lunes, octubre 31, 2011

Los profesores y el idioma inglés


El primer reto de la enseñanza de lenguas extranjeras en Catalunya está ya casi superado: los profesores dan la clase de inglés en inglés. Esto que parece una obviedad no siempre se ha seguido, y de hecho quedan algunos docentes, pocos, que echan mano del catalán o el castellano con excesiva frecuencia. Con este objetivo a punto de cumplirse, llega el segundo reto: aumentar la presencia del inglés en la escuela, enseñando otras materias –educación física, ciencias sociales, dibujo...– en esta lengua. Esta práctica coge fuerza en toda Europa y en Catalunya la defiende toda la comunidad educativa, pero para generalizarla se necesitan más profesores con un nivel de inglés suficiente.
El dominio del inglés en Catalunya, en España en general, es bajo en comparación con otros países europeos. Y la escuela intenta resolver esta carencia. Hace diez, quince años, costaba encontrar profesores de inglés con una formación adecuada. "Daban clases personas que no estaban suficientemente capacitadas", admite Joan Gumbert, subdirector general de Innovación, formación y orientación del Departament d'Ensenyament. "Esto ahora ya no ocurre, contamos con profesores de inglés suficientes porque tanto en primaria como en secundaria los docentes tienen una formación especializada en lengua extranjera", señala Gumbert. Sin embargo, las pruebas de evaluación de sexto indican que más del 30% de los alumnos de primaria pasa a la ESO sin el nivel de inglés mínimo, lo que tampoco es raro si se tiene en cuenta que entre un 20% y un 25% tampoco alcanza el mínimo en castellano y catalán. En selectividad, en cambio, los estudiantes siempre obtienen buenas notas en la prueba de lengua extranjera, con un notable de media.


Con todo, los especialistas consideran que la formación inicial de los maestros especialistas de inglés quedaba resuelta hasta la fecha. La asignatura pendiente es el resto de docentes, los que imparten otras materias. Enseñar otros contenidos en esta lengua mejoraría tanto la cantidad como la intensidad del inglés en el aula y ayudaría a impulsar el dominio de inglés de los alumnos, según Escobar. "La presencia del inglés en la calle y en los medios de comunicación es baja, por eso el número de horas totales de lengua extranjera en primaria es insuficiente, sobre todo si el profesor no habla en inglés", explica Cristina Escobar, especialista en Didáctica de la lengua de la UAB. Pero el currículo escolar ya va muy cargado, hay muchas materias, y existe poco margen para aumentar las horas de inglés. Por eso esta especialista propone hacer otras asignaturas en inglés y acercarse en la medida de lo posible a la clase en inglés diaria –ahora los alumnos reciben entre 2 y 3 horas semanales en función del curso–. Ensenyament no tiene un registro del total de maestros no especialistas en inglés que son capaces de dar clase en esta lengua. Según explica Gumbert, se está recopilando esta información para hacer balance del plan de impulso del inglés, que se inició oficialmente hace cuatro años. Sólo el año 2010 Ensenyament destinó 2,5 millones de euros al aprendizaje de este idioma. Los docentes disponen de forma gratuita de cursos en el extranjero, colonias de inglés en Catalunya, formación específica sobre cómo utilizar el inglés en el aula... El Departament ha inscrito además a 2.800 maestros en las Escoles Oficials de Idiomes este año, casi todos están ya en cuarto o quinto curso, y en los últimos cuatro años han conseguido el nivel B2 –el mínimo para dar clases en inglés– 545 docentes, más de la mitad en el último curso. Eso sin contar los que se han formado por su cuenta. De momento, 300 centros públicos en Catalunya (el 13% del total) dan otras materias en inglés, han introducido esta lengua en la etapa infantil (3 a 6 años) o dan más peso a la parte oral. Forman parte de un programa experimental mediante el cual Ensenyament les dota de más recursos para enseñar lengua extranjera si los centros se comprometen a impulsarla durante 3 años. Pero todo esto es voluntario. Que este programa se extienda depende en buena parte de los centros, que deberán decidir si ponen en práctica la formación que reciben ahora cientos de docentes no especialistas para enseñar otras materias en inglés. "No podemos obligarlos porque forma parte de la autonomía de centro", indica Gumbert.
Ensenyament se centra en los profesores que ya están dentro del sistema, pero los docentes ya tendrían que salir de la facultad con un dominio del inglés adecuado, señala Celia Romea, directora del departamento de Didáctica de la lengua de la UB. Se ha hablado en muchas ocasiones de exigir un nivel mínimo para entrar en Magisterio, o al acabar la carrera, pero al final no se ha hecho nada. Al contrario, señala el decano de la Facultad de Formación del profesorado de la UB, Albert Batalla: "Las dificultades para formar en inglés a los maestros son innegables". Con los nuevos planes de estudio de Bolonia, desaparecen las especialidades dentro de magisterio. Todos los maestros son generalistas y apenas cursan 30 créditos de inglés en cuatro años. "Esto puede perjudicar los avances hechos en las escuelas", dice Batalla. La situación preocupa mucho a Ensenyament y a las universidades, que buscan una solución conjunta. Romea explica que se prevé introducir clases en inglés en el grado de Educación primaria, pero aún no se ha concretado. En Catalunya miran con interés la experiencia de la Universidad de Granada, que ofrece un grado de magisterio bilingüe. Setenta estudiantes de educación primaria recibirán el 60% de las clases en inglés, con lo que se espera que adquieran el nivel C1 al acabar el grado. Podrán dar las clases en inglés que quieran sin problemas. Vía: La Vanguardia

miércoles, octubre 19, 2011

Mapa de la Oferta de la Formación Profesional en España

Presentado por el Ministro de Educación , Angel Gabilondo, en la Conferencia Sectorial de Educación celebrada en Madrid el 17 de octubre de 2011.


domingo, octubre 16, 2011

¡Dame ese móvil ¡

Cuantas veces en las aulas se ha escuchado esta expresión ¡ Dame ese móvil ¡. El profesor siguiendo las indicaciones de la mayoría de los Reglamentos sobre disciplina de los Centros actúa siguiendo unas pautas de comportamiento adecuado por parte de los alumnos dentro del aula. Pero, no todos los expertos educativos piensan igual.


Contrariamente a lo que opina la mayor parte de los educadores, y a lo que se hace en la casi totalidad de los colegios, donde el uso del móvil está prohibido durante las clases, algunos expertos educativos creen que hay que permitirlo. Consideran  que hay que incorporar al aula las tecnologías que utilizan los alumnos. Y sacarles partido, en lugar de temerles.


Así de contundente, y de revolucionaria, es Lisa Nielsen. La experta estadounidense en educación, autora del blog The Innovative Educator y de paso por Madrid para participar del Global Education Forum 2011 organizado por la Fundación SEK y la Universidad Camilo José Cela, nada contra la corriente cuando se habla de enseñanza y aprendizaje.

La mayor parte de los centros educativos ha optado por prohibir el uso del móvil durante las clases. Los teléfonos se persiguen y se confiscan, y los demás “cacharros” que suelen llevar encima los adolescentes durante el resto del día se quedan fuera del aula o apagados en las mochilas. 

“Nuestras aulas son del pasado. Y los estudiantes viven en el futuro. Ellos están rodeados de tecnología y dispositivos electrónicos en su vida…hasta que entran al colegio. Esto no puede seguir pasando”, sostiene Nielsen. 

A su juicio, “una escuela que prohíbe y confisca se parece a una prisión” y con estas prácticas “estamos limitando su productividad y creatividad, y sobre todo provocándoles mucha frustración”. “Hay que confrontar los miedos y disipar los mitos”, dice. 

Cómo hacerlo 

Para tranquilidad de los profesores, Nielsen aclara que no se trata de dejar entrar los móviles, las tabletas y otros aparatos así, sin más. Hay métodos para regular su uso, ponerlo al servicio del aprendizaje y sacarle partido

La experta, que reconoce no creer en los libros de texto (“contienen información que inmediatamente resulta limitada y obsoleta”, afirma), recomienda que alumnos y profesores pongan el tema en común y busquen soluciones creativas por consenso, que contribuyan a la motivación de los estudiantes. 

“Los alumnos pueden poner ellos mismos las reglas, decidir cómo se van a usar los dispositivos y qué consecuencias para ellos tendrán estas normas. No es un caos como dicen muchos docentes. Mi experiencia dice que se pueden integrar”, señala. 

Nielsen acaba de publicar un libro, Teaching Generation Text, en el que justamente desarrolla estos consejos sobre cómo convertir los teléfonos en oportunidades educativas en lugar de en fuentes de distracción y desorden. 

Entre otras funciones y estrategias, la autora indica que se pueden utilizar como recordatorios de tareas y exámenes, para tomar notas y enviar respuestas breves, para consultas rápidas e instantáneas de información o para realizar encuestas y vídeos. 

Para Nielsen, no se trata solo de móviles sí o móviles no, sino de unificar mundos o las “vidas paralelas” que parecen llevar los estudiantes. “El gran problema de la educación es que la escuela está muy desconectada de la vida real”, afirma Nielsen. 

La experta va más allá al asegurar que “la vida escolar no les está dando a los jóvenes las herramientas y los recursos que necesitan para triunfar en la vida real y eso debe cambiar”.

“No podemos seguir enfocados en exámenes y memorización, hay que trabajar por objetivos y por proyectos”, aconseja. “Tenemos que replantearnos completamente la educación”, reclama, al tiempo que recuerda que “el mundo ha cambiado y no podemos seguir aplicando los mismos métodos de enseñanza”. /Vía: lainformacion.com

sábado, octubre 15, 2011

Google apps para educación


Google Apps edición educación ofrece un conjunto gratuito de herramientas personalizables, y sin publicidad, que permiten a los profesores, al personal administrativo y a los estudiantes trabajar conjuntamente y mejorar el proceso de aprendizaje.



La mejor manera de gestionar el potencial colaborativo de las herramientas de Google es a través de Google Apps para Educación. Su uso está indicado si tienes un dominio propio en tu centro (no valdrían los institucionales) y vas a utilizarlo con una cantidad importante de alumnos. Piensa que es útil, además, porque puedes usarlo de un año para otro.

Google Apps para Educación ofrece los siguientes servicios de forma GRATUITA:

  • Gmail: el correo de Google, con una capacidad de 7 Gb por cada cuenta, no está nada mal, ¿verdad?
  • Google Talk, el programa para poder chatear de forma privada, hacer llamadas o enviar archivos.
  • Google Calendar, para configurar y compartir calendarios entre los miembros de tu red y otros externos. Ampliamente configurable con dispositivos externos, es el mejor, sin duda.
  • Google Docs, Posibilidad de administrar  documentos de texto, hojas de cálculo, dibujos o formularios.
  • Google Sites, que te permite crear páginas web y compartirlas con otros usuarios.
Además, tendrás opciones para administrar tu cuenta, configurar tu dominio, ayuda y asistencia y el API para integrar otros programas .

Las herramientas avanzadas de colaboración y comunicación de Google Apps permiten que tus alumnos adquieran los conocimientos necesarios para triunfar, tanto dentro como fuera del aula. Todo ello, sin tareas de mantenimiento de hardware, instalaciones de software, publicidad ni costes para los centros educativos.

  • Comunicación integrada



    Más de 7 GB de almacenamiento de correo electrónico para que no tengas que preocuparte de si la bandeja de entrada está llena.
    La integración de Google Calendar permite administrar la agenda y reservar recursos, como laboratorios o carritos para equipos portátiles.
    Las aplicaciones basadas en web son accesibles desde cualquier equipo, lo que permite a los alumnos trabajar fuera del aula.

  • "En cualquier momento y lugar"



    Trabaja conjuntamente con otros usuarios en el mismo documento y al mismo tiempo desde distintas ubicaciones. Nadie queda excluido.
    Los controles de uso compartido y privacidad incluyen seguridad de los dominios para proteger la información de los estudiantes.
    Crea sitios web de clases o proyectos sin necesidad de usar código HTML para que todos los estudiantes puedan realizar sus aportaciones y aprender.

  • Seguridad y proteccióncon la tecnología de Postini

    Crea filtros de correo electrónico para controlar los mensajes que se envían a las cuentas de los estudiantes o del personal administrativo.
    Políticas personalizadas de correo electrónico para grupos diferentes, como los profesores, el personal administrativo y los estudiantes.

    Más información ...VER (educacontic.es)



Google docs en Educación


Google Docs es un programa gratuito que sirve para crear documentos en diferentes formatos y poderlos compartir con un grupo de aprendizaje online. Por tanto, es un recurso idóneo para crear un espacio virtual de trabajo para un grupo/clase de alumnos/as. El programa incluye:
  • Procesador de textos.
  • Hoja de cálculo.
  • Gestor de Presentaciones.
  • Editor de Formularios.
  • Formularios.
  • Diseñador gráfico.
Las aplicaciones de este programa permiten crear desde Google Docs, el ordenador personal o el correo electrónico:


  • Documentos de texto con imágenes.
  • Presentaciones mediante diapositivas y con capacidad para incorporar texto, imágenes y vídeos.
  • Hojas de cálculo.
  • Formularios.

Los archivos se almacenan en los servidores de Google lo que permite acceso a los mismos desde cualquier computadora conectada a Internet.

El aula virtual

Google Docs es una herramienta adecuada para la educación porque permite la colaboración de un grupo de trabajo que comparte archivos de forma simultánea. Es decir, los materiales didácticos propuestos por el docente son compartidos con todos los alumnos y las tareas que realiza el alumnado pueden ser controladas en todo momento por el docente y por el resto de miembros del grupo de trabajo. Es decir se puede crear un aula virtual. La condición previa a este proceso es crear una cuenta gmail para cada uno de los miembros que formarán la comunidad educativa.

Actividades que se pueden realizar con Google Docs

Las actividades que permite realizar este programa son múltiples, dependen del criterio de cada docente y, claro está, de la materia que se imparte. A continuación se enumeran algunas actividades a modo de ejemplo:
  • La utilización del editor de textos permite la creación de una comunidad de escritores. A partir de los temas y documentos presentados por el profesor/a, el alumnado escribe ensayos y comentarios críticos que son compartidos entre todos. La promoción de un texto individual a todo el grupo de trabajo y la posibilidad de ser comentado por otros alumnos (evaluación entre iguales) supone una motivación extra para el escritor.
  • El gestor de presentaciones es un medio adecuado para que el docente introduzca un tema concreto (evaluación inicial) o para desarrollar una secuencia didáctica. También, en este contexto, el alumnado tiene una herramienta idónea para presentar sus trabajos de investigación al resto de la clase.
  • La Hoja de Cálculo se puede usar para calificar y compartir los resultados con el alumnado y sus familias de forma continua. Ello permite el autocontrol por parte del alumno y la supervisión familiar. Otra aplicación posible es la creación de un calendario escolar.
  • Los formularios facilitan la manufactura de test de contenidos didácticos, del funcionamiento del curso o de opinión para las familias.
En todo caso, la aplicación de Google Docs en la educación da respuesta a las exigencias de las nuevas tendencias educativas ya que se usan las nuevas tecnologías, se trabajan las competencias, permite aplicar diferentes tipos de evaluación y se fomenta la colaboración con una perspectiva constructivista.

Vía: http://pablofresnedagaspar.suite101.net



Uso Red Edmodo en educación

Crea tu red: Edmodo
View more presentations from Juan José de Haro

Acceso al taller virtual (JJ de Haro). VER

viernes, octubre 14, 2011

Modelos didácticos para uso de libros de texto digitales

Aplicar TIC en la enseñanza de las ciencias sociales aumenta los resultados académicos de los alumnos


La aplicación de las () en la enseñanza de las  consigue mejorar el interés y rendimiento académico del alumnado, según concluye un estudio realizado en la  de Alicante. Para conseguir el objetivo anterior, los profesores manifiestan la necesidad de un cambio metodológico, cambio que debe basarse en la formación en  de los propios docentes. Además, denuncian la falta de equipos adecuados y necesidad de apoyo técnico en los centros.
Las afirmaciones anteriores se concluyen en “Impacto en las concepciones del profesorado de  sobre las : competencias, enseñanza y aprendizaje”, tesis doctoral que recopila el estudio llevado a cabo por la doctoranda María Carmen Soriano López y que tiene como objetivo conocer la percepción del profesorado de  sobre la utilización de las , para mejorar el proceso de enseñanza y aprendizaje de las  y medir el impacto que causa la formación en  sobre sus concepciones.
La investigación parte de la realización de una serie de cuestionarios dirigidos a una muestra formada por sesenta profesores de los departamentos de  de IES de la zona de la Vega Baja del Segura (Alicante). El grupo respondió a un primer cuestionario de diagnóstico de la situación en el que se les consultaba por cuestiones generales de . A continuación, se les pasó una segunda encuesta específica de , donde se les preguntaba cómo aprendían los alumnos, qué entendían por evaluación, qué métodos utilizaban en el aula, qué pensaban sobre las  en el aula. Esta consulta derivó en que los docentes recibieron formación específica en el curso de Didáctica de las  utilizando las , que se prolongó durante tres meses. Al término del curso, y una vez estaban ya trabajando con sus alumnos en el aula, se les pasó el tercer cuestionario sobre uso y aplicación de  en el aula de  para saber si los docentes habían cambiado de opinión y pedirles que valoraran la utilidad de las  en el aula de .
El informe final descubre que el profesorado no aplicaba en el aula las , ya que el modelo de enseñanza utilizado era de carácter transmisivo. Las conclusiones del último cuestionario muestran cómo los profesores valoran que la enseñanza y el aprendizaje mejoran en el aula con la aplicación de las . Formación, experiencia y actitud son tres factores estrechamente relacionados que van a influir decisivamente en la incorporación de las  en el proceso de enseñanza. Estos docentes usuarios de nuevas tecnologías de la comunicación reivindican que el proceso formativo no acabe y manifiestan su deseo de seguir formándose para sentirse más seguros.
Los resultados apuntan que con la aplicación de las  los alumnos mantienen mejor la atención, mejora el interés e implicación en el aprendizaje, contribuyen a un mayor aprendizaje de contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales. Además, las permiten la retroalimentación inmediata e incrementan la comunicación entre el profesor y el alumno. Destaca, asimismo, cómo las producen un cambio del rol del profesor como pieza clave en el proceso de enseñanza-aprendizaje, adoptando papel de coordinador.
La investigadora apuesta por una formación del profesorado que incluya mecanismos de evaluación, control y transferencia al aula del conocimiento adquirido durante la formación. La formación del profesorado ha de orientarse hacia las nuevas demandas formativas, debiendo conocer el medio y los recursos tecnológicos para poder entender la forma de utilizarlos en su acción educativa.
La tesis doctoral defendida y aprobada el pasado viernes 7 de octubre de 2011 ha sido dirigida por la doctora María Isabel Vera Muñoz, perteneciente al área de Didáctica de las  en el Departamento de Didáctica General y Didácticas Específicas de la Facultad de Educación de la .
Imagen: Gráfico que muestra la opinión sobre el uso de las  en el proceso de enseñanza de las 

domingo, octubre 09, 2011

Técnicas de Estudios y Fracaso Escolar



El curso "Técnicas de estudio y examen" se presenta en formato de 3 cintas de vídeo VHS y estructurado en los siguientes capítulos: VÍDEO 1. 1º. Factores ambientales. 2º. Condiciones fisiológicas. 3º. El método. 4º. El uso de técnicas activas. VÍDEO 2. 5º. Los apuntes. 6º. La memoria. 7º. Planificación del estudio. 8º. Como realizar un trabajo escrito. 9º. Higiene mental. VÍDEO 3. 10º. Como preparar y realizar los exámenes. 11º. Examen tipo test. 12º. Examen tipo redacción-tema. 13º. Examen tipo preguntas breves. 14º. Examen tipo problemas numéricos. 15º. El examen oral. 16º. Resumen general del curso. Año de la segunda edición: 2002. (Atención: puede que la normativa aquí citada ya no esté actualizada). Ficha Técnica completa en nuestro comercio-e: http://www.europa-audiovisual.com -
VER RESTO DE VIDEOS SOBRE TÉCNICAS DE ESTUDIOS Y EXAMEN

sábado, octubre 08, 2011

¿Cómo gestionar el aula?

"No es mejor profesor el que sabe más, sino el que enseña mejor"


De esta forma en siglo22.net  se inicia un artículo sobre la gestión en el aula dentro de un programa sobre competencias docentes.

 Según el artículo la gestión del aula es un proceso complejo que requiere aclarar y comunicar propósitos, generar motivaciones, transmitir conocimientos, provocar la decisión de aprender en los alumnos y liderar para valorar el rigor, el esfuerzo y la colaboración, aceptando el conflicto como algo natural, que ayudará a aclarar voluntades y ritmos.
Es crear un ambiente de respeto dónde todos tengan cabida. Crear un entorno donde el profesor dirija, solo o con los alumnos, unos hilos que pueden ser más o menos invisibles o largos pero donde el diálogo ha de ser la nota dominante, fomentando la participación e implicación de los alumnos, para que todos aprendan.
Gestionar el aula tiene como objetivo favorecer el deseo de saber de los alumnos, para hacer más efectivo el aprendizaje. Cualquier docente estará de acuerdo con esta afirmación; sin embargo, con frecuencia tendemos a pensar que, si únicamente los alumnos nos hiciesen más caso, si fuesen más disciplinados y estudiasen más, todo sería mejor.
La tipología de alumno que distorsiona nuestras aulas responde a múltiples modelos; por un lado están los que cuestionan nuestros métodos de actuación, con razón o sin ella, con o sin el apoyo de sus padres; también los que se levantan, los que se mueven, los que interrumpen, los que se sobresaltan en la silla, los que nos tocan, los que no quieren participar, los que quieren participar demasiado, los que no nos escuchan, los que se aburren porque no entienden, los que no hablan nuestro idioma, los que se aburren porque hace un mes que entendieron y finalmente, también los que ni siquiera quieren estar.
La obligatoriedad de la enseñanza hasta los dieciséis años ha determinado que alumnado que en “nuestra época” hubiese entrado directamente en la vida activa a los catorce, si no antes, ahora se siente frente a nosotros. Esto convirte la gestión de aula en una competencia mucho más compleja que antaño. Nosotros no sabemos cómo enseñarles y ellos, frecuentemente, tampoco quieren que lo hagamos, porque le ven poco sentido a la escuela, o se sienten desplazados en ella, incapaces de cumplir con los requisitos que ésta impone.
Pero, además, dirigir un aula es complejo porque los alumnos de ahora son distintos: Son los retoños de la sociedad de la información, la cultura de masas, los efectos especiales, el zapping con mando a distancia, la bollería industrial y la wii. Están acostumbrados a los estímulos constantes en tres dimensiones, y para enseñarles a leer y a concentrarse, la tiza y la pizarra resultan herramientas pueriles; Viéndonos a nosotros mismos como nuevos David frente a un Goliat multimedia de dimensiones épicas, hemos de pensar muy bien cual queremos que sea nuestra modesta honda, o si preferimos escoger nuevas armas.
Es normal que, en estas circunstancias, gestionar un aula resulte complejo. El deseo de saber es innato a la condición humana, pero la decisión de aprender algo depende de cada uno de nosotros. Para que esta decisión se produzca hemos de sentir la necesidad de hacerlo y percibir las ventajas que este aprendizaje nos va a aportar, a múltiples niveles. De otro modo el esfuerzo que aprender implica hará que la voluntad de los alumnos se sustente en unas bases muy frágiles, que pueden favorecer cambios momentáneos (una mayor motivación a primeras horas de la mañana, o justo antes de las notas de final de trimestre…) pero difícilmente implicarán que entiendan el sentido de avanzar por una senda que ven como impuesta.
El profesor, por sí solo, no puede crear las condiciones óptimas para que la motivación del alumnado se produzca, especialmente en el caso de la secundaria. Los currículos, por un lado, asumen que este interés existe, y son mucho más extensos de lo que debieran, si queremos aplicarlos a alumnado sin interés. Por otro lado, aun asumiendo que el profesorado sí pueda contagiar su amor por el saber, y por su materia, los valores que la familia y la sociedad transmiten no siempre convergen con los transmitidos desde los centros.