jueves, septiembre 06, 2012

La crisis devuelve a las aulas al alumnado de 18 a 24 años


España es el segundo país de la Unión Europea que más ha conseguido reducir en los últimos años el porcentaje de jóvenes de 18 a 24 años que abandonan el sistema educativo sin completar sus estudios de segundo ciclo de Secundaria, pasando del 28,4% en 2010 al 26% en 2011, según el avance de resultados educativos del Instituto Nacional de Empleo (INE) que el Ministerio de Educación dará a conocer en breve. Pero por comunidades autónomas donde más se nota la recuperación de estudiantes es en todo el arco mediterráneo: desde Cataluña (con un avance de 3 puntos, que ha logrado reducir el abandono del 29% al 26%) hasta Murcia (que rebaja el abandono del 35,5% al 30,7% en 2011) y Andalucía, que avanza 2,2 puntos al reducir la tasa al 32,5% en 2011.
Con todo, la comunidad que experimenta un resultado más significativo es Baleares que ha revertido la tendencia al abandono escolar para dedicarse a la hostelería y construcción que ha arrastro durante año y ha recuperado entre 2010 y 2011 ha recuperado a un 6,7% de alumnos que antes abandonaban el sistema educativo, pasando de una tasa de abandono del 36,7%al 30,7% en 2011.

“La reducción del abandono escolar temprano viene motivado, en general en toda España, pero en especial en el arco mediterráneo, por la crisis de la economía del ladrillo y del mercado laboral, que hace que los jóvenes que abandonaron los estudios a edad temprana vuelvan a reengancharse a los estudios”, reflexiona Vicente Díaz, inspector de carrera de la Consejería de Educación de la Generalitat Valenciana y profesor asociado de la Universidad de Alicante.
En la Comunidad Valenciana, explica Díaz, el efecto llamada se reproduce tras una década de pérdida sostenida de alumnos, en la que cada curso se perdían unos 16.000 estudiantes que abandonaban la ESO sin el título para dedicarse a la construcción y la hostelería. La Comunidad Valenciana avanza, según las estadísticas del INE, 1,8 puntos respecto al abandono escolar que hubo en 2010 pasando de una tasa de 29,2% al 27,4% en 2011.
El pinchazo del ladrillo en la Comunidad Valenciana ha precipitado, pues, la vuelta a la FP de muchos de esos alumnos a los estudios. Los datos de inicio de curso presentados hoy por la consejera de Educación, Formación y Empleo, María José Catalá, confirman esta hipótesis, ya que “el curso 2012-2013 es el cuarto curso en el que la matrícula de la FP crece de forma sostenida”.
“En cinco años 23.539 alumnos más se han matriculado en alguno de los ciclos formativos que se oferta en la Comunidad Valenciana, que imparte prácticamente el 90% de familias del Catálogo Nacional”, explica la consejera.
Para Díaz, el actual “sistema de pasarelas”, que ofrece la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006, “posibilita el efecto retorno de los alumnos que habían abandonado y vuelven a la FP y también la recuperación de los que se salieron de la ESO para ir a un Programa de Cualificación Profesional Inicial (PCPI), ya que con un curso se les permite pasar a un Ciclo Formativo de Grado Medio”.
Esta reflexión introduce un elemento más al debate de la propuesta de reforma educativa propuesta por el ministro de Educación, Ignacio Wert, que recupera las reválidas al final de cada etapa. Pero si el alumno no las supera, no obtiene el título y debe examinarse por libre para volver a la ESO, la FP o el Bachillerato.
Este aspecto ha levantado polémica entre padres, alumnos y especialistas que ven en la nueva ley educativa “una carrera de obstáculos” para los estudiantes que entran y salen del sistema, máxime en un momento de elevado desempleo y de mucha dificultad para encontrar trabajos que exijan poca cualificación. /Fuente: El País