La poesía y la lectura como referencia en el aprendizaje

 


Entrevista realizada para Heraldo Escolar por Victor Juan (Profesor de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación y Director del Museo Pedagógico de Aragón.)

A veces el refranero me parece injusto. Otras, conservador, como si un cobarde hubiera acuñado algunas de las sentencias. Por eso nos recomienda olvidarnos del ciento volando para pretender el pájaro en mano. Los refranes, lejos de contener verdades, tal y como comúnmente se cree, las ocultan. Esto es particularmente llamativo en el caso de las palabras, tan maltratadas. Sin embargo, las palabras siempre son amores y nunca se las lleva el viento. Las palabras se nos depositan en el alma, nos ayudan a vencer las adversidades, nos protegen del frío y nos señalan el norte en la tempestad. Las palabras nos unen y, en ocasiones, nos separan. Gabriel Celaya escribió que la poesía es un arma cargada de futuro, un poderoso instrumento para transformar el mundo, y reclamaba poesía para todos, porque la poesía es «necesaria como el pan de cada día, como el aire que exigimos trece veces por minuto». Necesitamos poesía para vivir, para hacer el mundo un poco más hermoso. Mientras escribo, recuerdo dos pasajes de la novela ‘El cartero de Neruda’ de Antonio Skármeta. En el primero, Mario Jiménez, el joven pescador que lo dejó todo para estar cerca de Neruda, le confesó a don Pablo que quería ser poeta. Neruda, sorprendido, le dijo que para qué quería cambiar de oficio si siendo cartero se mantendría en forma. Los poetas somos todos obesos —concluyó—. Yo quiero ser poeta para decir lo que siento —respondió muy serio el joven—. ¿Y qué sientes?, le preguntó Neruda. Mario le contestó que, como no era poeta, no sabía qué sentía. En el segundo pasaje, el joven cartero nos revela una verdad incuestionable. Después de aceptar que había plagiado los versos de Neruda para enamorar a Beatriz, Mario le dice a don Pablo que no se sentía culpable de haberse servido de sus versos porque la poesía no es de quien la escribe, es de quien la necesita. Mario tenía razón. Cuando descubrimos que necesitamos la poesía para vivir, para encontrarnos, para entender lo que grita nuestro corazón y tantas veces callamos, ya resulta imposible renunciar a ella. No importa quién la haya escrito (Victor Juan)

 ENTREVISTA:


Celia Barrio Marcén. Profesora de Lengua y Literatura. IES José Manuel Blecua. Zaragoza

«La lectura es la manera de viajar, de imaginar, de pensar o de crecer»

 

Si un día le contáis a Celia Barrio (Zaragoza, 1983) que habéis conocido a un amigo nuevo, seguro que os preguntará cómo es el timbre de su voz y cuáles son sus juegos favoritos. También querrá saber si colecciona mariposas, porque ella, como ‘El Principito’ de Saint-Exupéry, siempre se preocupa por lo esencial.

 

¿Dónde estudiaste?

En mi pueblo, en Zuera. Tuve la suerte de que mi familia escogiera la escuela pública, primero en el CEIP Odón de Buen y después en el IES Gallicum. Siempre fui una alumna muy aplicada a la que le gustaba llevar las cosas al día y que se apuntaba a un bombardeo. Recuerdo esta etapa con mucho cariño. Se cruzaron en mi camino grandes profesores. En 2006 terminé Filología Hispánica en la Universidad de Zaragoza y, desde entonces, no he dejado los estudios. Me encanta aprender (no tanto estudiar) por eso sigo en la UNED, acabando mi segundo máster y formándome cada día para poder ser mejor docente.

 

Cuando eras niña, ¿tenías una biblioteca de cabecera?

No tuve una biblioteca, sino La Biblioteca. ¡Viviendo en Zuera es imposible escapar al embrujo de los libros, de los cuentos y de Chus Juste, su guardiana! He pasado muchas horas en esa biblioteca estudiando, jugando, conversando, creando, contando, trabajando y, sobre todo, disfrutando. Primero era mi madre quien me acompañaba y después era yo la que arrastraba a mis amigas para que viviesen lo que yo vivía allí cada día.

 

¿Quién te contaba los cuentos?

El mejor contador de cuentos ha sido mi abuelo Eugenio. Es asombroso que una persona que casi no pudo ir a la escuela fuese capaz de enseñarme todo lo que me enseñó a través de los cuentos. Recuerdo sus ‘Siete cabriticos’, su ‘Juan Sin Miedo’, su ‘Cabecica de Ajo’... Pero también narraciones amargas que, cuando crecí, comprendí que eran las historias de un niño en un país en guerra. Me contaba sus peripecias en el colegio, la inauguración de las escuelas por el mismo Odón de Buen, la fiesta que se organizó con la llegada de la República...

 

¿Recuerdas el primer poema que te conmovió?

El primero que logré interpretar por mí misma fue Ítaca de Kavafis que un día trajo a clase Marisa Aguerri, mi profesora de latín y griego del instituto. Se podría decir que en ese momento me hice mayor.

 

¿De quién es la poesía?

La poesía es tuya, es mía, es de quien la lee, de quien la siente, de quien la escribe, es del pueblo, pero, al mismo tiempo, no es de nadie. Incluso un mismo poema leído por la misma persona en diferentes situaciones o contextos, nos va a sugerir cosas muy diferentes. Esto es algo maravilloso que permite la Literatura en general, y la poesía, particularmente.

 

¿Hay mucha poesía en tus clases?

Sí, me encanta jugar con la poesía, reinterpretar un mismo texto, hacer poemas visuales al más puro estilo vanguardista, crear versos comestibles sin gluten, enjabonarnos con poemas… En definitiva, presentarla como un juego, que es lo que debe ser la poesía: un juego lingüístico que cada cual puede interpretar y sentir.

 

Qué es más importante, ¿leer o escribir?

Para algunas personas la lectura es la manera de viajar, de imaginar, de pensar o de crecer; para otras, en cambio, la válvula de escape es la escritura. Son más los que leen que los que escriben. Lo que está claro es que la lectura y la escritura no tienen sentido la una sin la otra.

 

¿Por qué te dedicaste a la enseñanza?

Hasta tercero o cuarto de carrera no me había parado a pensar qué haría al terminar. A partir de esos cursos me especialicé más en Literatura que en Lengua y me di cuenta de que no podía quedarme para mí sola todas esas cosas tan interesantes que estaba aprendiendo. Así que la mejor salida era la de la enseñanza.

 

¿Cuándo empezaste a dar clase y cuáles han sido tus principales destinos?

Durante la carrera di clases particulares. Mi siguiente experiencia docente fue en una escuela de tiempo libre. Luego trabajé un año en la concertada. Mi primer contacto con adolescentes fue dando clases de Francés en un colegio del barrio Oliver y de ahí me marché un curso a Benasque, donde conocí otra forma de ver la educación. Luego, la vida de interina me llevó a Sangüesa, Alcañiz, Andorra, Belchite, Ateca, Calatayud, Zaragoza, Alagón y, desde el curso pasado, trabajo en el IES José Manuel Blecua, donde este año estoy con una comisión de servicio vinculada al Departamento de Innovación Made in Blecua.

 

¿Qué tiene de especial el Blecua?

Es un instituto urbano con espíritu rural. Aunque está situado en Zaragoza, es un centro no demasiado grande, por lo que es fácil conocer los proyectos y las actividades que se hacen y se genera un clima diferente de trabajo. Yo sabía que era un centro puntero en metodologías activas y que tenían un proyecto de innovación muy potente, pero la realidad superó mis expectativas.

 

¿Qué es Made in Blecua?

Un Plan de Innovación capitaneado por Ana Moliné y Blanca García que supone la puesta en práctica de metodologías activas en el aula, estructuradas en aprendizajes basados en proyectos, utilización de ordenadores portátiles para afianzar la competencia digital, trabajo interdisciplinar que favorezca un aprendizaje significativo real para desarrollar la creatividad del alumnado, etc. Todo ello pensado, coordinado y mimado hasta el detalle por un Departamento de Innovación formado por diecisiete personas que nos reunimos semanalmente para conocer los avances de cada área.

 

¿Cuál es el perfil de vuestro alumnado?

Todavía se dice que el Blecua es uno de los centros más difíciles de Zaragoza, debido al alumnado que tiene. ¡En el Blecua tenemos la misma diversidad que puede haber en cualquier otro centro de secundaria! Somos un referente en materia de innovación educativa en Aragón, lo que hace que los resultados del alumnado sean mejores, que haya una mayor implicación por parte de las familias y que, en definitiva, se crea en la filosofía del centro como motor de cambio en educación.

 

Tenéis un montón de proyectos en marcha…

¡Muchísimos! Desde los proyectos de E-Twinnig, a Repensando Espacios, pasando por el grupo de trabajo STEAM o el proyecto CERO, hasta Comunic@cción, parcela que desarrollo más activamente. En 3º y 4º de la ESO se trabajan estas metodologías dentro del Proyecto de Innovación TIC TAC GO. Yo trabajo con aprendizajes basados en proyectos en todos los niveles que imparto.

 

¿Qué ha supuesto para ti formar parte de Made in Blecua?

Permíteme que me ponga algo pedante, pero ahora ya no me siento una náufraga en mitad del océano, sino que estoy en el mismo barco que un equipo que cree que otra forma de enseñar es posible. ¡Me siento muy afortunada!

Recopilación metodologías enseñanza interesantes explicadas en video



Las nuevas metodologías de enseñanza están cambiando los entornos educativos en todo el mundo e impulsando mejores resultados académicos de los alumnos. Repasamos algunas de los principales modelos innovadores en video que han forjado los profesores y que todo docente del siglo XXI debe conocer.

Introducción:


Flipped Classroom (Aula Invertida):

 

Aprendizaje basado en problemas: 


Aprendizaje basado en proyectos: 


Aprendizaje cooperativo:


Gamificación:


Design Thinking:


Aprendizaje Basado en el Pensamiento (Thinking Based Learning):

Aprendizaje Basado en Competencias:


TE PUEDE INTERESAR:

La Unidad didáctica . Definiciones y elementos




Incluimos aquí una serie de reflexiones y opiniones de expertos sobre la definición y características de la unidad didáctica, en concreto:


“La unidad didáctica o unidad de programación será la ordenación de todos los elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje con una coherencia metodológica interna y por un período de tiempo determinado” (Antúnez y otros, 1992).

“La unidad didáctica es la interrelación de todos los elementos que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje con una coherencia interna metodológica y por un periodo de tiempo determinado” (Ibañez, 1992).

“Unidad de programación y actuación docente configurada por un conjunto de actividades que se desarrollan en un tiempo determinado, para la consecución de unos objetivos didácticos. Una unidad didáctica da respuesta a todas las cuestiones curriculares al qué enseñar (objetivos y contenidos), cuándo enseñar (secuencia ordenada de actividades y contenidos), cómo enseñar (actividades, organización del espacio y del tiempo, materiales y recursos didácticos) y a la evaluación (criterios e instrumentos para la evaluación), todo ello en un tiempo claramente delimitados.

“La unidad didáctica es una forma de planificar el proceso de enseñanza-aprendizaje alrededor de un elemento de contenido que se convierte en eje integrador del proceso, aportándole consistencia y significatividad. Esta forma de organizar conocimientos y experiencias debe considerar la diversidad de elementos que contextualizan el proceso (nivel de desarrollo del alumno, medio sociocultural y familiar, Proyecto Curricular, recursos disponibles) para regular la práctica de los contenidos, seleccionar los objetivos básicos que pretende conseguir, las pautas metodológicas con las que trabajará, las experiencias de enseñanza-aprendizaje necesarios para perfeccionar dicho proceso” (Escamilla, 1993)


Diaz Gutiérrez entiende por Unidad didáctica “toda unidad de trabajo de duración variable, que organiza un conjunto de actividades de enseñanza y aprendizaje y que responde, en su máximo nivel de concreción, a todos los elementos del currículo: qué, cómo y cuándo enseñar y evaluar. Por ello la Unidad didáctica supone una unidad de trabajo articulado y completa en la que se deben precisar los objetivos y contenidos, las actividades de enseñanza y aprendizaje y evaluación, los recursos materiales y la organización del espacio y el tiempo, así como todas aquellas decisiones encaminadas a ofrecer una más adecuada atención a la diversidad del alumnado”.

Carratalá, F. comenta que “en respuesta al principio de globalización psicodidáctica, la unidad didáctica surge como método para planificar y sistematizar las diferentes tareas que un profesor lleva a cabo con un grupo específico de alumnos; lo que implica la determinación de qué se pretende enseñar, cómo hacerlo y cómo y con qué procedimientos evaluarlo. Pero no solo es esto; ya que, junto a los conocimientos que proporcionan las diferentes asignaturas de los currículos educativos, es necesario -en las unidades didácticas-contemplar en los alumnos el desarrollo de ciertas destrezas que vayan posibilitando la formación integral de su personalidad, así como la realización de una serie de actividades de claro valor formativo”

En resumen, se puede considerar a la unidad didáctica como instrumento práctico de planificación de los procesos de enseñanza-aprendizaje


Elementos que componen lo unidad didáctica

El modelo de la unidad didáctica puede ser considerado como sistémico. Constituye una estructura en la que todos y cada uno de los elementos se encuentran relacionados y son interdependientes.



• La unidad didáctica deberá incorporar, al menos, los siguientes elementos:


1.- Descripción introductoria

2.- Objetivos didácticos

3.- Contenidos de aprendizaje



- Conceptos

- Procedimientos

- Actitudes



4.- Actividades de enseñanza- aprendizaje



4.1.- Orientaciones para el profesor.

4.2.- Materiales y/o tareas para el alumno



5.- Actividades e instrumentos para la evaluación

Otros:

- Temporalización y secuenciación de las actividades,

- Propuesta metodológica , Atención a la diversidad, Transversalidad e interdisciplinariedad (se puede incluir en la programación didáctica de la materia)

TE PUEDE INTERESAR :



De las PDIs a los paneles interactivos

 


Paul Boutroux (@PaulBoutroux ), webmaster de lapizarradigital.es , en un artículo anterior  de este blog, indicaba que ya están instaladas   muchas pizarras digitales interactivas o PDIs en las aulas de los colegios e institutos. Sin embargo, indica este especialista en equipamiento de aulas multimedia, que son los paneles interactivos los que se imponen ahora tanto en los centros educativos como en las empresas. ¿Qué son y qué diferencias encontramos entre estos paneles interactivos y las PDIs? ¿Y sobre todo, qué nos aportan los paneles interactivos?


¿Qué son los paneles interactivos?

Se llaman pantallas interactivas, monitores táctiles, monitores interactivos pero el nombre más aceptado es de paneles interactivos. Para los que no las han visto aún, se parecen a unos televisores o unas tabletas de tamaño muy grande que se cuelgan a la pared al lado de la pizarra. Suelen ser de 65¨ (143 x 80 cm.) a 86¨ (190 x 100 cm.), llevan buenos altavoces e incorporan Android y una serie de aplicaciones útiles para la educación y la formación.

El sistema operativo Android instalado permite trabajar de manera autónoma con las aplicaciones preinstaladas y con las APPs que cada uno se descarga. Conectado con un ordenador, el panel o monitor interactivo permite abrir y manejar los programas y documentos del ordenador y anotar sobre ellos.

Para ello, los paneles interactivos incorporan múltiples conexiones físicas (VGA, HDMI, USB, LAN, RS232, audio) e inalámbricas para poder conectarse tanto a redes wifi como a ordenadores, tabletas y móviles…

Para completar esta descripción, cabe destacar también que sus altavoces son potentes para su uso en aulas y salas de reuniones de hasta 10 o 15 alumnos.


¿Qué mejoras aportan los paneles interactivos con relación a las PDIs?

Estas mejoras son numerosas:

· En primer lugar, los paneles interactivos incorporan todo lo que hacía falta con la PDI en un solo equipo. Las PDIs eran la suma de un ordenador, un proyector, la propia PDI, los altavoces y varios cables a veces complicados de entender para los usuarios y más complejos de instalar.

·  En segundo lugar, los paneles interactivos ofrecen una notable mejora de luminosidad (importante en las aulas con grandes ventanas) y de calidad de imagen: suelen ser hoy en día de resolución 4K cuando los proyectores de las aulas son normalmente de resolución XGA o WXGA.


· Sus funciones táctiles están activas como con un móvil o una tableta, lo que facilita su uso y no requiere ninguna calibración por parte del profesor. De hecho, los paneles interactivos corresponden a la tendencia hacía las pantallas táctiles, que van bajando de precio desde hace varios años a la vez que mejoran técnicamente. La experiencia o sensación de uso es muy buena y precisa. Ya no molestan ni la sombra ni el destello de luz del proyector.

· En cuarto lugar, los paneles interactivos permiten mostrar muy fácilmente los trabajos realizados desde uno o varios ordenadores, e incluso con móviles y tabletas conectados de manera inalámbrica. ¡Incluso podemos trabajar con una App instalada en un móvil o una tableta desde el propio panel interactivo!

· Las herramientas de escritura son también más asequibles y sencillas de usar que con las PDIs. Escribir sobre una hoja en blanco, anotar una tabla o un mapa, destacar un detalle de una imagen o unas palabras dentro de un texto es muy sencillo de realizar. Guardar lo escrito o dibujado y compartir también está al alcance de todos los usuarios de tabletas y móviles…

· Gracias a su flexibilidad y a las herramientas de colaboración que incorporan, los paneles interactivos se adaptan muy bien a las metodologías activas: clase invertida, aprendizaje colaborativo, aprendizaje basado en proyectos, gamificación…

· Los proyectores requieren en su mayoría más mantenimiento, ajustes periódicos y cambios de lámparas mientras que los paneles interactivos con tecnología LED están diseñados para funcionar 20.000 horas. El mantenimiento de los paneles interactivos es parecido al mantenimiento de móviles y tabletas: actualización de sistema y aplicaciones y limpieza de archivos y aplicaciones que no se necesitan.

· Para completar la lista de ventajas, podemos añadir que los paneles interactivos se pueden instalar y mover fácilmente dentro de un centro educativo si los instalamos sobre un soporte con ruedas.

· Para terminar, es importante recordar también que todos estos dispositivos se deben valorar por los programas y recursos que pueden utilizar y para eso también los paneles interactivos salen ganado ya que combinan las posibilidades de Android y Google Play Store, así como los recursos de los programas instalados en el ordenador conectado…


¿Inconvenientes de los paneles interactivos?

· El coste de equipamiento de un aula con un panel interactivo de 65¨ se equipará al de equipamiento con una PDI con su proyector y sus altavoces, pero cuando necesitamos paneles interactivos más grandes, de 75¨ o 86¨ por ejemplo, el precio de los paneles interactivos aumenta sensiblemente. Sin embargo todo indica que seguirán bajando los precios de los paneles.

· Hace falta añadir altavoces adicionales en los espacios grandes.

· Según el tamaño del espacio a equipar, puede ser más adecuado elegir una instalación tradicional con proyector, pantalla y altavoces… En salón de actos por ejemplo se puede optar también por una combinación de panel interactivo para el docente/ponente y una proyección de gran tamaño para que todos los asistentes tengan bien una mejor visión.

· Si los paneles interactivos son relativamente fáciles de instalar, su manipulación y transporte pueden ser más complicados en caso de avería. Para eso, es más fácil descolgar un proyector…

· Otro pequeño inconveniente de los paneles interactivos es que no se pueden tocar para añadir memoria RAM o memoria interna por ejemplo. Para ampliar las capacidades de los paneles interactivos, los usuarios tendrán la opción de añadir un OPS (Open Pluggable Specification de Intel) o miniordenador diseñado para integrarse en la parte posterior de los paneles interactivos. Existen OPS con Android, Chrome o con estructura de PC / Windows.

Los paneles interactivos han llegado para quedarse

Dicho todo esto, las ventajas superan claramente los inconvenientes y los fabricantes desarrollan paneles cada vez mejores y más asequibles. Indica este experto  que la experiencia al utilizarlos es hoy en día muy buena así que asegura que  veremos muchos paneles interactivos en las aulas a partir de ahora…

TE PUEDE INTERESAR :

¿cuál será el rol del profesor en un mundo interconectado?



Reflexiones de un grupo de expertos reunidos en conferencia mundial de educación de la Unesco.

En la conferencia mundial de educación superior de 1996 de la Unesco, el entonces director de esa institución (1987-1999), Federico Mayor Zaragoza, aseguró: “La dimensión ética de la labor universitaria cobra especial relieve ahora, en esta época de rápidas transformaciones que afectan a casi todos los órdenes de la vida individual y colectiva (…) la universidad ha de erigirse en baluarte de los valores esenciales del espíritu y en gran animadora de un movimiento ético, que procure a la inteligencia el sentido de la solidaridad y el compromiso”.
Estas palabras de finales de siglo XX cobran vida hoy con la mega crisis económica, política, social y cultural surgida con el coronavirus y los acelerados cambios tecnológicos que estamos viviendo. Como lo subraya Mayor, es el sector educativo el que habrá de procurar los valores humanistas tan necesarios en nuestro tiempo.

La actual coyuntura nos impone pensar el futuro de la educación: es necesario revisar los múltiples retos del profesor en un mundo interconectado, en el que los estudiantes tienen acceso infinito a la información.

De un lado, los desafíos mismos de la educación en línea; del otro, la inclusión de nuevos temas en la agenda educativa como el cambio climático, la necesaria construcción de una ciudadanía más reflexiva y tolerante, y la instrucción de jóvenes con nuevas herramientas de aprendizaje que les permitan encarar el futuro con serenidad y, sobre todo, con seguridad.

En este marco, Audrey Azoulay, directora de la Unesco, lanzó una convocatoria mundial para responder a las principales tareas y ofrecer una guía en el sector educativo.
Apoyada por un grupo de expertos, abrió también la puerta del diálogo a la ciudadanía, los profesores, las familias, los investigadores y los estudiantes para que expongan su visión sobre las singulares dificultades que presenta el futuro.

Ejercicios precedentes

Será en noviembre del 2021 cuando la Unesco, como think tank mundial, publique las conclusiones de este gran estudio. Convencidos de la pertinencia de este diálogo, abrimos el debate en el Instituto de Sciences Po, en su campus de Poitiers, con el objetivo de conocer de primera mano las recomendaciones de filósofos, educadores, dirigentes mundiales y líderes políticos, junto a un grupo de estudiantes de múltiples nacionalidades provenientes de Europa y América Latina.

El proyecto de los futuros de la educación se une a tres ejercicios anteriores realizados por la Unesco, desde la década del setenta: la Comisión Faure en 1972; ‘La educación es un tesoro’, realizada en 1996 por Jacques Delors y, finalmente, ‘La educación es un bien común’, en 2015, durante el mandato de Irina Bokova.

A lo largo de estos últimos 50 años los estudios dan cuenta de grandes avances desde la primera infancia hasta la educación superior. Sin embargo, subsisten dificultades en la calidad y en el acceso homogéneo a nivel mundial.

La pandemia ha visibilizado las injusticias sociales. Hoy, más de 1.500 millones de estudiantes han quedado sin educación por el cierre de los centros educativos. La brecha digital es otro gran combate para tener en cuenta. En el caso de África, tan solo el 11 % de los alumnos tiene un computador en la casa y solo el 18 % tiene internet en el hogar.

Por tanto, es necesario concebir un nuevo modelo educativo que incluya varios ejes: 1. Ampliar la definición del derecho de la educación a todas las edades. 2. Incluir la participación de estudiantes y jóvenes en los cambios que deberán hacerse y lograr el acceso libre a plataformas y tecnologías que no estén controladas por el sector privado; 3. Garantizar así la educación como un bien común, proteger la financiación nacional e internacional de la educación pública y mantener los espacios que ofrecen los centros educativos. Las escuelas, los colegios y los centros de formación, como espacio de socialización, son fundamentales en el proceso educativo.

 Es necesario que la Educación  tenga en cuenta la prosperidad humana y el acceso a una vida digna.La fuerte polarización política a nivel mundial, la fragmentación social y el regreso de los fanatismos dejan una lección: la importancia de formar ciudadanos con un pensamiento crítico, que puedan adaptarse a las circunstancias, que sean tolerantes, comprometidos, empáticos y puedan enfrentar la complejidad de los acontecimientos.

Los debates de la actualidad sobre los inmigrantes, las minorías religiosas, raciales o étnicas o la consolidación de la paz, en el caso de Colombia, necesitan jóvenes con capacidad de razonar y reflexionar sin estar atados a los valores tradicionales o de autoridad.

Es necesario educar jóvenes libres que piensen no solo en sus beneficios o su futuro, sino que sepan preocuparse por el otro, que apunten a la imaginación para resolver los desafíos de una sociedad de profundos cambios, que tengan la capacidad de pensar en su país y de su rol en un orden mundial complejo.



“En esta época de rápidos cambios que afectan a casi todos los órdenes de la vida individual y colectiva (…), la universidad ha de erigirse en baluarte de los valores esenciales del espíritu”
La participación de Federico Mayor Zaragoza en el curso suscitó importantes reflexiones. Calificado por el premio nobel de literatura colombiano Gabriel García Márquez como “un optimista insaciable”, tuvo que hacer frente en plena Guerra Fría a la salida de Estados Unidos e Inglaterra de la Unesco.
Sobre este evento, aseguró que la institución no fue más débil sino más fuerte, porque no dependían ya del dinero sino del talante. A su juicio, Estados Unidos prefirió, en su momento, que prevaleciera el tema de la seguridad sobre el de la paz.

Convencido de la necesidad de luchar contra el dicho latino, si vis pacem, para bellum, si quieres la paz, prepara la guerra, consolidó múltiples programas en el sector educativo y cultural de la organización.

A lo largo de su amplia trayectoria ha logrado concretar sus premisas. No solo a través de los programas que implementó como director de la Unesco, sino cuando fue designado por Mijaíl Gorbachov para dirigir un consejo de asesores que debían pensar las reformas democráticas de la antigua Unión Soviética. Para Mayor “fue un gran honor colaborar en el consejo de estudio de la perestroika y ser testigo de una de las grandes actuaciones políticas de la historia al transformar un modelo político sin una gota de sangre”.

Gran defensor del multilateralismo y de un desarrollo global y durable, hace hincapié en diferenciar dos conceptos cuando se habla de educación: la capacitación, aquella que permite enseñar lenguas y materias como las matemáticas, la historia y la biología, entre otras, y la educación.

Esta va más allá de las aptitudes, y es la que permite crear seres responsables, que no sean sumisos, que puedan defender sus ideas a través del discernimiento. En otras palabras, que cada cual pueda dirigir su propia vida.
Para Mayor, cada ser humano es capaz de imaginar, anticiparse, innovar, inventar su futuro, reconocer al otro y comprometerse con el otro.
Sus lemas son concientizar a los jóvenes en la construcción de un liderazgo global, escuchar a las comunidades locales, potenciar el papel de la mujer y empoderar al ciudadano. Recuerda también a Mandela, quien después de tantos años privado de la libertad, salió con los brazos abiertos y, a pesar del sufrimiento. antepuso el perdón y la reconciliación en su país.
Líderes políticos

Son los líderes políticos los que deben traducir la teoría y aplicarla a la realidad. Y fue así como concluimos las reflexiones con la participación de un “profesor-político” colombiano. Sergio Fajardo, matemático, con una amplia trayectoria como docente y, hoy en día, situado en la arena política con la bandera educativa.

En un país donde la cultura de la guerra ha sido un desafortunado destino, Fajardo apunta a que la educación sea el motor del desarrollo. Retomando los valores de Nussbaum, insiste en la necesidad de apuntalar la tolerancia. Y como en el discurso del recién elegido presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, su lucha es porque el contrario no sea catalogado de enemigo.

Otro tema que resurge de su programa es lograr que el profesor suscite admiración y respeto. Dentro de los estudios sobre los desafíos del nuevo siglo, el papel del docente es fundamental. No solo en su transformación con las nuevas tecnologías o técnicas didácticas, sino en la relación interpersonal con los alumnos.

Como lo destacó Fajardo, su principal objetivo es que los maestros susciten admiración y se genere una relación de confianza.

Solo a través de estos elementos, a su juicio, se podrá obtener lo mejor de los estudiantes, de las comunidades y encontrar los talentos escondidos que tienen un potencial humano. En el proyecto fajardista no será posible llegar a cumplir las metas educativas sin la participación de las comunidades y la construcción de una escuela de la confianza. La educación como un bien público es a los ojos del líder “el verdadero pacto que debe construir el país”.
Los diferentes actores muestran que la educación no puede abstenerse de la transmisión de un espíritu crítico, aquel que cuestiona el mundo pero que no olvida interrogarse a sí mismo. Tampoco es posible dejar de lado los valores como la solidaridad, la convivialidad y el compromiso.

Sin duda, las claves del tema educativo se encuentran en los referentes míticos del pensador francés Edgar Morin: Jean Jacques Rousseau y Platón. El primero asegura que una educación exitosa es la que permita “enseñar a vivir” y el segundo considera que, para educar con éxito, es necesario el amor por la educación y por los estudiantes.

Fuente: M. Fernanda González. Profesora del Instituto de Sciences Po, París. Ref. REDEM

TE PUEDE INTERESAR: