domingo, marzo 21, 2010

En diez años se han duplicado el número de jubilaciones anticipadas de profesorado


La actividad docente quema, y mucho. Sobre todo después de estar durante décadas impartiendo clases y transmitiendo conocimientos. No debe ser nada fácil lidiar a diario con niños o adolescentes, y más aún cuando la autoridad del profesor está cada vez más devaluada. Una situación que acarrea un desgaste físico y psicológico de este profesional, que además conduce a una pérdida de motivación por el trabajo. Este hecho se evidencia en el elevado número de jubilaciones anticipadas que se efectúa entre el profesorado de la provincia de Badajoz. La cifra es significativa, ya que el número de educadores que se ha acogido a esta posibilidad se ha duplicado durante los últimos diez cursos lectivos. Si en el año académico 1999/2000 un total de 90 docentes (84 maestros y 6 profesores) se prejubilaron, en la convocatoria de 2008-2009 este número ascendió a 189 (157 maestros y 30 profesores).
Esta tendencia es llamativa en un momento en el que la propuesta del Gobierno para retrasar la jubilación hasta los 67 años -ya retirada- se ha convertido en un asunto de debate nacional y ha sacado a los sindicatos a la calle. Mientras tanto, la cantidad de profesores que renuncia a seguir con la docencia continúa creciendo.

En 10 años la situación en los centros ha ido a peor. La circunstancia del profesorado no han mejorado y la indisciplina y la falta de apoyo hacia él por parte de la sociedad ha aumentado. Con este panorama los profesionales no aguanta al 100% de sus capacidades hasta los 65 años. Quienes han querido jubilarse antes han aprovechado la oportunidad.

Vía: Hoy. Badajoz