Reflexiones sobre la tecnología educativa del futuro


En un post anterior ya se ha publicado en este blog cual es la tendencia hacia el docente 4.0 (ver) donde el docente no puede ser ajeno a las tendencias en el campo tecnológico que se van implementando en el aula y a la vez teniendo en cuenta la "nueva normalidad educativa" se tendrán que conjugar recursos y metodologías tradicionales basados en la implementación en el aula con otros recursos o metodologías que se tendrán que utilizar para la educación no presencial.

Nuestro experto colaborador en nuevas tecnologias educativas Juan Domingo Farnos (@juandoming) plantea si las nuevas tecnologías eliminarán las aulas con una reflexión interesante que incluimos en este artículo


Para este experto la tecnología del futuro va a proporcionar todo tipo de nuevas posibilidades para el aula del futuro – incluyendo la eliminación de la clase en su totalidad.

La automatización de las aula puede presagiar el fin de la escuelas, tal como la entendemos hoy. La formación será televisada a los estudiantes, “ir a la escuela” en su casa, donde su trabajo se llevaría a cabo y se transmite a un centro donde se distribuye a los demás aprendices que lo necesiten y quieran (open learning).

“La educación vive un momento disruptivo, de cambio de época, con nuevos roles y modos de aprendizaje, donde la educación abierta, inclusiva y ubícua , convierte a los alumnos en protagonistas del proceso”, dijo a IPS el investigador y profesor Juan Domingo Farnós, un evangelizador de la web 2.(En periodismo humano) ”

Comenta Juan Domingo que la educación formal, reglada, se mantiene con un modelo del siglo XX. Pero esto con las tecnologías actuales es inviable, porque los aprendices cambiaron. Antes éramos sujetos pasivos, consumidores de información y formación; ahora son activos, miran a los profesores a la cara.Eso significa que los alumnos  no solo escuchan sino aportan, pues tienen propuestas, que quieren que se tengan en cuenta y se sienten importantes. No se conforman con lo que el docente ofrece y quiere que aprendan desde un estrato superior.

Las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) convirtieron a los aprendices en “prosumidores” (productores y consumidores a la vez) y están consiguiendo incluso que pasen de ser protagonistas a ser los responsables de su educación.

En el siglo XX, los responsables eran los docentes. Ahora, su rol cambia de profesores a facilitadores. No pierden importancia; la tienen y mucha. Pero adquieren otro rol.

El sistema educativo y la comunidad, incluida la familia, son nichos de aprendizaje, y debemos entender, indica este experto,  que toda la base educativa, dentro y fuera de las aulas, se fundamenta en los aprendices, que son ahora los responsables de lo que hagan.

Pero hay una diferencia importante: el contenido pasa a segundo plano y lo importante es la relación. Aprendemos por relaciones, el aprendizaje es individualizado, siempre lo ha sido y nuestras conexiones neuronales, sinápticas, se conectan para aprender.


Sin embargo, llega un momento en que a la sociedad no le basta el aprendizaje individualizado, quiere más, y de manera colaborativa y cooperativa se está demostrando que se aprende muchísimo más. Eso es “redarquía”, eso es conectivismo.

Los niños han nacido con la tecnología, no sólo como herramienta, sino con la metodología que conlleva, y que el sistema educativo tiene que adaptarse a ello. Según este experto los centros de enseñanza no lo están haciendo, las reformas educativas tampoco. Indica que la educación formal (en las aulas) se mantiene en una rigidez predigital, empaquetada, con objetivos y competencias preestablecidos, con currículos impuestos y estandarizados, cuando todo nos lleva a una educación “a la carta”, adaptada a las necesidades de cada aprendiz o alumno.

Por eso, la gente termina por aprender más en el sistema no formal (colateral a las aulas) o informal (ajeno a las aulas). Pero sus diferencias se van a diluir y hay que sumar ahora los no lugares, los espacios ubicuos de aprendizaje no regulados, por Internet.

Del proceso, emergerá un aprendizaje inclusivo, a la carta, adaptado a cada persona, y permanente. Las tecnologías están para quitar las brechas, pero para ello deben ser accesibles. Eso es primordial. Antes la educación era un derecho, ahora las tecnologías también son un derecho, o deben serlo. La culpa de que un indígena peruano, por ejemplo, no tenga acceso, es del Estado, y debe subsanarlo.

Finaliza indicando que todo tiene dos caras. Hay una parte de brecha y otra de acortamiento. Pero al final del camino, no se hablará de tecnologías. Llegará un momento, y no va a tardar, en que las tecnologías van a estar dentro de los protagonistas de la educación, y no vamos a hablar de brechas o de resistencias. Será algo natural a las personas .


Comenta  que va a ser la región donde se va a producir la verdadera revolución socioeducativa,  Eso porque las personas quieren la disrupción, la ruptura brusca, otra manera de aprender y de educar. Mientras en Europa, por ejemplo, domina la resistencia al cambio, en los países latinoamericanos la gente lo ansía.

El aula es uno de los espacios menos igualitarias del planeta. Hay abundante investigación sobre quien se mete en la universidad, quién sale, qué tipo de universidad que vayas, y como todas las cuestiones desigualdad de ingresos, el racismo—en todos lados evidentemente, no, por supuesto.

Sin la construcción de una estructura de la igualdad, el aula típica “desestructurada” replica desigualdades Sociales (de nuevo un montón de investigación sobre esto) y, de hecho, se convierte en un sitio web para el modelado de la desigualdad. ¿Quién puede hablar? Dónde está el profesor? ¿Quién tiene el conocimiento? Incluso en seminarios con “discusión” que acapara el suelo, que es el jefe, quien tiene miedo o esta demasiado avergonzado para hablar?

Aprender dentro de la educación formal es diferente que el éxito del aprendizaje Casi cualquier otro lugar – es eficaz en el aprendizaje Casi universalmente protocolos para el desarrollo social que tiene conocimiento, ¿Quién tiene el poder, pero no tanto para el aprendizaje profundamente transformadora para cada estudiante? Lo tiene la sociedad no la universidad ni la educación formal sometida al sistema.

Por supuesto que hay éxitos educativos impresionantes en cada salón de clases, dentro de la educacion formal…, el objetivo de la clase estructurada presenta desigualdades y es un obstáculo para los grandes maestros…, excelentes estudiantes y gran aprendizaje debe luchar en contra.

El nuevo conocimiento que es desarrollado por las personas surge de una multiplicidad de contextos: ya sea, en discusiones muy informales; ya sea, navegando por diferentes espacios de conocimiento (dentro de una organización, en particular, y más allá). Todo ello implica actividades de búsqueda y de recuperación de información ingentes; que, a menudo, se plasman en la recopilación de materiales que influyen en los procesos creativos de la generación de ideas.

Indica que con la excusa del “paro”, de la crisis económica, se alarga la escolarización obligatoria consiguiéndose el efecto contrario del deseado, tenerles allí para que por lo menos no salgan a la calle, cuando realmente lo que los aprendices quieren es estar en la calle, en otros escenarios para desarrollarse de manera personalizada y los muros de las aulas se lo impiden.

En la Sociedad Informacional la dualización educativa se entiende en términos meritonianos: quien ha pasado más tiempo en las aulas (o siguiendo un cursos de formación) tiene más oportunidades que aquellas personas que no han podido seguir una trayectoria académica. Esto es lo que Robert K. Merton denomina `efecto Mateo´” (Díez Palomar y Tortajada, 1999)

Hoy por hoy la sociedad, la nuestra, se caracterizada por el uso generalizado de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en todas las actividades humanas y por una fuerte tendencia a la mundialización económica y cultural .

El impacto que conlleva el nuevo marco globalizado del mundo actual y sus omnipresentes, imprescindibles y poderosas herramientas TIC, está induciendo una profunda revolución en todos los ámbitos sociales que afecta también, y muy especialmente, al mundo educativo. Estamos ante una nueva cultura que supone nuevas formas de ver y entender el mundo que nos rodea, que ofrece nuevos sistemas de comunicación interpersonal de alcance universal e informa de “todo”, que proporciona medios para viajar con rapidez a cualquier lugar e instrumentos tecnificados para realizar nuestros trabajos, y que presenta nuevos valores y normas de comportamiento. Obviamente todo ello tiene una fuerte repercusión en el ámbito educativo.

Según Juandom en cualquier aula es imposible trabajar, enseñar, aprender….con muchos alumnos, bueno si, si se hace de manera uniformizadora y con las reglas del curriculum y del sistema, a todas luces segregador e injusto, tanto para los alumnos como para los profesores.

Lo que ya sabemos que es una revolución, quizás más silenciosa que otras, pero de una trascendencia mucho mayor por que lo que cambiara no es un sistema, sino lo sistémico que hace siglos que está instaurado en nuestra sociedad: nuestra cultura y costumbres.

En el diseño de estos nuevos ambientes o entornos virtuales lo fundamental no es la disponibilidad tecnológica, también debe atenderse a las características de los otros elementos del proceso instructivo y en especial al usuario del aprendizaje. No son los mismos usuarios (no presentan las mismas necesidades de aprendizaje, las mismas motivaciones, la misma independencia, situaciones laborales y profesionales, las mismas condiciones y disponibilidades, etc.), o no pretenden los mismos aprendizajes, los que aprenden desde el hogar, que los que lo hacen desde el puesto de trabajo o en un centro educativo convencional.

Mason y Kaye (1990), por su parte, señalaban que la aplicación de la comunicación mediada por ordenador estaba haciendo cambiar la naturaleza y estructura de las instituciones coetáneas de educación a distancia de diferentes formas, e indicaban tres implicaciones de dicho uso:

• La desaparición de las distinciones conceptuales entre la educación a distancia y la educación presencial.

• El cambio de los roles tradicionales del profesorado, tutores adjuntos y staff administrativo y de apoyo.

• Proporcionar una oportunidad, que nunca existió antes, de crear una red de estudiantes, un ‘espacio’ para el pensamiento colectivo y acceso a los pares para la socialización y el intercambio ocasional.

TE PUEDE INTERESAR :



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tipo de enfoques didácticos

Consejo Ministros aprobó el proyecto nueva ley de educación (LOMLOE)

Elementos que componen una unidad didáctica