sábado, noviembre 30, 2013

Compartiendo actividades de aprendizaje, innovación y competitividad

El Congreso CINAIC 2013 (Congreso Internacional sobre Aprendizaje, Innovación y Competitividad), tuvo lugar entre el 6 y el 8 de noviembre en la Fundación Gómez Pardo. Entre actividades comunes y otras 22 paralelas (dos espacios recogían intervenciones simultáneas) acogió un total de 2 conferencias, 3 talleres, 2 actividades 2P y 129 presentaciones (65% fue la tasa de aceptación).
Las actividades 2P trataban de dar más protagonismo a la P de Participantes que a la P de Ponentes. Estos, por su parte, disponían de 6 minutos y 40 segundos para sus intervenciones. Lo que convertía cada sesión (por lo general con 6 ponentes) en 40 minutos de exposición y 20 de discusión. Algo similar alPechaKucha.
Ambos formatos eran intentos de conseguir una mayor participación y relación entre todos los asistentes. Con el mismo objetivo, las tarjetas identificativas de cada persona incluían en círculos de colores las áreas en las que eran expertas y aquellas en las que estaban más interesados, de tal manera que facilitaran la comunicación.
Todo este entramado para tratar de educación, especialmente -aunque no en exclusividad- de la superior (es en la que se forman los formadores) y todos los contenidos ligados a ella, como competencias, TIC (omnipresentes), e-learning, éxito y abandono, experiencia, plataformas de aprendizaje, MOOC, innovación educativa, metodología, entornos de aprendizaje, estrategias de aprendizaje, juego, dispositivos móviles, tutorías, aprendizaje basado en problemas, encuesta CHAEA, trabajo en equipo, colaboración, evaluación, etc. Seguramente con el interés de ver en qué momento la aplicación de las posibilidades nuevas que proporcionan los desarrollos tecnológicos no se limitan a mejorar lo "viejo" sino a generar un nuevo aprendizaje, como en alguna discusión planteara Faraón Llorens (muy conocido por nosotros, dado que era el Vicerrector que coordinaba la colaboración entre CRUE-TIC y REBIUN, que diera lugar a CI2).
Manifestaron la intención de crear un MOOC en el que se incluyeran todas las grabaciones realizadas, así como los materiales. Lo enlazaremos cuando esté disponible.
Participar, aunque sea sólo como mero espectador, en eventos de este tipo nos permite identificar las preocupaciones de los profesores, sus necesidades, sus puntos fuertes, sus debilidades, los aspectos en los que podemos colaborar o de los que debemos aprender, a los que hemos de adaptarnos... Un ejemplo con otra vertiente: su preocupación de que no se valora la docencia del mismo modo que la investigación (¿y cómo se disocia la investigación en docencia?) con referencia constante al JCR (y su factor de impacto).
Intentaremos hacer un resumen de lo que nos quisieron decir:
Fuente : Universidad Complutense de Madrid

lunes, noviembre 25, 2013

Creatividad versus currículo

J. Alonso en un artículo del diario El Mundo incluye aportaciones de especialista en educación donde el nexo común es la defensa de la creatividad en las aulas frente a la rigidez del currículo.

 ¿ Se plante la siguiente pregunta... ¿Debe estar el alumno en el centro del proceso educativo o, por el contrario, deben ocupar los contenidos este espacio prioritario? El científico Pedro Miguel Etxenike no tiene la más mínima duda. Como tampoco la profesora titular del Departamento de Filología Española de la Universidad de Oviedo, Isabel Iglesias. Y más de lo mismo pasa con el doctor en Psicología y profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona Antoni Castelló.
Todos ellos, en sus ámbitos diferentes, tienen un denominador común. Son firmes defensores del desarrollo de la creatividad en el aula y anteponen el alumno a los contenidos, tal y como han dejado constancia durante las IV Jornadas sobre Atención Escolar a Niños de Altas Capacidades, que esta semana han reunido a expertos en San Sebastián bajo la tutela de la asociación guipuzcoana Alcagi y que este año se han centrado en la creatividad.
El riesgo de que se mate la capacidad de los alumnos está ahí. Iglesias, quien está especializada en las estrategias para el desarrollo de la creatividad en el ámbito lingüístico, lamenta en una entrevista con este periódico la "rigidez" del currículo, que "inhibe, ralentiza o incluso impide" la creatividad. Esto implica que, en muchas ocasiones, los profesores se vean atrapados en "una especie de camisa de fuerza" que se traduce en "un divorcio entre lo que hacen y lo que querrían hacer", lo que repercute en el estudiante, que no saca sus habilidades creativas.
Es consciente de que "a veces el peso del currículo que viene impuesto ejerce una presión" en el profesorado, pero esto no oculta que «el problema a la hora de trabajar en la creatividad en distintos ámbitos es que dependes del docente, que es en última instancia el que puede ser innovador» en las aulas.
Por ello, recomienda a quienes se sienten "agobiados por la influencia del currículo" a que utilicen 50 minutos para el desarrollo de los contenidos y metodologías y otros diez para lo que "les gustaría hacer". Aunque es defensora de que se debe utilizar la hora completa para estimular la creatividad de los alumnos, considera que al menos 600 segundos "dan para bastante".
Habituada a impartir numerosos cursos de doctorado y seminarios de formación del profesorado, desarrolla un modelo que denomina CEM por las iniciales de creatividad, emociones y motivaciones, que "constituyen los tres pilares básicos sobre los que se puede sustentar el desarrollo de las habilidades lingüísticas para crear y recrearse»" en la palabra.
Su modelo es fruto de "muchos años de experiencia" en los diferentes niveles, tanto en las escuelas como en Bachiller y la Universidad, y se basa en adecuar cada estrategia "al nivel de competencia del estudiante".
Aunque las vías para desarrollar la creatividad son múltiples, antepone el quinteto conformado por el humor, el juego, la escritura creativa, las analogías y las preguntas provocativas. El humor como elemento para "fomentar la risa y superar el miedo al ridículo", el juego como vehículo para "presentar el trabajo como algo instructivo a partir de ideas, elementos y conceptos", las analogías como instrumento para «crear símiles, alegorías y metáforas» o la escritura creativa como instrumento para «enseñar la habilidad de generar y comunicar ideas".
Iglesias percibe cómo los profesores ven que este modelo "funciona", que es "absolutamente agradecido" y que "no es difícil" de aplicar.
Se comprende que es necesario "motivar y generar ese gusto por la materia", pero aún falta mucha pedagogía. En los últimos años se ha "investigado bastante" en las estrategias para desarrollar la creatividad, pero "fallamos en llevarlo al aula". Por ello, reclama a las instituciones y comisiones académicas que "vean el potencial que tiene la creatividad en ámbitos absolutamente trasversales" y "se aplique y se deje aplicar".
Etxenike comparte este planteamiento. Se trata de "motivar como fuente de aprendizaje" y "educar en la creatividad". Para el Premio Príncipe de Asturias de Investigación, la "clave" en la educación pasa por "motivar" la creatividad o, cuando menos, "no limitarla, ni entorpecerla", por lo que rechaza "idolatrar contenidos y metodologías".
...,,
Para finalizar muchos profesores defendemos la creatividad en el aula estando muy enlazado con el desarrollo de la iniciativa emprendedora , no sólo para tomar decisiones en la creación de un proyecto empresarial sino para buscar la creatividad en la toma de decisiones en relación con el entorne en cada una de las materias que el alumno estudia.

domingo, noviembre 24, 2013

Tendencias educativas de éxito. Mesa Redonda

lunes, noviembre 18, 2013

Una reforma educativa imprescindible para generar empleo

España, con una tasa de más del 40 por ciento, es el país de la UE con un mayor desempleo juvenil. Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, afirmó hace unos días que las cifras de paro juvenil en algunos países de la Unión Europea eran un “escándalo” y animó a estos países, entre los que se encuentra España, a hacer reformas estructurales para desarrollar el crecimiento y el empleo.
España tiene una tasa superior al 40 por ciento de desempleo juvenil ante cuya realidad Barroso afirmó que “la única opción para Europa es acelerar las reformas estructurales e impulsar sectores con potencial como la energía, el transporte y las telecomunicaciones para generar crecimiento y empleo”. Coincido con el presidente de la Comisión Europea en el diagnóstico, pero echo en falta alguna cosa en el tratamiento. El empleo es consecuencia de un desarrollo económico y este es fruto de factores estructurales entre los que se encuentran las telecomunicaciones, la energía o el transporte. Pero olvida Durao Barroso que el capital más importante que genera la economía, y por ende el empleo, es la cultura de un país y que esta se adquiere gracias a la educación. Por ello, debiera exigirnos también un cambio fundamental en la educación española. 
Si comparamos la estructura de población en Alemania y en España, veremos que la primera tiene forma de peonza, esto es ensanchada en la parte media que es la formación profesional, mientras que la segunda tiene forma de reloj de arena, esto es, ensanchada en la parte inferior, entre los que no poseen titulación básica, y también en la parte superior, entre los universitarios. En los últimos 50 años nuestro sistema educativo ha cambiado un país, España, lleno de analfabetos en otro país lleno de universitarios. Pero resulta que aquellos tenían que emigrar porque no tenían estudios, y que éstos tienen que hacerlo porque les sobran. Aquel “¡Vente a Alemania Pepe!” de los años sesenta tiene hoy la misma actualidad que entonces, cuando comprobamos cómo nuestros titulados tienen que emigrar a ese país. Y no digo que nuestros profesionales estén mal formados, no; lo que digo es que nuestros jóvenes se han formado para una realidad que no existe. 
Y  por ello demando una reforma en profundidad del sistema educativo que tenga el desarrollo económico y la empleabilidad como objetivos fundamentales desde la educación primaria. Hace ya más de un siglo que el movimiento pedagógico denominado “Escuela Nueva” proponía la educación para la vida y metodologías basadas en proyectos o en la educación por la experiencia y no por la memoria. Paolo Freire, un pedagogo brasileño que enarbolaba la “educación liberadora”, enseñaba a los indígenas analfabetos a leer y escribir para comer, es decir, aprender para encontrar un medio de vida. En cambio, el sistema educativo español, sigue centrado en las asignaturas más que en la vida, en el estudio más que en el aprendizaje, en el conocimiento más que en las competencias consiguiendo que nuestros titulados sepan muchas cosas, pero carezcan de un sentido económico, comercial, o de mercado que los hace muchas veces inservibles para el mundo del trabajo. 
Propuestas para un cambio radical en la enseñanza existen muchas, por tanto, la cuestión es poner la actividad económica como objeto fundamental del currículo escolar y en torno a ella el resto de las asignaturas. Ahora bien, esto no quiere decir que perdamos de vista los valores de justicia, equidad o solidaridad. Lo uno no está reñido con lo otro, por más que haya voces que quieran enfrentar dinero y solidaridad, empresa y cuestión social. Si no hay actividad económica seguirá habiendo más paro aunque nos llegue mucho dinero de Europa. Pero, si hay actividad económica habrá empleo, y si hay beneficio económico éste podrá utilizarse según nuestros valores para financiar guerras o para ayudar a países en vías de desarrollo para que sepan transformar sus recursos económicos y no dependan de nuestras ayudas. 
Ahí tenemos el ejemplo de países latinos emergentes como Perú o Colombia que se están haciendo un hueco entre los países en desarrollo con un crecimiento del Producto Interior Bruto que hace que muchos de nuestros arquitectos, por ejemplo, encuentren en estos países la actividad económica que nosotros no hemos sabido ofrecerles. Un cambio estructural, por tanto, es necesario para desarrollar el empleo juvenil y esto pasa por centrar la educación y la formación en el desarrollo económico. De otro modo, pasados unos cuantos años el presidente de la Comisión Europea volverá a decirnos que esto es un “escándalo”. No lo permitamos pues está en nuestras manos una nueva educación que nos haga más ricos y también cultos y más solidarios
Carlos Hué. Psicólogo y Doctor en Ciencias de la Educación

sábado, noviembre 16, 2013

La creatividad se aprende . Es lo mismo que aprender a leer

En la Vanguardia se entrevista a Sir Ken Robinson, experto que preconiza un sistema educativo que enseñe a innovar. Muchos docentes estamos totalmente de acuerde y lo vemos como una necesidad importante en la metodología y a incluir en los currículos de las diferentes enseñanzas.

Ver entrevista:



Un día visitando un cole vi a una niña de seis años concentradísima  dibujando. Le pregunté: "¿Qué dibujas?". Y me contestó: "La cara de Dios". 

¡. ..! 
"Nadie sabe cómo es", observé. "Mejor - dijo ella sin dejar de dibujar-,ahora lo sabrán". 

Todo niño es un artista. 
Porque todo niño cree ciegamente en su propio talento. La razón es que no tienen ningún miedo a equivocarse... Hasta que el sistema les va enseñando poco a poco que el error existe y que deben avergonzarse de él. 

Los niños también se equivocan. 
Si compara el dibujo de esa niña con la Capilla Sixtina, desde luego que sí, pero si la deja dibujar a Dios a su manera, esa niña seguirá intentándolo. El único error en un colegio es penalizar el riesgo creativo. 

Los exámenes hacen exactamente eso.
 
No estoy en contra de los exámenes, pero sí de convertirlos en el centro del sistema educativo y a las notas en su única finalidad. La niña que dibujaba nos dio una lección: si no estás preparado para equivocarte, nunca acertarás, sólo copiarás. No serás original. 

¿Se puede medir la inteligencia? 
La pregunta no es cuánta inteligencia, sino qué clase de inteligencia tienes. La educación debería ayudarnos a todos a encontrar la nuestra y no limitarse a encauzarnos hacia el mismo tipo de talento. 

¿Cuál es ese tipo de talento? 
Nuestro sistema educativo fue concebido para satisfacer las necesidades de la industrialización: talento sólo para ser mano de obra disciplinada con preparación técnica jerarquizada en distintos grados y funcionarios para servir al Estado moderno. 

La mano de obra aún es necesaria. 
¡Pero la industrialización ya no existe! Estamos en otro modo de producción con otros requerimientos, otras jerarquías. Ya no necesitamos millones de obreros y técnicos con idénticas aptitudes, pero nuestro sistema los sigue formando. Así aumenta el paro. 

Pero se nos repite: ¡innovación! 
La piden los mismos que la penalizan en sus organizaciones, universidades y colegios. Hemos estigmatizado el riesgo y el error y, en cambio, incentivamos la pasividad, el conformismo y la repetición 

No hay nada más pasivo que una clase. 
¿Es usted profesor, verdad? Las clases son pasivas porque los incentivos para estar calladito y tomar apuntes que repetirá son mayores que los de arriesgarse a participar y tal vez meter la pata. Así que, tras 20 años de educación en cinco niveles que consisten en formarnos para unas fábricas y oficinas que ya no existen, nadie es innovador. 

¿Cuáles son las consecuencias? 
Que la mayoría de los ciudadanos malgastan su vida haciendo cosas que no les interesan realmente, pero que creen que deben hacer para ser productivos y aceptados. Sólo una pequeña minoría es feliz con su trabajo, y suelen ser quienes desafiaron la imposición de mediocridad del sistema. 

Tipos con suerte... 
Son quienes se negaron a asumir el gran error anticreativo: creer que sólo unos pocos superdotados tienen talento. 

"Sé humilde: acepta que no te tocó". 
¡Falso! ¡Todos somos superdotados en algo! Se trata de descubrir en qué. Esa debería ser la principal función de la educación. Hoy, en cambio, está enfocada a clonar estudiantes. Y debería hacer lo contrario: descubrir qué es único en cada uno de ellos. 

¿La creatividad no viene en los genes?
 
Es puro método. Se aprende a ser creativo como se aprende a leer. Se puede aprender creatividad incluso después de que el sistema nos la haya hecho desaprender. 

Por ejemplo... 
Soy de Liverpool y conozco el instituto donde recibieron clases de música mi amigo sir Paul McCartney y George Harrison... ¡Dios mío! ¡Ese profesor de música tenía en su clase al 50 por ciento de los Beatles! 

Y... 
Nada. Absolutamente nada. McCartney me ha explicado que el tipo les ponía un disco de música clásica y se iba a fumar al pasillo. 

A pesar del colegio, fueron genios. 
A Elvis Presley no lo admitieron en el club de canto de su cole porque "desafinaba". A mí, en cambio, un poliomielítico, me admitieron en el consejo del Royal Ballet... 

Ahí, sir, acertaron de pleno. 
Allí conocí a alguien que había sido un fracaso escolar de ocho años. Incapaz de estar sentada oyendo una explicación. 

¿Una niña hiperactiva? 
Aún no se había inventado eso, pero ya se habían inventado los psicólogos, así que la llevaron a uno. Y era bueno: habló con ella a solas cinco minutos; le dejó la radio puesta y fue a buscar a la madre a la sala de espera; juntos espiaron lo que hacía la niña sola en el despacho y... ¡estaba bailando! 

Pensando con los pies. 
Es lo que le dijo el psicólogo a la madre y así empezó una carrera que llevó a esa niña, Gillian Lynne, al Royal Ballet; a fundar su compañía y a crear la coreografía de Cats o El fantasma de la ópera con Lloyd Webber. 

Si hubiera hecho caso a sus notas, hoy sería una frustrada. 
Sería cualquier cosa, pero mediocre. La educación debe enfocarse a que encontremos nuestro elemento: la zona donde convergen nuestras capacidades y deseos con la realidad. Cuando la alcanzas, la música del universo resuena en ti, una sensación a la que todos estamos llamados.


sábado, noviembre 09, 2013

Examen al Sistema Educativo en España. Video

"¿De Tod@s para Tod@s?" es una serie de documentales realizados por la cooperativa de trabajo audiovisual Booooo y financiados mediante crowdfunding, que tratan de examinar la situación de los servicios públicos esenciales en España.

VER VIDEO (Duración 1 hora)


viernes, noviembre 08, 2013

La profesión docente


Uno de los temas que ha estado presente en los últimos meses, y seguramente con más puntualización en los siguientes, es el de la profesión docente. Profesor, maestro, docente, profesional de la educación, es diversa la forma de denominar a quien tiene como responsabilidad la planeación, desarrollo y evaluación de la enseñanza y aprendizaje en las instituciones educativa. La docencia se reconoce como un componente central de la actividad educativa y en función a ello, debe ser atendida en su desarrollo profesional con políticas estratégicas, pertinentes, plurales, diversas y que respondan a la particularidad de las necesidades y problemáticas en este campo. Un sistema educativo, con una organización clara e institucionalizada en el marco en que se desarrolle la carrera docente, con seguridad, tendrá condiciones para la obtención de mejores resultados de aprendizaje con los alumnos. Desafortunadamente, lo que se ha observado en los últimos sexenios es una condición contraria que ha llevado a una crisis a la profesión docente.
Las decisiones tomadas para el desarrollo profesional de los docentes no han sido las más adecuadas, a esto le sumamos que las políticas implementadas han sido de corta duración, no existe continuidad entre un periodo gubernamental y otro. Incluso las políticas anteriores se advierten como obstáculos. Esto ha llevado que la carrera docente se vea desarticulada de las necesidades y problemáticas educativas y que genere un desempeño muy por debajo de las expectativas que la sociedad tiene de la escuela y los maestros.
El mejoramiento de la docencia tiene que ver con la formación en el ámbito de las instituciones formadoras de docentes . Los planes y programas de estudio de la formación inicial y la pertinencia de los programas de superación y actualización profesional deben ser cuidadosamente revisados en función del profesional que requiere la docencia de hoy en día y la exigencia de formar a mejores ciudadanos. En el mismo sentido se ubica el reclutamiento de los docentes. Para la construcción de un sistema educativo de calidad, equitativo y eficiente, es necesario asumir el desafío de desarrollar procesos transparentes para el ingreso a la docencia.
Hoy en día, la aspiración social es contar con profesionales de la educación en la docencia que posea una visión social y que tenga la certeza de que la educación es un soporte y esperanza para la construcción de una mejor sociedad. Un profesional que recupere la confianza de la sociedad, con el reconocimiento a su labor y que revalore el status en que tiene a la profesión docente. Es decir, el nivel profesional es un reconocimiento externo de la sociedad a la calidad en la atención de ciertas necesidades sociales, sociedad que otorga premios cuando reconoce la capacidad profesional, ejercida con autonomía.
La profesión docente entonces, deberá tener como uno de sus objetivos, lograr la aceptación social de su calidad, conocimiento y autonomía y traducir esa aceptación en normas, estatutos, legislaciones que salvaguardan el ejercicio de la profesión ./milenio.com