miércoles, octubre 13, 2010

¿Es posible hoy en día la educación sin internet?


Para algunos la  pregunta tiene una respuesta obvia: no.  Otros -menos-  en cambio ponen en duda la utilidad de este recurso tecnológico para aprender.  El argumento de estos últimos es que la educación va más allá de las herramientas, y de la misma manera, el aprender es un resultado más influenciado por la metodología y la didáctica que los medios, y para ello el rol del maestro como dinamizador y mentor es fundamental.

Pero, ¿puede entonces dejarse de lado el uso de Internet en la escuela? ¿Es posible adelantar procesos de enseñanza-aprendizaje sin este recurso?  En el caso que tomáramos de referencia la manera como las personas aprendían antes de la era de la Red, y pensáramos en personajes notables que transformaron el mundo desde diferentes frentes a partir de sus conocimientos,  podríamos decir que no es necesario: "Si aprendieron ellos y fueron exitosos, ¿Por qué los niños o jóvenes de ahora no lo pueden hacer igual, sin Internet?"

Ahora, si estuviéramos en la misma época y las condiciones del entorno fueran similares al pasado, la anterior afirmación podría ser certera, pero la realidad es otra. Estamos en otro mundo, que exige desarrollar nuevas habilidades, destrezas y conocimientos.  Seleccionar información, trabajar de forma colaborativa, adaptarse permanentemente al cambio, solucionar problemas complejos, plantear soluciones creativas ante los retos, son algunas de las habilidades que según los expertos en educación debe tener el ciudadano del Siglo XXI, y para ello la Red constituye un recurso esencial para potencializarlas.

En el caso de Colombia, se ha logrado avanzar en los últimos años para que los niños puedan acceder a Internet desde sus escuelas y puedan hacer uso en sus clases de contenidos interactivos y proyectos de aula que lideran sus maestros en los diferentes campos del saber.  En un primer momento Compartel, el programa de telecomunicaciones sociales del Ministerio de las Tecnologías de la Información y Comunicaciones inicio la tarea, y posteriormente Conexión Total del Ministerio de Educación la ha venido completando, logrando también en conjunto con  esfuerzos de secretarias de educación, que más del 85% de la matricula pública acceda a Internet en condiciones de calidad.  

Es importante poder mantener este logro en medio de la coyuntura que se vive por esta semana en donde por finalización de la fase I del programa Compartel, más de 2.000 sedes educativas a lo largo del país han quedado sin conectividad.  El reto así para este nuevo gobierno es entender que si la apuesta es el mejoramiento de la calidad de la educación, Internet es un aliado imprescindible, y el panorama actual de conectividad educativa exige apuestas decididas y de largo plazo. 
Vía: eltiempo.com

1 comentario:

Nelly dijo...

Muy interesante este blog, acabo de dar con él buscando el real decreto sobre el bachillerato LOE ;-). En mi opinión, hoy en día, concebir la enseñanza sin internet me parecería un error. Como dicen los expertos, estamos en la sociedad de la información, pero donde hay tanta información, también crece la desinformación. La abundancia de información no significa necesariamente la abundancia de conocimiento. La información está ahí, mientras que el conocimiento se construye, y la educación del futuro debería ir encaminada a dar ese paso desde la información al conocimiento. La potenciación de los recursos de búsqueda en Internet y la discriminación entre qué es una buena información y qué es una mala información me parece decisiva en la construcción de competencias y saberes. Ya no tiene tanto sentido que el chaval se aprenda de memoria un listado de conceptos sino que sepa cómo encontrar esos conceptos para poder darles un sentido y un significado. Enhorabuena por el blog :)