, las TIC; han estado siempre presentes; sólo hay que recordar en España, las pinturas rupestres en Altamira o las encontradas en numerosos países y regiones del mundo. Esto se debe a que el ser humano necesita pensar, conocer, aprender, representar y trasmitir sus conocimientos, ideas, emociones, deseos y aprendizajes a otros y poder trascender a su tiempo, mejorando las condiciones de vida de sus pueblos, comunidades y naciones. Es, a través de las TIC, que históricamente lo ha hecho: Utilizando las señales o símbolos tallados en la piedra o en la corteza de un árbol, las señales de humo, el telégrafo, el teléfono, la radio o la televisión, desde los gestos y los movimientos corporales, el lenguaje de signos, el lenguaje oral, la lengua escrita y la imprenta.

La novedad de las TIC no reside en su naturaleza de tecnologías “para” la información y la comunicación... La novedad reside más bien en el hecho de que las TIC permiten crear entornos que integran y que permiten ampliar hasta límites insospechados la capacidad humana para procesar, trasmitir y compartir grandes cantidades de información con cada vez menos limitaciones de espacio y de tiempo, de forma casi instantánea y con un coste económico cada vez menor.

El catalizador de este avance ha sido Internet, ya que desde su origen en 1966 para conectar las computadoras de la Oficina para las Tecnologías de Procesado de la Información de E.U. y su uso posterior por las fuerzas armadas de los Estados Unidos hasta nuestros días, ha permitido que esos conocimientos y aprendizajes aumenten de una manera considerable en: cantidad, velocidad de trasmisión, distancia, economía y accesibilidad.

Estos cambios en la sociedad humana, generados y promovidos desde y por Internet, han provocado numerosas y grandes transformaciones de toda índole, desde las políticas y económicas hasta las sociales y culturales, de la cuales queramos o no, la escuela no puede ni debe estar ajena.

El uso de Internet en el sector educativo viene acompañado de una serie de transformaciones que no pueden ser considerados al margen de los cambios sociales, políticos y económicos, que el uso de esta tecnología ha tenido y tendrá en el futuro. La escuela  se encuentra en una sociedad que está en un complicado proceso de transformación y no puede ser ajena a éste. Los estudiantes disponen hoy en día de muchas más fuentes de información  que lo que ocurría no hace ni cinco años. Fuentes de información como Internet y equipos para acceder a esta información como lo son los teléfonos celulares, laptops, tabletas e iPads que hacen necesario replantear la forma de cómo la escuela enseña, pero, ¿Algo ha cambiado en el ámbito educativo?, prosigamos.

Numerosos organismos internacionales y centros de investigación relacionados con la educación han puesto de manifiesto la necesidad de que las escuelas incorporen las nuevas Tecnologías de Información y Comunicación, en su quehacer educativo, uno de ellos: La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura; UNESCO; en su documento, Estándares de Competencias en TIC para Docentes, reflexiona: que para poder vivir, aprender y trabajar con éxito en una sociedad cada día más compleja, rica en información y basada en el conocimiento, los estudiantes y docentes deben utilizar la tecnología digital con eficacia. Waheed 2008. Otro ejemplo, es el trabajo desarrollado por Carnoy (2004): “Las TIC en la enseñanza, posibilidades y retos” donde explica el uso de Internet para obtener información y el papel de la información en sí misma para el desarrollo cognitivo y para la mejora de las habilidades de resolución de problemas, por lo que las aportaciones de la sociedad de la información, las posibilidades de las TIC en el área educativa y sus repercusiones en los alumnos, docentes, escuelas y sociedad son temas para la reflexión y la investigación

A nivel mundial se ha estimado; con datos de la empresa Miniwatts Marketing Group MMG (2009); que Internet es usado por el 26.6% de la población mundial; 31.9 % para América Latina, 53.0% para Europa y 76.2 % para E.U. y Canadá. Para México el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, dentro de la Encuesta Nacional sobre disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares, (ENDUTIH), reporta para marzo del 2015 que el 22.1 % de los mexicanos tiene computadora, que es el doble de lo reportado para el 2001 y solo el 12.3 % tiene conexión a Internet y que la mayoría de los usuarios; 63%; son jóvenes, entre los 12 y 34 años y que su uso es principalmente para actividades escolares. 60.4 %. INEGI (2015).

Con la información reportada anteriormente y con los datos estadísticos mencionados podemos concluir que la incorporación de Internet, vía TIC, en la escuela debe ser un proceso necesario e impostergable, pero ¿Cómo hacerle?

En este punto hay también numerosos estudios, trabajos, recomendaciones y experiencias; Ávila y Tello (2004), EDUTEKA (2008), Sangrá (2008), Sanabria, Fariñas y SanNicolás (2009)Tejedor , García-Valcacer y Prada (2009) y Marquès (2010) entre otros; de los cuales se pueden obtener cuatro aspectos generales para integrar las Tecnologías de Información y Comunicación en la escuela:

 1. Infraestructura

2. Recursos digitales

3. Docentes y

4. Estudiantes

 Siendo los dos primeros, Infraestructura y recursos digitales, a los cuales, desafortunadamente, se les hace una mayor difusión, tienen una mayor disposición de recursos económicos, hay más trabajos de investigación en estos aspectos y se destinan más recursos desde el punto de vista de formación y capacitación docente y veamos porque:


1. Infraestructura:

La infraestructura tecnológica es, reportado por SIOSA (2016), como las instalaciones y el hardware usado para mejorar la productividad y el funcionamiento de una empresa o institución educativa para facilitar la gestión interna y la seguridad de la información. Pese a esto Torres, Barona y García (2010) comentan; y con ¡6 años! de diferencia; que no se sabe que pasa cuando las computadoras y las tecnologías digitales, (Hardware y software) entran en la escuela, además de que, es a la infraestructura, a la que se le hace una mayor difusión, especialmente, a la construcción y equipamiento de centros de cómputo.

Robles (2013), hace una dura crítica al uso de los pizarrones interactivos o  PDI y equipos similares, comentando que son llamativos pero superficiales y que más bien tratan de reemplazar paulatinamente el factor humano de los centros educativos, ignorando sus mentores que jamás la educación de calidad podrá prescindir de dicho factor, por más que se empeñen algunos; directores y políticos; con su equivocado, obsesivo y contraproducente afán de ahorro.

Todos hemos visto en los medios de comunicación que se han construido un “x” número de aulas digitales o centros de cómputo, que se dotó a “y” escuela de tantas computadoras o que “z” gobierno digitalizó los trámites educativos. Pero ¿Cuántos hemos visto o escuchado fuera del círculo de la docencia, que se capacitó a todos los docentes de determinada escuela en el uso y en la pedagogía de TIC para el aula? o ¿Qué en tal escuela, los estudiantes usan las TIC de una manera cotidiana? O algo tan sencillo y natural ¿Qué pasa con las TIC en la escuela?

 

2. Recursos digitales.

Los recursos digitales son definidos por Zapata (2012) como los materiales de índole digital que tienen, en su diseño, una intencionalidad educativa,  tienen características  y apuntan al logro de un aprendizaje y, lamentablemente, hay una gran disposición de recursos económicos, los cuales son destinados, en un gran porcentaje, a la compra y pago de licencias de software comercial, utilizándose un menor porcentaje en la capacitación de docentes y estudiantes en el uso de los equipos y del software y todavía en una menor proporción en la metodología de uso de ese software o herramientas TIC.

Dos ejemplos de ello son: El reporte de EXPANSIÓN (2014) del Foro Global Microsoft in Education donde se menciona que los docentes solo utilizan el 10 % del potencial de las TIC y que el mayor problema es que no saben llevar el conocimiento a los terrenos prácticos de la vida diaria y el reporte de Sepúlveda (2013) donde nos da cifras para Chile del 2009 al 2013 su gobierno ha pagado 324 millones de dólares solo por la licencia de uso de Office de Microsoft. Como podemos observar, hay mucho dinero en juego y lo que menos importa es el estudiante, los docentes, la escuela y la educación.

 


3. Docentes

En este rubro es donde se realizan más trabajos de investigación se hacen, generalmente, guiados por intereses económicos, ya que la mayoría está dirigida bajo el concepto de que lo “nuevo” es mejor que los “viejo” que, por tanto, debe ser sustituido. Obviamente lo “nuevo” es la computadora de más reciente modelo, el software educativo de determinada marca y/o la actualización del mismo. Investigación dirigida desde una óptica claramente mercantilista, donde el estudio sobre las actitudes de estudiantes, profesores y administrativos hacia las TIC, investigaciones sobre el tipo de interacción cognitiva que establecen los estudiantes al usar TIC o los niveles de satisfacción por participar en experiencias de formación en TIC, por mencionar algunas, no son tomadas en cuenta o cuentan con poco financiamiento.

Del trabajo de recopilación de Rodríguez y Carnota (2015) podemos sacar dos conclusiones generales: Ellos recopilaron veintitrés artículos, de nueve países, en dos idiomas y como dicen los autores una multiplicidad de miradas solo tiene un resultado a la luz de nuestras escuelas en Latinoamérica: Las TIC no se usan o se usan mal y la otra conclusión es la muestra de los intereses comerciales en la educación, al ser la Fundación Telefónica la que financió dicho estudio y no una institución gubernamental.

La formación docente en nuestros días ha dado un “giro” con los cursos masivos abiertos y en línea y que muchos de ellos son gratuitos, MOOC-MAKER (2016) reportan que los MOOC han adquirido importante publicidad y polaridad debido a: la gran cantidad de alumnos que pueden recibir, a que hay una abundancia de cursos y de temas, a que la mayor parte son gratis, ampliables, accesibles y distribuidos sin restricciones de participación y con un gran número de proveedores de plataformas; sin embargo, el mismo estudio; apoyado por ERASMUS y la Comunidad Europea nos dice que solo el 7 al 10 % de los participantes terminan su curso siendo las causas principales: La mala infraestructura técnica, la falta de apoyo de los empleadores, la mala gestión del tiempo, la falta de conocimientos básicos y habilidades, una experiencia de aprendizaje mala, la falta de personalización, que en parte dio lugar a la sensación de aislamiento y desacoplo. Por otro lado, también se menciona que requerir un alto nivel de interactividad puede contribuir a la sensación de los estudiantes de tener menos control sobre el curso. La sobrecarga de información es otro problema que puede aparecer; en fin, nuevamente nos enfrentamos a problemas de metodología y no de tecnología.

Una reflexión final sobre la participación de los docentes y las TIC es que la tecnología “nos ayuda a evolucionar, pero no a revolucionar la educación. El profesor, y no las TIC, es el único que puede al mismo tiempo inspiras, desafiar y emocionar para los que los estudiantes deseen aprender”. (Boluda, 2014), es decir, las TIC son importantes pero lo es más el profesor.

 

4. Estudiantes

Los trabajos de formación y capacitación de docentes y estudiantes se dan, principalmente, en aspectos relacionados con la infraestructura y recursos digitales y tiene dos orígenes:

a) Uno histórico reportado por Barroso y Cabero (2010), donde la tecnología educativa ha sido una de las áreas menos desarrolladas de la ciencia de la didáctica, debido a que se le da una mayor importancia a las “máquinas” por encima de su aplicación pedagógica y el otro

b) Debido a que la capacitación se da, principalmente, en el uso de las herramientas; por ejemplo: como prender la máquina, como escribir un texto, como hacer una hoja de cálculo, etc. al uso pedagógico y cognitivo de la herramienta: Redactar, publicar y comentar un artículo; elaborar, analizar y compartir una gráfica, reflexionar sobre un texto,  etc.

En un estudio realizado por Carbonell (2011) reporta que hay una percepción significativa por parte de los estudiantes más jóvenes en el uso de las herramientas de edición de video y redes sociales que en los estudiantes de más edad y concluye que la educación contemporánea con demasiada frecuencia basada en las formas de aprendizaje verbales por escrito, necesita reorientar su enfoque con el fin de motivar a las generaciones más jóvenes.

 

Las escuelas, con el ánimo de estar inmersos en la sociedad de la información y comunicación consideran que con el hecho de comprar computadoras y ponerlas a disposición de alumnos y docentes, per se serán utilizadas como una herramienta educativa, aspecto que no es suficiente; es necesario que los docentes y administrativos se impliquen y sean parte del proceso de integración de las TIC en la escuela y sobre todo utilicen esta tecnología con el ánimo de generar una pedagogía transformadora y constructivista y con ello un aprendizaje significativo en los estudiantes....

...desafortunadamente la escuela se ha convertido en un “refugio” para protegernos de las nuevas formas de conocer, comunicar y pensar que traen consigo las TIC,  olvidando que su función sería la de liderar la alfabetización digital, la transformación, difusión y adecuación de esas TIC para hacer un mundo más libre y feliz, pero ha dejado a otros que la dirijan y como dice Simone 2000 citado por Coll (2008); la escuela se ha convertido en un “refugio en el que nos encerramos para protegernos del conocimiento, de su fluir, de su crecimiento."

 Al respecto, Adell (2013) nos dice que la educación debe enfrentar los retos que los cambios sociales, económicos y culturales que la sociedad impone y:


Que dichos retos no consisten solo en reformas curriculares o leyes que reestructuren el sistema educativo. Son, esencialmente retos didácticos: otra manera de enseñar y aprender que prepare a los jóvenes para vivir en un nuevo escenario: la sociedad de la información. Y esto solo puede hacerse desde una escuela de la sociedad de la información. “¿Estamos preparados para dicho cambio? Hay indicios de que en el seno del sistema educativo los docentes más innovadores y comprometidos están enseñando de otra manera, de que las tecnologías emergentes están contribuyendo a crear pedagogías emergentes, nuevas maneras de enseñar y aprender acordes con las competencias que demanda la sociedad”

 

 

Pero creo que no estamos preparados para ese cambio y si lo ha habido ha sido por el entusiasmo y la perseverancia de docentes innovadores que han saltado las reglas de la escuela y han incorporado las TIC a su quehacer docente, lamentablemente el sistema no ha cambiado y muchas veces está reacio a ese cambio.

Una reflexión interesante nos la da Robles (2013), sobre la “novedad” de la TIC y su uso educativo:

De este modo se está imponiendo el razonamiento ad novitatemuna obsesión patológica por adquirir las últimas tecnologías, sean las que sean, sin estudiar con seriedad su valor educativo ni sus efectos en el cableado cerebral de los jóvenes. Además es preciso tener cuidado con las modas TIC porque, por ejemplo, ¿quién sabe qué fue del tan manido otrora Second Life aplicado a la educación? ¿En serio que algún profesor aplica de forma efectiva los videojuegos en clase? ¿No es más bien una boutade eso que llaman “libro digital? porque, por el momento, no es más que un libro escaneado que debe ser leído en costosos aparatos que se rompen, se quedan sin batería y sin acceso a una red wifi

 

En el mundo educativo de las TIC parece que se nos “olvido” el aspecto humano; docentes y estudiantes; ya que nos centramos más en los aspectos físicos, materiales y económicos. Pero ¿A quién estamos enseñando en la escuela? ¿Cuál es el objetivo de la educación?; preguntas fundamentales y de difícil respuesta pero que tienen que estar siempre presentes si queremos, de una manera verdadera, honesta y congruente con nuestro quehacer docente y nuestra vocación integrar las TIC en la escuela.

Este aspecto humano de las TIC, docentes y estudiantes, debe verse no solo en el aspecto físico de enseñar y aprender con ellas, sino también la metodología de cómo se va a enseñar y de cómo el estudiante va a prender. Ellos no son unos “tontos”, es más, son demasiado “listos”, si el profesor les pide información, los estudiantes le dan información, ¿Cómo?, obviamente, copiando y pegando de Internet, que es la manera más fácil y rápida de acceder a esa información solicitada por el profesor. Aquí falla la metodología.

El desarrollo de Internet y sobre todo de las TIC, ha provocado que los conocimientos se renueven de manera continua, lo que ha originado que las escuelas tengan dificultades para proporcionar a los estudiantes los saberes que en ese momento integran el mundo científico, cultural y social. De esta forma, los diseños curriculares constituyen una propuesta óptima pero no alcanzable por la totalidad de la población escolar, cada vez más amplia, compleja y diversa.

Asimismo, los currículos vigentes tienden más a potenciar el desarrollo de habilidades que favorezcan el autoaprendizaje, es decir, todas aquellas que permitan acceder a la información y construir conocimiento. Por lo que resulta más importante saber buscar, valorar, seleccionar y organizar información que memorizar datos que están cada vez más al alcance de todo el mundo a través de las múltiples fuentes de información disponibles en la sociedad actual. Una vez más la metodología.

La tecnología no es neutra hay cambios positivos y negativos, el uso de las TIC en la escuela provoca cambios positivos y negativos. Las TIC en la escuela, como dice Bautista, citado por Coll 2008: “tienen más de replanteamiento y de innovación que de novedad tecnológica”, más de aprovechar la oportunidad y actualizar el rol docente que de hacer lo que el resto de instituciones y “ofrecer cursos en línea para no perder el tren”.

Internet no solo es una herramienta de comunicación y búsqueda, procesamiento y transformación de la información. Internet, conforma además, un nuevo y complejo espacio global para la acción social, y por extensión, para el aprendizaje y la acción educativa. Nuevamente la metodología se hace presente.

No es en las TIC, ni en sus características propias y específicas, sino en las actividades que llevan a cabo profesores y estudiantes, gracias a las posibilidades de comunicación, intercambio, acceso y procesamiento de la información que les ofrecen  donde hay que buscar las claves para comprender y valorar su impacto sobre la educación, es decir en la metodología del uso de las Tecnologías de Información y Comunicación.

No hay nada nuevo bajo el sol, sólo que las TIC crean entornos para integrar todo…

…pero sin metodología no hay tecnología.

TE PUEDE INTERESAR:



La #eduhora de la efervescencia docente




Incluimos en nuestro blog colaborativo docente la aportación de Isabel Ortega (@isabelOn www.isabelon.com) . Esta asesora pedagógica vasca ha revolucionado el mundo de edutwitter siendo la promotora de 260 debates sobre diferentes temas educativos a través de su #eduhora . La reflexión y participación de multiples docentes en este foro virtual ha sido continua y referencia en las redes sociales educativas. Encontramos una investigación e innovación educativa en su centroclip que es referencia en el mundo educativo.

"A mediados de marzo, con apenas unos días de diferencia entre comunidades autónomas, la crisis del COVID-19 sacudió como nunca antes había sucedido, el panorama educativo actual.

Por primera vez, algo completamente ajeno a la voluntad de docentes, alumnado y familias, sacudía e irrumpía con violencia en la actividad de las aulas y lo hacía afectando a todos por igual.


No hubo distinción entre infantil-primaria-secundaria-bachillerato-FP-Universidad. Entre pública y concertada. Entre modelos tradicionales o metodologías activas. Modelos mono-bi-trilingües. La posible dicotomía entre el papel como educadores que tenemos profesorado y familias se difuminó de la noche a la mañana sin un plan, sin verlo venir, sin otras directrices claras que las de “el espectáculo debe continuar” y el “sálvese quién pueda”.

Los docentes de todas las etapas, y de todo el país, nos vimos confinados y obligados a continuar con nuestra labor docente sin más herramientas formativas que las que cada uno motu proprio había conseguido atesorar, ni medios técnicos más allá del ordenador de casa con, a lo sumo, una cuenta de mail configurada.


El caos… y la magia.


Se habla de muchas iniciativas espontáneas que surgen en la población desde los primeros días de confinamiento pero, poco se ha puesto en valor, el esfuerzo de muchos docentes, no solo por atender sus clases, sino por ayudar a otros compañeros compartiendo experiencias, herramientas y todo tipo de recursos como punto de partida para los que en estas artes de la distancia eran más noveles.

YouTube está que echa chispas, los webinars tutoriales, y conferencias onlines se cuentan por cientos. Iniciativas como la #eduhora, por ejemplo, en el que docentes de todo el territorio nacional se dan cita los martes por la noche en Twitter, está batiendo récords de participación cada semana durante el confinamiento.

Las redes se han convertido en la mejor de las plataformas formativas con todas las ventajas, que no son pocas, tiene esto de la “educación a distancia”. Las tres “B” de la formación en tiempos de pandemia:

 -       Bueno: aprender de docentes en activo que usan herramientas que funcionan.

            Son muchísimos los cursos TIC que ha habido siempre, hay, y habrá en un futuro próximo dada la situación actual. Sin embargo nada mejor que formarse bajo una consigna de mentoring. Esa transferencia de conocimientos de docente a docente basada en la experiencia, es de un valor incalculable.

 

-       Bonito: diversidad de formatos.

 

Publicaciones en blogs con post para leer, vídeos en YouTube para ver. Webinars en directo para los que les gusta poder preguntar al profe o las sesiones grabadas para verlas en el momento que tengamos más libre. No hay excusas. El autoaprendizaje nunca ha estado más a mano y ha habido tantas opciones a la carta.

 

-       Barato: formación sin coste gracias a la generosidad de docentes e iniciativas.

 

Es de verdad loable, la generosidad de todos los que de forma totalmente altruista, han puesto su saber a disposición de los demás. Algo que dice mucho de la CLASE docente de muchos compañeros y de esa VOCACIÓN por enseñar que traspasa la labor que se hace en las aulas.

 

Y aquí no acaba¡:

Basta darse una vuelta por cualquiera de las redes y buscar etiquetas como #profesqueayudan #claustrovirtual o la propia #eduhora+nº de cada semana, y solo con una escaneo rápido de tuits y post, no hay quien no encuentre la experiencia de otro docente con la que se identifique, que pueda quedarse con algo para aplicar en sus propias clases, o algún aspecto de lo que comparten los demás que sirva de inspiración o abra las puertas a otros campos donde explorar y seguir aprendiendo.

 Tenemos muchos meses por delante para salvar el curso que acaba en breve, pero sobre todo, para prepararnos para lo que venga. La solución no saldrá de las redes sociales pero, mientras llega, ahí están, estamos, para unir fuerzas, hacer equipo, y buscar soluciones entre todos "

........................................................

TE PUEDE INTERESAR 

 

  

 


Reflexiones sobre el uso del video educativo y didáctico



Nos encontramos ante un medio ampliamente utilizado en la enseñanza online que por motivos de la actual crisis sanitaria se está utilizando por muchos docentes y alumnos

 Es raro encontrar hogares en los que no existen ordenadores y cámaras de vídeo. Por lo tanto no es de extrañar la proliferación del vídeo como herramienta de enseñanza, corroborando la importancia que se le está dando tanto en la sociedad como en el terreno educativo. 


Los medios audiovisuales son fundamentalmente elementos curriculares y como tales van incorporados en el contexto educativo independientemente de que éste propicie una interacción "con", "sobre" o "por" los medios. Ya que no los percibimos como meros transmisores de información, sino que reconocemos las posibilidades que tienen como elementos de expresión. 

El vídeo didáctico es muy útil en la clase presencial  y tiene una intención motivadora ya que más que transmitir información exhaustiva y sistematizada sobre el tema, pretende abrir interrogantes, suscitar problemas, despertar el interés de los alumnos, inquietar, generar una dinámica participativa etc... 

Diseño y utilización del vídeo didáctico. 

A continuación se aportan  algunas pistas que  interesantes a tener en cuenta para la utilización del vídeo desde un punto de vista didáctico, es decir la utilización de este medio para que sirva de refuerzo al aprendizaje. Distintos autores como Cabero (1989), Martínez (1981), Vilches (1993), Bravo (1994) y Cebrián de la Serna (1994), ya han aportado ya han aportado en este sentido las siguientes pistas: 
  •  Lo primero a tener en cuenta son los objetivos que pretendemos conseguir con el vídeo, así como los contenidos y metodología sugerida para su uso. 
  •  La redundancia de la información, conseguida tanto por la presentación de la información fundamental por diferentes sistemas simbólicos, como por la simple repetición de la misma en diferentes partes del programa, es un elemento que facilita el recuerdo y la comprensión de la información. 
  • Tiempo idóneo que debe durar: no existen estudios concluyentes que nos permitan contestar a esta pregunta, ya que interfieren multitud de factores. Sí que podemos señalar de acuerdo con la psicología del procesamiento de la información y de la percepción, memoria y atención, que el tiempo medio general adecuado puede ser de 10-15 minutos para alumnos de primaria, y de 20-25 minutos para estudiantes de secundaria y universidad.  
  • Intentar a la hora de diseñarlo, que aunque un vídeo didáctico no sea un vídeo de entretenimiento, no olvidar los elementos simbólicos que posee, y las posibilidades narrativas del lenguaje audiovisual.
  • La inclusión de un breve sumario al final de vídeo con los aspectos más significativos comentados en el programa, de esta forma se ayuda al receptor a recordar la información fundamental. 
  • Inclusión de gráficos como elementos facilitadores de la comprensión y el seguimiento de la información. 
  • La utilización de organizadores previos, es decir de fragmentos de información que se les presentará con la que ellos ya poseen en su estructura cognitiva. Presentadas al principio de los programas puede ser importante para facilitar el aprendizaje significativo de los contenidos del programa. Por otra parte hay que tener en cuenta que los minutos iniciales son los más importantes para motivar a los receptores hacia el programa.
El uso del video facilita, por tanto, la construcción de un conocimiento significativo dado que se aprovecha el potencial comunicativo de las imágenes, los sonidos y las palabras para transmitir una serie de experiencias que estimulen los sentidos y los distintos estilos de aprendizaje en los alumnos. Esto permite concebir una imagen más real de un concepto. Sin embargo, la imaginación vuela, los conceptos se reagrupan y se redefinen, y es entonces cuando la presencia del maestro se considera importante, ya que es él quien determina cómo, cuándo y para qué se debe utilizar, lo cual, le da sentido y valor educativo. De ahí la importancia del conocimiento de los diversos enfoques didácticos para el uso del video en la enseñanza no presencial Ahora bien, No debemos de caer en el error de pensar que la única explotación educativa que podemos realizar del vídeo se sitúan en el contexto de la formación en grupo, por el contrario el vídeo puede ser un medio bastante útil para ser utilizado en una enseñanza individual. 
Ello viene entre otros motivos motivado por el aumento de la presencia de internet en los domicilios. No tenemos más que marcar la dirección web en la que los alumnos/as pueden encontrar el vídeo. Esta utilización del vídeo para el aprendizaje individual puede desarrollarse de acuerdo con Bartolomé ("Nuevas tecnologías en el aula" - 1999) en tres funciones básicas: 
1. Como complemento a los aprendizajes realizados, tanto individuales como en las sesiones presenciaes. 
2. Como ampliación para los alumnos especialmente aventajados. 
3. Como recuperación para los alumnos y alumnas que no han alcanzado los niveles previstos. 


Como conclusión hay videos en internet que son referencia en determinadas especialidades ya que la elaboración de webs o blogs ha sido con una finalidad didáctica como videoseconomia.blogspot.com   mientras que otras webs  o blogs  contienen videos educativos  pero no pensados con una finalidad didáctica por lo que es necesario el filtro inicial del docente para clasificarlos por unidades didácticas. Además todo video debe ir complementado con una introducción del docente sobre que finalidades y objetivos educativos se van a conseguir con el vídeo correspondiente y sobre todo unas conclusiones y valoración subjetiva por parte del alumno que mejore su proceso de aprendizaje

TE PUEDE INTERESAR

Objetivo brecha cero en Educación



Importante artículo publicado por REDEM cuya finalizad es conseguir que las nuevas tecnologías TIC no supongan una brecha en la educación tanto presencial como online. Debido a que esta última está utilizándose por la crisis sanitaria de forma alternativa a la educación presencial es imprescindible que tanto los docentes como los alumnos dispongan de medios adecuados para un uso continuado.


La recopilación de diferentes entrevistas que fueron publicadas por Brecha Cero se pueden leer ahora en un solo documento que publica REDEM que cuenta con la visión de los principales líderes del mercado de telecomunicaciones de América Latina. Las mejores alternativas para la utilización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación para el desarrollo se leen en sus páginas.


América Latina se encuentra en un momento clave para aprovechar el beneficio de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en particular las asociadas con la banda ancha móvil. La región está ante la posibilidad de potenciar la economía y mejorar la calidad de vida de sus habitantes ante una nueva revolución digital. Diferentes voces explican esta oportunidad en “Brecha Cero Conversaciones”, el estudio publicado por 5G Americas que recopila las principales entrevistas de Brecha Cero.


“Es una excelente oportunidad para conocer la visión que tienen sobre las TIC para el Desarrollo diferentes representantes de reguladores, organizaciones no gubernamentales especializadas, cámaras de tecnologías y organismos internacionales con presencia en la región. Se puede leer la opinión de expertos y líderes de opinión sobre la forma en que la tecnología puede ayudar a mejorar la calidad de vida de los habitantes ” explicó José Otero, Vicepresidente para América Latina y el Caribe de 5G Americas.




En la recopilación se podrá leer la opinión de reguladores como Agostinho Linhares, Gerente de Espectro, Orbita y Radiodifusión de Anatel, Brasil, y Gabriel Contreras, Comisionado Presidente del IFT México. Así como de representantes de organismos internacionales como Indhira Santos, Economista Senior del Banco Mundial, Mario Castillo, Oficial Senior de Asuntos Económicos de la División de Asuntos de Género de la CEPAL, Victoria Maskell, Zika UReport Engagemet Contractor en UNICEF LACRO, o Miguel Gallegos, Director del Programa de Alfabetización Digital de la Red Educativa Mundial.

También se podrá acceder a representantes diferentes planes de conectividad nacionales, como Fiorella Haim, Gerenta General del plan Ceibal de Uruguay o Juan Luis Núñez, gerente general de Fundación País Digital, de Chile. Así como a Rafael “Lito” Ibarra, Secretario de CasaTIC El Salvador, entre las cámaras de tecnología, o la de J. Eduardo Rojas, Presidente Ejecutivo de la Fundación REDES, Bolivia.

El repositorio  “Brecha Cero Conversaciones”, puede ser descargado aquí.

TE PUEDE INTERESAR



Estudio sobre las actividades formativas durante la crisis sanitaria


Con la direc
ción del Dr. Pere Marquès Graells (coordinador Grupo DIMse ha realizado un estudio  para conocer las actuaciones realizadas por los centros para proporcionar formación on-line a los estudiantes durante la crisis sanitaria de 2020. Se destacan aspectos clave a tener en cuenta para facilitar esta adaptación a la formación on-line:


 

Disponer de herramientas de comunicación adecuadas, el profesorado (plataforma de gestión y plataforma educativa en el centro, blog/web docente…) y el alumnado (tener en casa conexión a Internet y ordenador o tableta). Hay que asegurar (centros, Administración...) la conectividad de todo el alumnado: consideramos el acceso a Internet como un derecho humano.

    En el estudio en el 82% de los centros participantes hay un 20% o más del alumnado que NO DISPONE de los recursos TIC necesarios en casa.

Formación y apoyo "just in time" del profesorado en el manejo de estas herramientas y su buen uso didáctico, considerando también los recursos educativos digitales a su alcance y la aplicación de metodologías activas. Los centros han de asegurar que su profesorado pueda utilizar adecuadamente las plataformas institucionales (educativa y de gestión) y que disponga de las competencias necesarias para su trabajo.

    Según los datos resultantes del estudio   en el 70% de los centros la mayoría del profesorado NO DISPONE de una web/blog docente (o de aula o de asignatura). En el 50% de los centros más de la mitad del profesorado NO TIENE EXPERIENCIA en el uso de plataformas on-line con sus alumnos. Y en un 20% de los centros, ni se dispone de plataforma ni el profesorado ha recibido formación al respecto

Adecuada competencia digital del alumnado según la edad: aspectos instrumentales y sobre seguridad, disponer de un PLE (entorno personal de aprendizaje), ), usar “memorias externas” (currículum bimodal), experiencia en uso de plataformas educativas… En la enseñanza presencial hoy es indispensable un cierto uso de las plataformas educativas y los recursos digitales en general: por el valor añadido que pueden aportar, bien utilizadas en algunas actividades de enseñanza y aprendizaje, y para preparar al alumnado para su “long life learning”.

   El 40% de los centros dicen que en general su alumnado tiene "poca" o "nada" de experiencia en hacer tareas digitales en casa

Plan de comunicación con el alumnado/familias para proporcionar tareas y corrección, orientación y tutoría. Explicitará: cómo hacer consultas al profesorado, cuando se enviará información a los estudiantes y los horarios en los que se establecerá comunicación por videoconferencia o estarán abiertos los foros de comunicación síncrona (chat…). Sabemos que la tutoría y la personalización de las actividades formativas (atención a la diversidad) son factores clave para que todos los alumnos aprendan lo básico y cada uno desarrolle su máximo potencial.

   En un 40% de los centros, más del 10% del alumnado no se conecta o no hace las tareas (en un 15% de los centros los alumnos “desconectados” son más del 30%).
   
Adaptaciones curriculares (¿avanzar, solo repasar, tareas optativas?), selección de tareas y recursos formativos (preparar recursos y actividades on-line para trabajo individual y en grupo, atención a la diversidad)sistemas de corrección y evaluación (¿evaluación continua o por examen?)... Es imprescindible proporcionar al alumnado buenas actividades y recursos didácticos, la corrección de su trabajo, y que puedan hacer consultas en caso de dudas.

    El profesorado debe adaptarse a una "nueva manera de trabajar", que ahora le exige más tiempo de dedicación y que debe realizar en casa (a veces atendiendo también a la familia puede suponer más estrés)

  - Especialmente en Infantil, Primaria y ESO, informar y orientar a las familias para para facilitar y organizar los tiempos y espacios adecuados de estudio para sus hijos y también para la comunicación (on-line) con sus compañeros (trabajos en grupo, ayudarse, ocio), procurando la máxima colaboración familia-escuela.  Sabemos que con el apoyo de “otros” (consultas, tutoría, trabajo cooperativo…) los estudiantes podrán superar muchas de sus limitaciones.
 
     En un 30% de los centros, más del 20% de las familias no ofrecen buenas colaboración al profesorado


DATOS ENCUESTA :



TOTAL DE CENTROS : 518 
  • Infantil : 304
  • Primaria: 303
  • ESO: 315
  • Bachillerato/FP: 259
  • Formación Adultos: 13
  • Educación Especial:6
  • Universidad: 11