Cambiar el aprendizaje


En un artículo de El País , Ezequiel Moltó, indica que La nueva docencia tropieza con la elevada ratio y el desinterés.

Según él, El profesor ya no es el único que evalúa, el alumno se prepara temas para explicar en clase y el trabajo se fragua en equipos.


"La revolución y el cambio metodológico que supuso la LOGSE para los institutos llega ahora a las universidades", opina Salvador Grau, profesor en la Facultad de Ciencias de la Educación de Alicante donde imparte una asignatura sobre organización de centros escolares.


En los últimos tres años ha cambiado de metodología: "la evaluación es formativa, los alumnos se evalúan entre ellos, puntúan al profesor, algunos temas los exponen los alumnos y trabajan en equipo", agrega el también director del Instituto de Ciencias de la Educación (ICE). Este proceso de cambio se ha visto impulsado y precipitado por el nuevo escenario que abre el Espacio Europeo de Educación Superior. Pero no está exento de dificultades y problemas. Anna Esteve, profesora de Llengua Catalana en Humanidades, participa en una de las 72 redes docentes constituidas este año. En esta red participan profesores de geografía, historia, derecho o de diversas filologías. "El mayor problema es la diversidad del perfil del alumno, y el elevado número de profesores asociados". En Humanidades, por ejemplo, los alumnos presentan un perfil muy dispar, hay gente mayor que estudia como segunda carrera, otros interesados por el arte, la historia o la literatura.


El cambio avanza, aunque lentamente, porque las estructuras de la universidad se resisten. Mientras tanto las redes docentes siguen trabajando en la actualización, mejora de los materiales docentes, una mayor participación del alumno y un cambio radical en la metodología, aunque tropiecen con la elevada ratio de alumnos por aula y el desinterés y falta de motivación de parte del profesorado.