sábado, mayo 28, 2011

Pequeños emprendedores


Jorge es estudiante de sexto de Primaria en el colegio Luis Cortí, de Santa María de Guía, y ha tenido este año la difícil tarea de presidir una de las cooperativas escolares que se han formado en el centro, impulsadas por la Consejería de Educación y el Centro de Emprendedores de la Fundación Universitaria de Las Palmas de Gran Canaria. El objetivo fomentar la aventura empresarial además de la responsabilidad y el trabajo conjunto.

"Es una empresa que no tiene un dueño y que es un grupo de gente que hacemos adornos para vender como zarcillos, anillos con material reciclado", explicaba mientras sus compañeros, tras el stand, trataban de captar clientela en San Telmo.

La pequeña iniciativa empresarial congregó a unos 350 escolares de nueve centros de la isla -Juan Negrín, Pintor Manolo Millares, Laurisilva, Luis Cortí, Santidad, Cadeiros, Mesa y López, Juan del Río Ayala y La Salle de Arucas-. Entre todos, han montado durante este curso escolar 16 cooperativas de productos de material escolar, regalos, plantas y verduras.

La coordinadora de centros de la Fundación Universitaria de Las Palmas de Gran Canaria, Elisa Rodríguez, señaló que la idea surgió después de llevar años asesorando a universitarios a montar sus propios negocios. "Tenemos diversos programas para ayudarles, pero de nada nos sirven si los jóvenes no tienen espíritu emprendedor. Y eso sólo se consigue si plantamos la semilla a edades tempranas".

El colegio Laurisilva, de La Paterna, otro de los participantes, montó una cooperativa de venta de plantas. Cada uno de los 16 escolares de quinto de Primaria puso dos euros que ayer se multiplicaban por arte de magia en el parque. "Las plantamos, las regamos y después las vendemos a la familia, en el colegio, a los vecinos", respondía Jorge Acevedo, de 11 años. 

Jorge Suárez, profesor y coordinador de la iniciativa, explicaba que la cooperativa ha servido para que los chicos de la ciudad "conozcan las plantas, cómo se puede hacer compost con las sobras de la comida y a trabajar en equipo".

Los escolares festejarán con una fiesta el éxito de la cooperativa. Mientras que los beneficios se repartirán entre todos -tres euros por cabeza- aunque habrá una parte destinada a un fin social: comprar libretas para los compañeros que no puedan. Vía: Diario de Las Palmas