jueves, marzo 25, 2010

Nuevo portal de F.P. a través de internet




La secretaria de Estado de Educación y Formación Profesional, Eva Almunia, ha presentado en Zaragoza el portal que permitirá realizar estudios de Formación Profesional a través de Internet. Este portal informa de las opciones existentes en todas las Comunidades Autónomas, orienta a los estudiantes potenciales y da acceso a una oferta formativa modular con matriculación en línea y estudios que tendrán la misma validez que los presenciales.
Ante los Directores y Directoras Generales de Formación Profesional de las 17 Comunidades Autónomas y otros miembros de la comunidad educativa, Almunia ha destacado la importancia de esta herramienta que permite impulsar el nuevo modelo de Formación Profesional y hacer realidad la necesaria flexibilización del acceso a estos estudios, cumpliendo así una de las medidas recogidas en la “hoja de ruta” de la Formación Profesional.
La nueva plataforma permitirá que todos aquellos que no disponen de un título de Formación Profesional puedan compaginar sus obligaciones laborales o personales con las actividades formativas necesarias para conseguirlo, mejorando con ello sus opciones en el mercado laboral.
La secretaria de Estado ha señalado que esta actuación se enmarca en la necesidad de impulsar un modelo alternativo de crecimiento económico basado en el conocimiento, fomentando la formación continua a lo largo de la vida, el trasvase de unas actividades profesionales a otras, y el aumento de la formación tras el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación.
El nuevo portal de acceso público permite a todos conocer en qué consiste la modalidad a distancia y cuál es la oferta en cada Comunidad Autónoma, ofrece orientaciones para quienes deseen cursar estos estudios, y da acceso a la plataforma virtual desde la que los interesados podrán realizar su formación una vez matriculados.
La plataforma presenta materiales interactivos, de fácil manejo, incorpora interesantes recursos en el desarrollo de su contenido y facilita un contacto permanente con el profesorado y con los compañeros.
El portal se ha puesto en funcionamiento a lo largo del curso 2009-2010 en el ámbito del Ministerio de Educación y en diversas Comunidades Autónomas, ofertando el Ciclo Formativo de Grado Medio en Emergencias Sanitarias y el Ciclo Formativo de Grado Superior en Educación Infantil. La matrícula en Ceuta y Melilla en este primer año ha sido de 164 alumnos y alumnas en Educación Infantil y de 47 en Emergencias Sanitarias. De cara al próximo curso 2010-2011 se prevé una oferta mucho más amplia de ciclos formativos en esta modalidad.
Acceso al portal FP online: http://www.educacion.es/fponline

domingo, marzo 21, 2010

En diez años se han duplicado el número de jubilaciones anticipadas de profesorado


La actividad docente quema, y mucho. Sobre todo después de estar durante décadas impartiendo clases y transmitiendo conocimientos. No debe ser nada fácil lidiar a diario con niños o adolescentes, y más aún cuando la autoridad del profesor está cada vez más devaluada. Una situación que acarrea un desgaste físico y psicológico de este profesional, que además conduce a una pérdida de motivación por el trabajo. Este hecho se evidencia en el elevado número de jubilaciones anticipadas que se efectúa entre el profesorado de la provincia de Badajoz. La cifra es significativa, ya que el número de educadores que se ha acogido a esta posibilidad se ha duplicado durante los últimos diez cursos lectivos. Si en el año académico 1999/2000 un total de 90 docentes (84 maestros y 6 profesores) se prejubilaron, en la convocatoria de 2008-2009 este número ascendió a 189 (157 maestros y 30 profesores).
Esta tendencia es llamativa en un momento en el que la propuesta del Gobierno para retrasar la jubilación hasta los 67 años -ya retirada- se ha convertido en un asunto de debate nacional y ha sacado a los sindicatos a la calle. Mientras tanto, la cantidad de profesores que renuncia a seguir con la docencia continúa creciendo.

En 10 años la situación en los centros ha ido a peor. La circunstancia del profesorado no han mejorado y la indisciplina y la falta de apoyo hacia él por parte de la sociedad ha aumentado. Con este panorama los profesionales no aguanta al 100% de sus capacidades hasta los 65 años. Quienes han querido jubilarse antes han aprovechado la oportunidad.

Vía: Hoy. Badajoz

sábado, marzo 20, 2010

This blog has moved (Este blog ha cambiado de dirección)

This blog is now located at http://docenciaydidactica.ecobachillerato.com/
.
You will be automatically redirected in 30 seconds, or you may click here.

For feed subscribers, please update your feed subscriptions to
http://docenciaydidactica.ecobachillerato.com/feeds/posts/default.

(Este blog ha cambiado a la dirección http://docenciaydidactia.ecobachillerato.com

Serás automáticamente redireccionado en 30 segundos o bien puedes hacer clic aquí

Los antiguos suscriptores pueden actualizar sus feed en:
http://docenciaydidactica.ecobachillerato.com/feeds/posts/default )

domingo, marzo 07, 2010

Factores del malestar docente



Entre los factores de malestar (Esteve, 1984) vamos a encontrar, en forma ordenada y por un especialista en el tema, aquellos factores que no solamente cuestionan la profesión, sino que le están pidiendo un cambio radical.
1) Factores contextuales
Al nuevo docente se le adjudican nuevas tareas que no estaban planteadas hasta la crisis actual. Por ejemplo, que socialice a los niños y adolescentes en aquellos aspectos en los que la familia ya no lo puede hacer, o competir con los medios de comunicación, como ya veíamos, en el campo de lo informativo, o redefinir valores y objetivos de la educación, o diversificar su mensaje ante una clientela socialmente diversificada.
También se les piden tareas contradictorias o paradojales: el maestro o profesor debe actuar como un amigo, pero también es un seleccionador y evaluador, o se le pide que prepare al alumno, no solo para la vida presente, sino para un futuro incierto. Esteve define el momento (Esteve, 1984: 299):
«Sin embargo, en el momento actual, nuestra sociedad tiende a establecer el status social en base al nivel de ingresos. Las ideas de saber, abnegación y vocación han caído en picada en la valoración social. Para muchos padres, el que alguien haya elegido ser profesor, no se asocia con el sentido de una vocación, más que como una coartada de su incapacidad para hacer ‘‘algo mejor’’; es decir, para dedicarse a otra cosa en la que se gane más dinero».
2) Factores de primer orden
Estos factores son aquellos que inciden directamente en la acción docente y generan tensiones negativas a la diaria tarea docente. Esteve tiene en cuenta tres: la falta de recursos, la violencia y las múltiples tareas.
Los docentes se quejan con razón cuando se los cuestiona por no renovar sus métodos. El sistema exige sin ofrecer al educador los recursos necesarios para llevarlo a cabo. Estos recursos no solo implican material didáctico, sino horarios, normas, tiempo para evaluar y preparar clases o estudiar.
No es necesario hablar de la violencia que campea por nuestras instituciones, sobre todo en las de secundaria (informes de la OIT así lo destacan en todos los países). Se ha producido un aumento de la indisciplina. Algunos explican este fenómeno por el descrédito del concepto de disciplina que no ha sido sustituido por un orden más justo y participativo. Otras investigaciones lo explican como una rebelión de los más desfavorecidos ante la impotencia del encierro, el alejamiento del conocimiento impartido con su propia realidad y la creencia de que lo que aprendan en la escuela o liceo no les va a servir para su futuro.
La búsqueda de la fe perdida o la reconstrucción de la profesión
¿Qué podemos hacer para enfrentar un medio hostil? ¿Qué podemos hacer para que el ambiente de trabajo sea fuente de salud y no de tensión y malestar? ¿Qué podemos hacer para que el resto de la sociedad reconozca al colectivo como profesional?
Es evidente que para llevar a cabo una labor profesional eficiente el individuo que la lleve adelante no puede vivir en un estado de estrés continuo o frecuente. Esto produce lo contrario a lo que queremos. Por eso vamos a empezar por aquellos factores que impiden que la profesión se desarrolle normalmente.
Partamos del mismo individuo. El docente elige esta carrera como una vocación de servicio, con un alto grado de deseo de que sea una verdadera profesión. Si bien encuentra una serie de escollos para concretar esas aspiraciones, es cierto también que esa actitud es una base muy rica de recursos personales que da sentido a la vida y perspectivas de futuro para encontrar satisfacción en el trabajo. Si el docente ha elegido la carrera porque era corta, o era fácil, o era la que le quedaba más a mano, o la que pensaba le iba a dar un sueldo como para hacer otra carrera profesional va a estar en un problema serio.
Cuando la base positiva tiende a caer, por distintas razones (sociedad, institución, grupo de compañeros), existen estrategias de enfrenta-miento individual que pueden ser efectivas cuando el agotamiento provocado por su función todavía no es agudo. Tenemos que llegar a una conclusión básica; ya sea para evitar el estrés o para mejorar la profesión hay una estrategia que es inevitable, aunque difícil de aceptar: esta profesión tiene la característica de que es colectiva y participativa.
Recordemos el individualismo de antaño, que creo que hemos heredado, con la anécdota del recordado y querido prof. W. Reyes Abadie, que en el momento en que un inspector quiso entrar a su clase profirió aquella frase: «En mi clase primero Dios, luego yo». La autonomía de los docentes es principal para su profesión. Para ello es necesaria la acción colectiva (que no tiene por qué ser política partidaria) para poder formalizar una política educativa liberadora. La reunión en asambleas escolares o liceales, las coordinaciones continuas, el cambio de currículo desde las bases mismas de los docentes, la adquisición de herramientas de investigación y participación, la apertura a nuevos conocimientos, el reconocimiento de que el cambio en el conocimiento es continuo y por lo tanto la necesidad de estar estudiando e investigando la realidad son bases para esa liberación.
Creo que si queremos acompañar el cambio social (soy de los pesimistas que no creen que la educación lo puede todo) hacia planos de mayor justicia social, de que los menos favorecidos no se reproduzcan (por repetición, exclusión o expulsión) y que la sociedad uruguaya adquiera esperanzas renovadas debemos transitar por un camino muy duro y difícil. El que no haga el esfuerzo para hacer de facilitador del crecimiento de la inteligencia (en el sentido de Gardner) no es un profesional y los cuestionamientos seguirán su curso hasta límites no imaginados.
 
Autor :Prof. Mag. Jorge Rossi. Blog de praxis docente