Recursos educativos y didácticos para la ciberseguridad

 


    El desarrollo de los procesos de enseñanza-aprendizaje a distancia plantea la necesidad de utilizar medios digitales de diverso tipo (herramientas, plataformas de comunicación, aplicaciones didácticas, páginas web, etc.) por parte de alumnado, profesorado y familias. Debido a ello, en estos momentos, es más necesario que nunca tener muy presentes una serie de pautas y criterios para garantizar la seguridad y la privacidad de los menores en su uso de las TIC, así lo hace patente 
El Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF)

En la página de INTEF se proporcionan algunos recursos que pueden ser utilidad para el profesorado a la hora de enfocar la gestión de su práctica docente en un entorno de aprendizaje online. Se presentan organizados por entidades.

Ministerio de Educación y Formación Profesional (en colaboración con la Agencia Española de Protección de Datos)

AseguraTIC es una iniciativa promovida por el Ministerio de Educación y Formación Profesional y la Agencia Española de Protección de Datos, en la que colaboran diversas entidades públicas y privadas. En esta web, se recopila una amplia colección de materiales relacionados con la seguridad del menor en los medios digitales (webs, presentaciones, guías, unidades didácticas, tareas, juegos, cursos de formación, etc.), aportados por diversas entidades participantes (públicas y privadas). Estos recursos están catalogados y organizados y resultan fácilmente localizables a través de un buscador.

Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE)

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) pone a disposición de la comunidad educativa una serie de recursos, algunos de ellos a través de Internet Segura for Kids (IS4K) y de la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI):

Agencia Española de Protección de Datos (AEPD)

- Cuentos de ciberseguridad. Interesante para el aula. 

Recopilación de programaciones didácticas

 


Toda tarea o conjunto de tareas necesita una planificación, un proyecto, para evitar la improvisación, para anticiparse a los imprevistos, para afrontar el día a día con el menor nivel de estrés posible. Más tarde, la experiencia y la confrontación con la realidad nos permitirán innovar y dejar espacios y tiempos para el toque personal, pero la garantía de los resultados la ponen básicamente el tener en cuenta con tiempo las grandes cuestiones: qué, cómo y cuándo.

 Los docentes necesitan, como cualquier otro profesional, planificar su actividad. Esta planificación resulta imprescindible, por un lado, para cumplir con lo estipulado por instancias superiores y contextualizarlo en nuestro entorno, y, por otro, para alejarse del intuicionismo y del activismo. Es lo que denominamos planificación didáctica, que incluiría la programación didáctica, realizada por los equipos de ciclo y la programación de aula realizada por el profesorado para su tarea cotidiana. 


Programar es decidir. Programar es responsabilizarnos de la parcela que nos corresponde del proceso educativo. Si quisiéramos aproximarnos a una definición lo más completa y realista posible diremos que una programación es “un conjunto de decisiones adoptadas por el profesorado de una especialidad en un centro educativo, al respecto de una materia o área y del nivel en el que se imparte, todo ello en el marco del proceso global de enseñanza-aprendizaje”. La programación didáctica es una forma de organizar actividad docente, dándole una estructura coherente con las características de la enseñanza y de las circunstancias en que se produce (el tipo de Centro y la zona en la que se encuentra, las características de los alumnos y de sus familias, etc). 


 Desde un punto de vista reglamentario, la programación didáctica seria “un instrumento específico de planificación, desarrollo y evaluación de cada área, materia, ámbito, asignatura o módulo del currículo”. Desde una vertiente doctrinal, la programación didáctica sería: “un instrumento de planificación curricular para hacer explícitas las intenciones del sistema educativo”, así como “un proceso de toma de decisiones mediante el cual, el docente prevé su intervención educativa de forma deliberada y sistemática”. Elaboradas y modificadas en su caso, por los Equipos de ciclo y Departamentos de coordinación didáctica, y aprobadas por el Claustro de Profesores. La aplicación y el desarrollo de las Programaciones didácticas garantizará: 

• La coherencia con el Proyecto Educativo de centro. 

• La coordinación y equilibrio entre grupos de un mismo nivel educativo. 

• La continuidad de los aprendizajes a lo largo de los cursos, ciclos, niveles y etapas. 


Incluimos una recopilación de programaciones didácticas que pueden ayudar al docente en la preparación de la programación de aula y al opositor en su formación para superar la fase pedagógica y didáctica


  -Recopilación por Centros Educativos de Primaria, Secundaria y F.P.

Selección unidades didácticas .Todas las etapas

Ejemplos diferentes programaciones.

Ejemplo Memoria de un Departamento.

-  Recopilación Educación Infantil y Primaria.

Recopilación E.S.O, Bachillerato y F. Profesional.

Guía  para elaborar  una buena programación y unidades didácticas en Secundaria

Guía para elaborar una buena programación y unidades didácticas en Primaria

Más información en www.programacionesdidacticas.com

    TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:

El desarrollo de contenidos digitales a través de cuestionarios interactivos

 

El desarrollo de contenidos digitales es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el proceso de integración de las TIC en el aula tanto a nivel presencial, semipresencial como online, por tanto, resulta esencial contar con herramientas tecnológicas que aporten la suficiente flexibilidad como para poder crear entornos virtuales de aprendizaje (EVA) que amplíen las posibilidades de personalización y adaptación a las necesidades particulares y específicas de cada usuario o grupo de usuario. Para lograrlo, el profesor no sólo deberá contar con la tecnología adecuada, sino con una gran capacidad para desarrollar contenidos digitales y crear actividades de aprendizaje diseñando estrategias didácticas dotadas de los recursos necesarios para obtener el máximo aprovechamiento de estas tecnologías y además, garantizar procesos de formación de alta calidad.

La concepción de la interactividad en un recurso digital para el aprendizaje va más allá de encontrar el grado de interactividad necesario para provocar en el estudiante una actitud más activa o pasiva en función de los objetivos deseados. 


En lo que respecta a cuestionarios interactivos el docente dispone de herramientas en la red (ver ejemplo )  para poder elaborarlos /elaborar cuestionarios y rúbricas con fines didácticos

Un ejemplo lo tenemos en cuestionarios interactivos de economía (ecobachillerato.com) e interesante también los cuestionarios interactivos sobre diferentes temas educativos que esta elaborando  nuestro colaborador Sergio De los Santos (México) en su web elosiodelosantos.com :

Cuestionarios Interactivos

TABLAS DE MULTIPLICARCAPITALES DE EUROPATABLAS DE MULTIPLICARTABLA PERIÓDICA DE LOS ELEMENTOS
CAPITALES DE MÉXICOCAPITALES DE ASIACRISTÓBAL COLÓNQUÍMICA INORGÁNICA
CAPITALES DEL MUNDOCAPITALES DE ÁFRICAVOCABULARIO DE NAHUATLASTRONOMÍA
CAPITALES DE LOS ESTADOS DE MÉXICOCAPITALES DE OCEANÍAVOCABULARIO DE CATALÁNTERMINOLOGÍA MÉDICA
CAPITALES DE LAS PROVINCIAS DE ESPAÑACAPITALES DE LOS DEPARTAMENTOS DE EL SALVADORTERMINOLOGÍA NAÚTICAÓPERA Y BEL CANTO
CAPITALES DE LOS ESTADOS DE ESTADOS UNIDOSCAPITALES DE LAS PROVINCIAS DE CANADÁECONOMÍAPETRÓLEO
CAPITALES DE LAS PROVINCIAS DE ARGENTINACAPITALES DE LAS PROVINCIAS DE LA REPÚBLICA DOMINICANASOCIOLOGÍAESCRITORES MEXICANOS
CAPITALES DE LAS REGIONES DE CHILETAEKWONDO COREANO INGLÉSALFABETO GRIEGOCONJUNTOS
CAPITALES DE LOS DEPARTAMENTOS DE COLOMBIA 
CAPITALES DE LOS ESTADOS DE VENEZUELACÁLCULO MENTAL ARITMÉTICO
CAPITALES DE LOS DEPARTAMENTOS DE PERÚ
CAPITALES DE LOS DEPARTAMENTOS DE BOLIVIA  
CAPITALES DE LAS PROVINCIAS DE COSTA RICA  
CAPITALES DE LAS PROVINCIAS DE ECUADOR  
CAPITALES DE LOS ESTADOS DE BRASIL  
CAPITALES DE LAS PROVINCIAS DE PANAMÁ  

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:

Las "soft skills" revolucionan el sistema educativo


 Diego Arroyo/Lucia Serrano en el suplemento Educación Heraldo Escolar incluyen un artículo interesante sobre un término que está revolucionando el sistema educativo actualmente y la mayoría de las investigaciones docentes apuestan por esta tendencia.

Las soft skills proceden del mundo empresarial y son habilidades blandas que han llegado a las aulas dispuestas a revolucionar el actual modelo educativo. Nos estamos refiriendo a determinadas aptitudes, que transitan entre el conocimiento y las habilidades esenciales, y que, a menudo, no se relacionan con las competencias cognitivas tradicionales de los escolares. Las ‘soft skills’ son habilidades fuertemente vinculadas al ámbito social y emocional, que tienen que ver más con la forma de ser y de actuar de la persona. Es decir: son aquellas habilidades que tienen que ver con la manera en que nos relacionamos o interactuamos con los demás.

Estudios de la Universidad de Harvard, como el informe ‘The future of Jobs’ –‘El futuro de los trabajos’–  o el análisis de Arthur L. Costa, ‘Hábitos de la mente’, realizados sobre los comportamientos inteligentes de las personas con éxito profesional, proporcionan una tesis rotunda y clara sobre la orientación educativa y social actual: el 85% del éxito profesional está basado en la adquisición de habilidades blandas ‘soft skills’ –conviene irse acostumbrando a esta expresión–, por lo que ya se las conoce como ‘habilidades esenciales’. Y, sin embargo, la capacitación de alumnos y docentes suele basarse en los contenidos técnicos curriculares –las ‘habilidades duras’–, dejando a un lado las ‘soft skills’, cuando, está claro, que la proporción en el éxito profesional de unas y otras es sumamente desigual. Así, pues, la educación ya no puede basarse solo en los contenidos, en las materias tradicionales. Además, actualemente las empresas buscan, cada vez más, perfiles transversales, resolutivos e innovadores, capaces de adaptarse y desenvolverse en un entorno laboral cambiante.

Según la Polices Commission for Business and economic education (PCBEE 2000), la mejor forma de preparar la fuerza laboral del mañana se basa no solamente en el desarrollo de habilidades técnicas, sino en el fortalecimiento de habilidades intrapersonales y de interacción con otros. Ahora, más que nunca, ser técnicamente competente no es suficiente. Para tener éxito en un entorno de trabajo globalizado y diverso, los estudiantes deben desarrollar las relaciones humanas, la autogestión y habilidades de eficacia en el lugar de trabajo. Siendo así, "el alumnado debe tener el beneficio de las habilidades blandas en sus carreras y vidas personales".

Vivimos en un mundo globalizado y  líquido en un escenario cambiante, en el que la tecnología está presente en todos los ámbitos. Internet ya forma parte de nuestras vidas, es una herramienta cotidiana, y tendremos que aprender a convivir con la realidad aumentada y la inteligencia artificial. "En este contexto, la escuela tiene el deber de formar para este futuro incierto a personas en aquello de lo que la tecnología carece, las ‘power skills’ o habilidades transversales, y serán estas personas las que podrán competir en grupos de trabajo, porque sabrán cómo cultivar unas relaciones sanas en un futuro", afirma la experta en el tema, Consuelo Gutiérrez. Sin olvidar que la escuela debe tener un sentido para los alumnos, debe educar para la vida desde la vida y prepararlos para ser ciudadanos que trabajen por el bien común y por su planeta, fomentando el compromiso social y la inclusión.

Pero –y partiendo de la base de que pueden enseñarse y, por lo tanto, aprenderse–, ¿cuáles son concretamnte esas habilidades blandas tan útiles para la vida como para el futuro profesional de nuestros alumnos e hijos? La lista es larga, tomen nota: la capacidad para resolver problemas, el pensamiento crítico –analizar, entender, evaluar–, saber gestionar equipos y tomar decisiones, ser creativos e innovadores, la capacidad de coordinación, una comunicación eficaz, flexibilidad cognitiva –saber adaptarse a situaciones cambiantes–, inteligencia emocional, una elevada capacidad de negociación... A diferencia de las habilidades técnicas –‘duras’–, las ‘soft skills’ son difícilmente medibles, complejas de adquirir y necesitan de un entrenamiento a lo largo de la vida. Y son tan poderosas que ya las denominan ‘power skills’, porque son las que empoderarán a las personas, indistintamente del ámbito profesional al que se dediquen.

‘Soft skills’ en las aulas

¿Y cómo potenciarlas desde las aulas? Una habilidad blanda muy importante en el desarrollo de un aprendizaje global es la capacidad para resolver problemas. Y puede implementarse mediante ‘detonadores’ –actividades basadas en desafíos (Aprendizaje Basado en Retos/ABR)–, que inicien al alumnado en la resolución de retos. Es una herramienta didáctica muy potente, con la que el docente consigue involucrar de forma activa a los alumnos en situaciones reales, desafíos cotidianos, en su entorno. Además, incrementa el grado de motivación y potencia otras habilidades como la creatividad y el pensamiento crítico. Recordemos que la mente se desarrolla en torno a conflictos cognitivos.

La metodología ‘Desing Thinking’ –pensamiento de diseño, en el ámbito de la ingeniería de producto, aplicado al aula–, que se basa en el pensamiento lógico, la creatividad, colaboración, empatía y aprendizaje a través del error, y en la que los alumnos tienen el poder de decidir sobre los problemas que ellos detectan, es otra herramienta eficaz a la hora de fomentar las habilidades para la resolver problemas. Un recurso muy utilizado en la etapa de educación infantil –y que en niveles superiores podríamos incorporar como espacio de resolución de problemas– es la llamada ‘asamblea de clase’, habitual ya en muchos centros educativos.

Una comunicación eficaz es otra de las principales habilidades que deberíamos potenciar en las aulas. Comunicar eficazmente es indispensable en cualquier cometido y el propio contenido del Área de Lengua ofrece suficientes recursos para trabajar esta habilidad blanda. Aunque podemos reforzarla con actividades como los debates –de reciente introducción en el currículo– o el ‘Visual Thinking’,perfecto para plasmar ideas y procesar información, mediante el uso de dibujos, textos, conectores... El ‘Storytelling’, el acto narrativo por el que transformamos una historia en un relato emocional, que llega, que transmite nuestro mensaje a nuestros alumnos, es otro interesante recurso para abordar una comunicación eficaz.


Trabajar la toma de decisiones es una verdadera necesidad en los currículos educativos actuales. Tomar decisiones de forma eficiente consiste en enseñar a que el alumnado tome conciencia tanto de su camino vital como educativo. Todos nacemos con la capacidad de pensar, desde luego, pero es necesario y obligatorio cimentar y fomentar esta capacidad, que no quede limitada mediante un mecanismo automático… Implementar experiencias educativas en las que se prime la toma de conciencia de nuestras decisiones puede ser muy interesante. Y, para ello, podemos recurrir a las ‘rutinas de pensamiento’, que son estrategias breves, patrones útiles y fáciles de aplicar por el docente, que ayudan al alumno a reflexionar de forma crítica sobre su forma de pensar. Por ejemplo: veo–pienso–me pregunto. Son muy aconsejables en educación infantil y primaria. Y a las ‘destrezas de pensamiento’ –más elaboradas que las rutinas y que se apoyan en organizadores gráficos para hacer visible el pensamiento– son más útiles ya en secundaria. Actividades como la elección de delegados/as de clase y ciertas estructuras cooperativas inciden en esta habilidad de toma de decisiones tan compleja como necesaria.


Aprender a gestionar equipos

Sin duda, una de las ‘soft skills’ más demandadas por las empresas –¿hay alguien que no haya oído hablar de ella en su entorno?– es la capacidad para coordinar y gestionar equipos. Trabajar en equipo, ser capaz de coordinar diferentes perfiles, dirigir, organizar y administrar equipos o grupos, tiene una relevancia mayúscula. Y tanto en los centros educativos como en casa, podemos fomentar o promover actividades cuyo objetivo sea precisamente este. Con el Aprendizaje cooperativo, no solo aprendemos a trabajar y a aprender juntos, sino que se facilita el aprendizaje, ya que, cuando trabajamos con otras personas, cuando cooperamos, se libera más dopamina, neurotransmisor necesario para que ocurra el aprendizaje. Elaborar productos, negociar, trabajar, tomar apuntes, coordinar proyectos, tomar decisiones..., pero juntos, son experiencias didácticas tan ricas como activadoras del propio aprendizaje. En este sentido, el uso de dispositivos digitales en el aula es un recurso tan motivador que, utilizado en equipo, en lugar de individualmente, tiene el poder de encender la mecha del conocimiento.

Antes, una persona con fortaleza emocional era aquella que no expresaba sus sentimientos y emociones. Hoy, de la mano de la psicología positiva, conocer nuestras emociones –la inteligencia emocional– es clave para afrontar los problemas del día a día; como clave es también  la flexibilidad cognitiva, importantísima habilidad blanda, ya que, de la capacidad de adaptación de los alumnos a los continuos cambios y a situaciones novedosas e inesperadas, dependerá, en gran medida, su crecimiento. Hoy, más que nunca, sabemos que la seguridad no existe; vivimos en un mundo incierto, ambiguo y muy complejo. Y aquí intervienen metodologías como el ‘Networking educativo’ –crear redes de aprendizaje (solo con la incorporación de perfiles diferentes sumaremos)– o los Programas de Resiliencia PENN, para aumentar la capacidad de enfrentarse a los problemas de la vida diaria, desde la identificación de fortalezas personales y del aumento de las mismas. Y, por último, la capacidad de liderazgo, que puede contemplarse como una ‘soft skill’, aglutinadora de todas las demás.
TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN: