Selección enlaces de interés de ayuda para elaborar programaciones didácticas

 


En este artículo vamos a incluir una selección de enlaces publicados en la red y que pueden servir para el docente en la elaboración de su programación de aula de inicio de curso como en la programación de departamento o programación de ciclos, etapas o centro.

También puede servir para las oposiciones docentes que se convoquen para el año 2022 que mayoritariamente en las comunidades autónomas serán de maestros y se tendrá ya muy en cuenta currículos autonómicos de la materia aplicando la LOMLOE.

 Las fuentes además de internet  que nos pueden ayudar para elaborar la programación didáctica son las programaciones de aula si usamos libro de texto y que cada editorial ha preparado respecto a la asignatura también las programaciones que dispone el departamento y/Centro que se han elaborado años anteriores. 

 La referencia sobre cómo elaborar una programación y ejemplos gratuitos de diferentes etapas que tendremos que actualizar a la normativa LOMCE-LOMLOE podemos encontrarla en la web www.programacionesdidacticas.com

Oros enlaces de interés de ayuda para elaborar programaciones didácticas son:

-Modelos de programaciones didácticas

- Guía para la elaboración de un programación didáctica en pdf

- Orientaciones para elaborar la programación didáctica en Primaria y Secundaria

- De la programación didáctica a la unidad didáctica

- Ayuda para la elaboración de una programación didáctica

TE PUEDE INTERESAR TAMBIÉN:

- Elabora tu mejor programación didáctica

- Defensa oral de la programación didáctica

- La programación de aula en Educación Infantil paso a paso

- Educación Primaria. Orientaciones para la elaboración de la programación didáctica

- Recursos TIC para el aula . Actividades creativas e innovadoras

- Cómo hacer una programación didáctica para FP

- Guía paso a paso para elaborar una programación didáctica


Así es la educación que viene



Está plenamente aceptado que nos encontramos en una sociedad de la información (dicen también que del conocimiento, afirmación dudosa si se refiere al conjunto de la población). Recibimos noticias de todo tipo desde muy diversos medios, más o menos tradicionales: prensa, radio, televisión, internet o redes sociales. Esto deriva en la posibilidad de acceder a cualquier tipo de saber en pocos minutos o, incluso, segundos. Todos tenemos esa experiencia. Resulta obvio que cualquier circunstancia importante que modifique la realidad social debería tener repercusión directa e inmediata en los planteamientos del sistema educativo y, por hablar más concretamente, en el quehacer diario dentro de las aulas.

¿Está la educación estancada?

La educación institucional, sistémica, parece haberse estancado en principios clásicos, ya superados, que en su momento justificaron su aparición. Ciertamente, cuando todo el saber de la Humanidad se resumía en el Trivium y el Quadrivium (como ejemplo simplista, claro), la persona podía aspirar a dominarlo. Hoy no es así. Como afirma la investigadora Beatriz Pizarro, «el volumen de noticias e información que manejaba un hombre del siglo XVI en toda su vida era inferior al que cualquier hombre actual puede leer en una edición de The New York Times del domingo».

Es decir, con un simple click es posible disponer de tres millones de respuestas a nuestra pregunta en veinte segundos. Sobra información, quizá. El problema se presenta a continuación: ¿qué hacemos con tanta respuesta?, ¿es fiable toda esa información?, ¿cuál responde a mis intereses? Muchas más preguntas que el buscador de internet no nos va a contestar. Hay que plantearse, entonces, cuál es la formación que realmente necesitan las jóvenes generaciones para manejarse de forma autónoma en esta sociedad para acceder en igualdad de oportunidades a los distintos ámbitos en los que se desenvolverá su vida, para poder participar como ciudadano sin menoscabo de sus libertades.

Evidentemente, no será correcto continuar con un sistema que permita obtener títulos a base de memorizar informaciones que no se comprenden y que no capacitan para esta vida actual. Es necesario transformar el modelo y equilibrar el papel que deben jugar las diferentes competencias imprescindibles en la formación integral de la persona y, en consecuencia, organizar el diseño curricular en torno a las estrategias metodológicas y procedimientos de evaluación que resulten coherentes para alcanzar ese dominio de las competencias y objetivos que favorezcan la autonomía personal y la capacidad de seguir aprendiendo a lo largo de la vida.

En el título se cita el pensamiento crítico porque es lo opuesto a la memorización sin sentido. La posibilidad de cuestionar/se la utilidad de ciertos conocimientos nace de la capacidad de pensar autónomamente. No hay que limitarse a repetir sin comprender. Eso deriva en un olvido inmediato en cuanto cumple el cometido para el que se memorizó: reflejarlo en un examen y obtener una calificación. Es un proceso inútil, que supone una pérdida irrecuperable de tiempo y de vida que, por supuesto, no garantiza ninguna formación adecuada ni actitudes positivas hacia el aprendizaje permanente.

Cultivar el pensamiento crítico, divergente y creativo es la base del avance en la creación de estructuras mentales que nos hagan crecer como personas. Es contar con la seguridad de que seremos capaces de discernir entre las múltiples informaciones (o infoxicaciones) recibidas desde diversos medios y de no dejarnos manipular (dentro de lo posible) por las mismas. Y esto no es difícil trabajarlo en el aula (muchos docentes lo saben y lo practican). Tenemos a nuestra disposición tanto la prensa como internet o cadenas de televisión, herramientas que nos ofrecen la misma noticia con enfoques incluso contrarios. Los niños y adolescentes distinguen perfectamente esas variedades de matices y de enfrentamientos, en su caso. Y pueden argumentar en favor o en contra, debatir los puntos de vista recibidos. Conclusión: fomentar el pensamiento crítico es una tarea asequible, desde ya, para llevarla a la cotidianidad del quehacer educativo.

El alumnado como protagonista

Eso sí, hay que aparcar la repetición literal de lo que dice el libro o el maestro. Hay que emprender una tarea renovadora en la que el alumnado sea más protagonista, para lo cual se cuenta con estrategias ya conocidas e implantadas, cada día más, en nuestros centros: método de proyectos, aprendizaje basado en problemas, en retos o en tareas, asambleas, aprendizaje basado en juegos, debates, mapas mentales o conceptuales, trabajo cooperativo, diálogos simultáneos y un largo etcétera que estimula a implementar nuevas formas de hacer que, sin dejar de dominar determinados conocimientos necesarios y excelentes, favorecen el aprendizaje autónomo y, por lo tanto, el desarrollo del pensamiento propio y la competencia para defenderlo.

Todo ello, acompañado de una evaluación que valore los aprendizajes conseguidos ya que, en este caso, no resulta posible hacerlo mediante un examen tradicional. Cooperar, debatir, respetar al compañero, argumentar, opinar o buscar información no son tareas evaluables en dos horas cada tres meses. Hay que valorarlas día a día, mientras se llevan a cabo las actuaciones propuestas y realizadas en el aula.

Hay que pasar de un procedimiento puntual y escrito a otros variados que ofrezcan información acerca de cómo se aprende, qué se aprende o cómo se colabora: observación, entrevista, sociometría, fotovoz, etc., plasmando los datos obtenidos en anecdotarios, listas de control, escalas de valoración y fotografías. Esto tampoco es difícil ni precisa de nueva legislación. Está todo contemplado en la autonomía pedagógica que poseen los centros, por lo que se puede aplicar ya.

Si metodología y evaluación son coherentes y, además, persiguen lograr esa autonomía de pensamiento que reclamamos, lo vamos a conseguir. En los tiempos que corren no es una ocurrencia, sino una necesidad imperiosa formar (formarnos) personas íntegras, autónomas, con pensamiento propio y capacidad de defenderlo, evitando así la manipulación evidente que se pone de manifiesto todos los días en nuestro contexto vital.

En espera de un nuevo diseño curricular

Las noticias que nos van llegando desde el Ministerio de Educación y Formación Profesional parece que responden a estas exigencias sociales y curriculares. Ojalá se plantee un currículum más centrado en competencias necesarias para vivir en sociedad (al fin, en conocimientos aplicados, no puramente memorísticos), que favorezca el trabajo interdisciplinar y cooperativo, la colaboración activa entre el profesorado del centro y la promoción de planteamientos que fomenten, realmente, la transformación educativa que se espera desde muchos sectores profesionales. Si la norma legal ayuda a nuevos enfoques, no cabe la menor duda de que el impulso que precisa la educación actual podrá ser un hecho que transformará la vida y permitirá avanzar con cierta confianza en un contexto incierto como el que tenemos en estos tiempos.

Experto:
María Antonia Casanova es profesora de la Universidad Camilo José Cela y Directora del Instituto Superior de Promoción Educativa (Madrid), Universidad Camilo José Cela. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original. Referencia web: https://ethic.es/

TE RECOMENDAMOS:


La metodología 5s en Educación

 


En este blog colaborativo docente intentamos incluir innovación educativa y metodologías innovadoras como la que publicamos en este post cuya referencia está publicada en ojulearning.es por la experta en metodologías innovadoras Nuria Vallejo y que compartimos a continuación:

Las 5s es una buena técnica de origen japonés con una amplia trayectoria de éxito en el mundo empresarial de todo tipo alrededor del mundo, que ayuda a transformar el ambiente físico de las empresas y organizaciones en lugares más seguros, agradables y productivos, a través de fortalecer el orden, la limpieza, la estandarización y la disciplina entre sus profesionales.


Las 5s son acciones expresadas con cinco palabras japonesas que comienzan con S y cada palabra tiene un significado para la creación de un lugar digno y seguro donde trabajar. Pero, ¿qué significa cada una de las s?


ORGANIZACAIÓN-SEIRI

Tener en el lugar de trabajo aquello que realmente se necesita y en la cantidad adecuada. Eliminar los materiales y elementos innecesarios conservando todos los que se utilizan. Identificar, separar y eliminar.

ORDEN-SEITON

Establecer la manera en que los materiales necesarios se deben ubicar e identificar de modo que se puedan encontrar con facilidad. Clasificar, ubicar e identificar.

LIMPIEZA-SEISO

Identificar y eliminar las fuentes de suciedad, lugares difíciles de limpiar y establecer y aplicar procedimientos de limpieza. Identificar, planificar y eliminar.

ESTANDARIZACIÓN- SEIKETSU

Mantener las fases anteriores para preservar altos niveles de organización, orden y limpieza. Consiste en distinguir fácilmente una situación normal de otra anormal, mediante normas sencillas y visibles para todos. Estandarizar, cumplir y mantener.

DISCIPLINA Y HÁBITO-SHITSUKE


Trabajar permanentemente de acuerdo con las normas establecidas. Asumir el compromiso de todos y todas para mantener y mejorar el nivel de organización, orden y limpieza. Crear hábito y mejorar.


Propuesta para aplicar esta metodología en las aulas

La implantación de las 5s en las aulas y talleres permite crear espacios formativos acordes y coherentes con una formación integral y de calidad. No podemos olvidar que se basa en el trabajo de equipo, por lo que se debe involucrar a toda la comunidad educativa en el proceso de mejora.

Se proponen  las siguientes etapas de trabajo:


TE PUEDE INTERESAR: