La escuela rural como laboratorio permanente de proyectos educativos



 Entrevista realizadas por Victor Juan (Profesor de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación y Director del Museo Pedagógico de Aragón.)


He escrito en más de una ocasión que la escuela rural aragonesa ha sido el laboratorio en el que se han gestado algunos de los proyectos educativos más trascendentes de los últimos treinta años. Basta pensar en el programa «Leer juntos» que pusieron en marcha Carmen Carramiñana y Merche Caballud en Ballobar, en las pizarras digitales de José Antonio Blesa en la escuela de Ariño, en el fructífero trabajo de los Centros Rurales de Innovación Educativa o en la dedicación a la biblioteca escolar de Mariano Coronas durante cuatro décadas en Fraga. Son los maestros quienes, con su manera de entender su trabajo explican la escuela, las innovaciones, los éxitos o los fracasos de las reformas. Como sostenía Manuel B. Cossío, el maestro es lo que más importa. Por eso es esencial recuperar la mirada discreta y prudente de maestros que han trabajado un día tras otro durante cuarenta años, maestros que han empezado de nuevo cada septiembre como si fuera el primer septiembre, con un compromiso renovado, manteniendo la ilusión intacta. Los maestros que participaron en la fundación de la Escuela de Verano de Aragón decían que querían cambiar la escuela y querían cambiar el mundo. Los años setenta fueron unos años apasionantes. Había que recuperar una trayectoria pedagógica interrumpida por la guerra civil y por la dictadura. Hoy es más necesario que nunca recuperar esa pasión por la escuela y, junto a ella, el convencimiento de que la educación es un instrumento de transformación de la sociedad.

 Entrevista :

 


Teresa Fontoba Maza. Maestra el CEIP Virgen del Portal de Maella.

«Una maestra debe estar abierta a todo lo que le rodea, debe pasar por la vida mirando con atención a su alrededor».

 

Después de trabajar durante más de dos décadas en formación del profesorado, sé que formar maestros es una tarea compleja. También sé que los buenos maestros saben mirar el mundo con ojos siempre nuevos y eso es lo que hace Teresa Fontoba (Barcelona, 1958) desde que traspasó las puertas de su primera escuela.

 

Naciste y estudiaste en Barcelona…

Como muchos aragoneses, mis padres se trasladaron a Barcelona por motivos laborales. Allí nací y allí transcurrió mi escolaridad y mi formación universitaria, pero mi vida siempre ha estado ligada a Caspe. Me siento caspolina y aragonesa. Mi familia me transmitió el cariño hacia esta tierra y, sobre todo, la ilusión de poder volver algún día. En Caspe han tenido lugar los acontecimientos más importantes de mi vida. Aquí conocí a Antonio, me casé,  nació nuestra hija, construimos nuestra casa…

 

Y cómo fue tu infancia…

Mi infancia en Barcelona fue muy feliz. Tuve la suerte de vivir en la calle Platería, en el barrio Gótico. Esta circunstancia despertó en mí estímulos culturales y estéticos muy importantes. Pero en Caspe, a través del juego en la calle o simplemente tomando la fresca por la noche, aprendí el significado de la convivencia y el valor de compartir.

¿Por qué decidiste estudiar magisterio?

Siempre me ha gustado enseñar, explicar, conversar... En el colegio contaba historias y me encantaba ayudar a estudiar a otras compañeras. Cuando tuve que decidir mi futuro no dudé: quería ser maestra. Me parecía un trabajo muy importante, de gran compromiso social. En 1975 inicié mis estudios de magisterio en la Escola Universitària de Mestres de la Universidad Autónoma de Barcelona, en Sant Cugat. El momento y el lugar marcaron profundamente mi concepción de la enseñanza y mi trayectoria como maestra.

¿Por qué fue tan importante esa escuela?

Respondía a un ambicioso proyecto de renovación pedagógica. La mayoría de los valores y principios que allí se transmitían siguen vigentes. Gran parte del profesorado daba clase en l’Escola d’estiu o en algunas de las escuelas activas, escribía libros y estaba comprometido políticamente. Recuerdo nombres como Pilar Benejam, Carme Sala y Teresa Eulàlia. Era un centro abierto a la sociedad. Continuamente acudían personalidades a impartir conferencias y talleres. El objetivo principal era formar maestros con ilusión y compromiso para renovar la escuela.

 

¿Cuándo empezaste a dar clase?

Acabé magisterio en junio de 1978. En septiembre ya estaba trabajando en una escuela privada, en un barrio de Barcelona. Las instalaciones eran pésimas. Llegué con mucha ilusión, con una maleta llena de proyectos e ideas. El choque con la realidad fue tremendo. Un año después ingresé en la escuela pública. Mi primer destino fue un centro de Educación Infantil, cerca del Borne, en el que los padres estaban muy involucrados. Contaba con unas instalaciones magníficas y abundante material pedagógico. Aprendí mucho y la ayuda de mis compañeras fue fundamental.

¿Y después?

Pasé por muchas escuelas (Igualada, Gavà, Hospitalet de Llobregat y muchas más en Barcelona). Guardo recuerdos entrañables de todas. Uno de los destinos que recuerdo con más cariño es Caspe…  Allí estuve dos años. Mantuve una estrecha relación con los padres, siempre dispuestos a colaborar. Sin embargo, nuestros planes de residir definitivamente en Aragón se truncaron, ya que Antonio, que también es maestro, no consiguió el traslado. Y volvimos a Cataluña.

 

¿Otra vez de escuela en escuela?

No, permanecí ocho años en el colegio Sant Julià de Sabadell. Era el momento de la implantación del catalán como única lengua vehicular en la escuela. Me vi obligada a impartir las clases en esa lengua. No fue fácil para mí, no me sentía segura y sobre todo, no estaba de acuerdo con que no se respetara la lengua materna como canal de comunicación. A pesar de ello, fueron unos años magníficos. Había muy buen ambiente entre los maestros y eso repercutía en el funcionamiento de la escuela.

 

¿Hay algún acontecimiento que recuerdes especialmente?

La huelga de enseñanza no universitaria de 1988, una movilización histórica del profesorado que reivindicaba la dignidad de los maestros. A la concentración en Madrid acudieron maestros de todas las comunidades de España. Todo eran abrazos, intercambio de pegatinas, lágrimas... Durante la manifestación José Antonio Labordeta leyó un comunicado. Me emocioné mucho al escucharle y pensé: «Nunca jamás volveré a vivir como maestra un momento como este». Los años me han dado la razón.

 

¿Qué consecuencias tuvo esa huelga?

Se consiguieron cosas muy importantes como la implantación de aulas de tres años, la bajada de las ratios, la homologación del profesorado con el resto de funcionarios o el reconocimiento de sexenios. Incluso se logró que el dinero correspondiente a los descuentos aplicados a los maestros por la huelga se ingresara en las cuentas de los centros. Así pudimos comprar en nuestra escuela la primera fotocopiadora.

 

¿Cuándo volviste a Aragón?

En 1995 me destinaron a Maella y aquí sigo porque las condiciones de la escuela y el respaldo y el cariño que he recibido me han permitido llevar a cabo los proyectos que siempre había deseado. Cuando la administración implantó la gratuidad de libros de texto, planteó también una alternativa para trabajar sin ellos. Se asignaba a los ciclos que se acogieran a este sistema dinero para comprar libros de consulta y material para el aula. Mi compañera Mª Jesús Lacruz y yo nos lanzamos a trabajar así en el curso 2004-2005 en el primer ciclo. Fue apasionante. La experiencia se ha mantenido durante estos años a pesar de la supresión del programa de gratuidad. Hoy es una de las señas de identidad de la escuela de Maella.

 

¿Da vértigo trabajar sin libros? ¿Os costó convencer a los padres?

En nuestro caso, no. No nos lanzamos al vacío. Contábamos con la seguridad que proporciona la formación, la experiencia, la amistad entre dos compañeras y sobre todo la ilusión. Gozábamos de la confianza de los padres, llevábamos tiempo en Maella. Les contagiamos nuestro entusiasmo y se involucraron en el proyecto participando activamente. La satisfacción superó con creces el enorme esfuerzo que supuso esta aventura. Ya no sabría trabajar nuevamente con libros de texto.

 

¿Qué es para ti la innovación?

La innovación es inherente a la educación. La escuela está en continuo movimiento (nuevos alumnos, nuevas situaciones) y eso nos obliga a ser creativos. Tenemos la obligación de mejorar, buscar, aprender. Es importante actualizar nuestros recursos y  utilizar las nuevas tecnologías, pero la innovación no reside en eso. Con un simple papel y un lápiz podemos ser innovadores también.

 

¿Cómo podemos mejorar la educación?

Es necesario que en este país se hable de educación de una forma sosegada. Hay que escuchar a los docentes. Hace falta un proyecto educativo a largo plazo, fruto del consenso político. Un proyecto adaptado a nuestra realidad, que no pretenda dar respuesta a estadísticas e informes que corresponden a modelos sociales determinados.

 

¿Goza nuestro sistema educativo de buena salud?

Me ofende enormemente cuando se habla negativamente de nuestro sistema educativo. A pesar de los defectos, a pesar de todo lo que hay que mejorar, nadie puede cuestionar el gran esfuerzo y la ilusión que los maestros y maestras han hecho por renovar la educación. Nadie recuerda que no hace tantas generaciones la gente no sabía leer ni escribir.

 

¿Qué es lo más importante de tu trabajo como maestra?

Una maestra debe estar abierta a todo lo que le rodea, debe pasar por la vida mirando con atención a su alrededor, eso le enriquece y es lo que debe transmitir a sus alumnos: la curiosidad, la necesidad de mirar, investigar y descubrir.

TE PUEDE INTERESAR :



Modelos de Educación híbrida



El modelo híbrido de Educación , también llamado Blended learnig o mixto, es una forma de enseñanza que combina herramientas y recursos didácticos de la modalidad presencial y a distancia, teniendo como finalidad mejorar la experiencia del estudiante, así como el proceso de aprendizaje

Desde edix.com informan de los diferentes modelos de la Educación híbrida .


Rotación de estaciones. Suena bien, ¿verdad? Consiste en dividir al alumnado en equipos, que van rotando por diferentes estaciones con tareas distintas pero con un mismo objetivo. Al menos una de esas estaciones es digital. Se trata de un modelo pensado, sobre todo, para las primeras etapas educativas (Infantil, Primaria).


Rotación de laboratorio. Similar a la anterior, solo que una de las estaciones es un aula tecnológica o laboratorio

Rotación individual. La rotación no se realiza en grupo, sino de manera individual, según lo que marque el profesor o un algoritmo. La particularidad de este modelo de educación híbrida es que no es necesario trabajar en todas las estaciones.

Clase invertida o flipped classroom. ¿Recuerdas tus años de instituto? Ibas descubriendo la materia a medida que el docente la impartía y luego la estudiabas en casa. Pues con este formato el proceso es al revés: primero revisas el contenido online, y a continuación acudes a clase. La ventaja de esto salta a la vista: el profesor puede enfocar la sesión en resolver dudas, plantear cuestiones o ahondar en los temas más complejos.


Flex. Este es el modelo que más autonomía da al alumno, ya que es él quien decide cuánto tiempo dedica a cada actividad. Como es lógico, este tipo de educación se sustenta en la formación online. Sin horarios, al ritmo que marque el estudiante, y en función de lo que necesite.


A la carta. Los alumnos combinan las clases presenciales con cursos online que complementan la materia. En el centro de enseñanza Halcyon London International School de Reino Unido, por ejemplo, los estudiantes se conectan desde un aula tecnológica acompañados de otros alumnos (cada uno con su curso) y un profesor que puede resolver dudas. Lo cuentan en el blog de Blended Learning Universe.


Modelo virtual enriquecido. El último modelo de educación híbrida consiste en completar la mayor parte de la formación de forma online, pero asistir a varias sesiones presenciales con los docentes.
Ahora que ya tienes una idea más clara de los formatos de la educación híbrida, resulta sencillo enumerar las ventajas de este tipo de enseñanza (formación personalizada, flexible, ahorro de costes…), pero también los retos.

Para que la educación híbrida funcione es necesario reducir la brecha digital entre el alumnado. No solo en el acceso a las herramientas (banda ancha, ordenadores, etc.), sino también en las capacidades digitales. La Unión Europea tiene claro que saber moverse en el mundo digital es imprescindible y establece hasta 21 competencias digitales que todos deberíamos tener. Entre ellas, buscar información en internet, proteger la reputación online o solucionar un problema sencillo del sistema informático 


Asimismo, el personal docente tiene que contar con las skills adecuadas para impartir formación online. Y esto supone, por ejemplo, entender el ecosistema digital, dominar las metodologías ágiles más comunes, conocer software específico y hablar el lenguaje de propio de internet. 

TE PUEDE INTERESAR:


Reflexiones e ideas para un buen uso en las aulas de las Pizarras Digitales interactivas (PDIs)

 

Con más de 20 años de experiencia, Paul Boutroux (@PaulBoutroux ) webmaster de lapizarradigital.es y especialista en equipamiento de aulas multimedia,  nos informa sobre algunas reflexiones interesantes y buen uso de las PDIs en las aulas 

Indica Paul que hoy en día nos encontramos muchas pizarras digitales interactivas o PDIs en las aulas de los colegios y de los institutos. Existen desde el principio de los años 90 pero el programa Escuela 2.0 propició su instalación masiva en las aulas. Viendo el interés de esta herramienta en las aulas, sobre todo en infantil y primaria, la utilización de las PDI se ha extendido. En un estudio publicado hace unos años, el 90% de los profesores que usan las PDIs declaran que los alumnos aprenden mejor con PDI que sin ella.



Los docentes destacan que el uso de la PDI permiten la combinación de recursos multimedia (texto, imagen, sonido, animaciones y vídeos) y la interactividad; lo cual favorece la calidad del aprendizaje, la motivación y el empeño del alumnado. Las PDI constituyen al final y al cabo un recurso flexible, adaptable y relativamente sencillo de manejo en las aulas.

Como desventaja, nos indica, que  su uso requiere el buen funcionamiento de varios equipos (un ordenador, un vídeo proyector, unos altavoces así como la propia PDI) y un poco de aprendizaje y preparación, según el uso que le daremos a la PDI.

Aparte de estos apuntes generales, otras virtudes le parecen muy destacables:

1/ El profesor no tiene que sentarse detrás de su mesa y ordenador para manejar sus programas y documentos. Puede dar la clase de pie para atender mejor al grupo.

2/ El profesor puede anotar los documentos y páginas web y guardar lo que ha escrito.

3/ Después de guardar lo que ha escrito o dibujado, lo puede editar/mejorar, compartir y reutilizar con el mismo grupo para “rebobinar” la clase o con otro grupo.

4/ El programa de la PDI le permite usar todo tipo de rotuladores, colores y herramientas de dibujo para su clase.

5/ Estas 4 virtudes no requieren apenas aprendizaje y preparación. Con ellas, ya podemos sacarle partido a la PDI.


10 ideas para sacarle provecho a las PDIs que tenemos en las aulas

Según este experto nos encontramos con muchas pizarras digitales interactivas o “PDIs” en las aulas de los colegios y de los institutos y  muchos docentes las utilizan y están convencidos de su utilidad.

Propone aquí 10 ideas para sacarles provecho:

Usando la PDI en modo ordenador ya que nuestro dedo o lápiz, según el modelo de PDI, sirven de ratón:

-    1.- Usar la PDI para mostrar documentos de texto, una imagen, una presentación tipo PowerPoint, un vídeo o un sitio web… pero con la ventaja de hacerlo de pie y no sentado,

-       2.- Aprovechar la función de ratón de la PDI para presentar y manejar recursos interactivos disponibles en CDs de editoriales y de sitios web educativos preparados para ello en Internet (Ver contenidos y recursos interactivos )

 


Usando la PDI para escribir y anotar:

-       3.-Anotar y subrayar sobre documento de texto de fondo, una imagen, una página web,

-       4.-Anotar y subrayar sobre una página del bloc de notas o “rotafolio” de nuestra PDI. Todas las PDIs requieren la instalación de un programa para su buen funcionamiento y este programa permite generar páginas blancas para escribir, dibujar e importar imágenes...

-     5.- Estas páginas se pueden personalizar con fondos de color, con o sin cuadriculas, y con imágenes de fondo: pentagramas, tablas, mapas conceptuales, mapas…

-       6.- Guardar lo escrito,

-     7.-Usar las herramientas de diseño de auto formas para crear contenedores para ordenar ideas, palabras, imágenes

-      8. Guardar/exportar en diferentes formatos.


Usando las herramientas propias de las PDIs:

-       9.-Usar la cortina o sombra de pantalla, el foco o la lupa, herramientas propias de las pizarras digitales interactivas, para presentar contenidos, plantear preguntas y ejercicios tapando resultados.

-       10. Realizar capturas de pantallas y de selección de pantalla para trabajarlas en nuestro bloc de notas.

 Si quieres descubrir más ideas para usar las PDIs, Paul Boutroux nos recomienda este artículo: https://lapizarradigital.es/30-ideas-para-usar-la-pizarra-digital-interactiva/

TE PUEDE INTERESAR:

- Aprende a aprender como los nativos digitales . Curso gratuito

- Dinamización del proceso de enseñanza. Curso gratuito


 


Aplicaciones TIC para docentes


Con las clases semipresenciales u online estamos asistiendo en nuestros días a una auténtica revolución en todo lo relativo al acceso a la información. Los nuevos dispositivos móviles (smartphones y tablets), evidentemente, está en la base de ese cambio.

El hecho de estar conectado en cualquier sitio y a cualquier hora, ha dado lugar al desarrollo de miles de aplicaciones para ofrecer cada día más potencialidades y, hacer que términos como sincronización total, portabilidad, nube, geolocalización sean cada día más familiares.

Empresas como Google (Android) y Apple (iOS) apostaron rápidamente por el cambio y desarrollaron sistemas operativos para dichos dispositivos cada día más optimizados y, lo más importante, plataformas (Google Play y App Store respectivamente) para la búsqueda y descarga de todas esas aplicaciones que han ido apareciendo. El hecho de tenerlo todo organizado en un solo sitio, la facilidad de instalación, las continuas actualizaciones, los comentarios de otros usuarios… son los pilares sobre los que se apoya el éxito de las mismas a nivel mundial.

A continuación, te presentaremos el resultado de  de aplicaciones educativas dentro de la plataforma Google Play (anteriormente conocida como Android Market). Hay que señalar, , que el objetivo del presente artículo no es hacer guías de uso de las diferentes aplicaciones comentadas, (lo cual podría hacer inacabable el artículo) sino solo ofrecer una selección de las que se consideran  mejores para el ámbito educativo agrupadas en diferentes categorías por afinidad.


La  mayoría de la aplicaciones educativas ofrecen dos versiones, una gratuita (Free o Lite) y otra de pago (Premium).  




TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:



Las Redes Sociales, escaparates de colaboración y aprendizaje




Incluimos en este blog colaborativo un artículo de Carmen Iglesias ,@carmeniglesiasb , Artesana de la red, community manager, coach educativa, madrina de proyectos educativos, denominaciones que me le han ido otorgando, que HA ACUÑADO y lleva muy a gala. Una IDENTIDAD DIGITAL ganada tuit a tuit desde el 28 de diciembre de 2010, fecha en la que abrió su cuenta preocupada por la escasa repercusión que su trabajo tenía ¿a quién llegaba?



Indica Carmen lo siguiente...

Mi labor como Community Manager Educativa me lleva a establecer nexos con el profesorado, a OBSERVAR y estar muy atenta a los cambios o modas educativas a través de las RRSS, fuentes de información inagotables, donde se comparte, se piden consejos; se intercambian saludos, herramientas, proyectos y se anima a colaborar.



Cada año irrumpen nuevos profes con muchas ganas de compartir; a la gran mayoría les ocurre que están AISLADOS en sus centros, de ahí la empatía que ofrece la red, se sienten arropados, es una válvula de escape a sus frustraciones.

Si algo me encanta cuando entro en la red es ver como se gestan proyectos colaborativos con docentes de DISTINTAS DEMARCACIONES: pública, privada, concertada, cooperativas…, unidos mano a mano alumbrando espacios de co_aprendizaje en pro de una educación universal sin barreras.

Las RRSS son una realidad que no debemos obviar; como tutores de nuestros alumnos es nuestra obligación estar al día, coordinar y guiarles en un uso responsable y profesional.

Son muchos los BENEFICIOS que puedes lograr

1. Encontrarás compañeros que comparten con entusiasmo sus proyectos, herramientas, y las últimas noticias del panorama educativo, permitiéndote estar siempre actualizado.

2. A su vez visibilizarás las experiencias que vayan surgiendo en tu centro.

3. Entrarás contacto con otros centros, compartir proyectos e inquietudes te servirá como incentivo para seguir trabajando por tu comunidad educativa.

4. Fomentarás el trabajo colaborativo en tu alumnado, su creatividad, su capacidad crítica e implicación en la asignatura.

5. Facilitarás la adquisición de tu propia competencia digital y la de tu alumnado.

No todo el monte es orégano, también hay INCONVENIENTES que como formador deberás saber resolver sin echarte hacia atrás en el empeño.

1. La velocidad con la que surge la información es cada día más rápida, queriendo acaparar todo al momento, lo cual provoca DEPENDENCIA y en ocasiones abuso de las redes. Hay que procurar hacer un uso racional de las mismas.

2. Se maneja mucha información y se puede desviar la atención de lo que realmente queremos saber.

3. Existen perfiles falsos, hay que tener precaución.

4. Desaparece la privacidad al compartir fotos y vídeos.

Los inconvenientes nunca deben ser una disculpa que te lleve a renunciar a la participación en las redes, éstas HAN LLEGADO PARA QUEDARSE y son el vehículo que unido a la pedagogía y las TIC debe conducir a afianzar la identidad digital de tu centro, formándote en el uso, búsqueda y tratamiento de la información.

Que no te las DEMONICEN

Habrás oído en alguna ocasión que las RRSS son negativas, quien dice eso no cree en la universalidad de la educación. Una herramienta que sirve para sumar conocimiento NUNCA PUEDE SER NEGATIVA, ese pensamiento es propio de INMOVILISTAS que están muy cómodos en su papel de oradores soltando su discurso y examinando contenidos, y personas de altas instancias que no creen ni quieren que la educación sea el arma más poderosa para cambiar el mundo (Nelson Mandela). Que prohíben los móviles en vez de educar en su uso responsable.

Por el contrario, encontramos a INCONFORMISTAS que hacen uso de las redes y no dejan de dar vueltas sobre cómo animar sus clases, probando herramientas, ensayando, errando hasta encontrar el método apropiado, haciendo protagonista del aprendizaje a su alumnado y alcanzar el éxito pedagógico.

El tejido de las redes sociales facilita nuestras tareas, no debemos temerlas, más bien DISFRUTARLAS

Puedo constatar que llevo desde 2010 administrando y dinamizando portales educativos y he conseguido crear bancos de recursos y experiencias educativas que no habría sido capaz de reunir sino hubiese sido gracias a la magia de twitter, escaparate que siempre está a la última. Como prueba os invito a navegar por Ineverycrea, comunidad educativa en la que trabajo actualmente y visitar todos sus hashtags, todas las contribuciones las he conseguido a través de DM de Twitter.

Hablamos de espacios sociales de convivencia, co-aprendizaje y conocimiento donde puedes encontrar desde pedagogos que sienten y reflexionan bonito, a técnicos que están a la última de cuanto cachivache sale y están dispuestos a probar, enredas que visibilizan cuanta buena práctica encuentra como yo, y algún que otro detractor que se empeña en criticar y denostar el trabajo de otros cual perro de hortelano.

Os animo a participar en RRSS y seguir los perfiles de docentes comprometidos, generosos, siempre dispuestos a compartir y ayudarte.

TE PUEDE INTERESAR: