domingo, febrero 28, 2010

En la Universidad de Sevilla, finalmente no se permite copiar


La Universidad de Sevilla ha estado en la boca de todos durante las últimas semanas a raíz de la difusión de una normativa que, supuestamente, beneficia a los alumnos con el “derecho a copiar”.
La Universidad de Sevilla aprobó en septiembre la Normativa de Regulación y Calificación de las asignaturas, que se encuadra dentro del Reglamento de Actividades Docentes. El artículo 20 ha sido el que ha causado polémica al permitir a los alumnos continuar haciendo un examen aunque le pillen copiando. En concreto, este artículo dice que “los profesores encargados de la vigilancia comunicarán a la Comisión de Docencia del Departamento cualquier incidencia ocurrida en el transcurso de un examen” y “los estudiantes involucrados en dichas incidencias podrán completar el examen en su totalidad salvo en el caso de conductas que interfieran con el normal desarrollo del examen por parte de los demás estudiantes, en cuyo caso se procederá a la expulsión”. Además, los encargados de la vigilancia podrán “retener, sin destruirlo, cualquier objeto material involucrado en una incidencia, dejando al estudiante afectado constancia documental de este hecho y trasladando éste a la Comisión de Docencia del Departamento junto al mencionado escrito”.A pesar de que esta normativa se aprobó en septiembre, la polémica no se ha generado hasta el mes de enero, cuando varios medios sacaron la información y políticos y docentes se vieron obligados a opinar sobre el asunto. El hecho de que la copia fuera una opción viable puso en duda, incluso, la validez de los títulos expedidos por la institución hispalense.Por todas estas críticas el rector de esta Universidad, Joaquín Luque convocó para el pasado 25 de enero un Consejo de Gobierno Extraordinario en el que se tomó la determinación de revisar la normativa y en concreto su artículo 9. Luque ha asegurado que el objetivo de este cambio es “reafirmar el compromiso de la Universidad de Sevilla con la recompensa al mérito y el esfuerzo, la reprobación de conductas fraudulentas y la alta valoración de la figura del profesor”.A pesar de que el rector ha comunicado que la revisión se ha acordado por unanimidad del Consejo, el delegado del Consejo de Alumnos (Cadus), Rafael Roldán, ha declarado que no ha sido “aprobado por unanimidad, sino por asentimiento” ya que ocho de los once representantes de alumnos que acudieron al Consejo de Gobierno Extraordinario no votaron “ni a favor ni en contra”. El Cadus ha asegurado también que en otras Universidades europeas se permiten comportamientos similares al que permitía dar cabida la nueva normativa, ya que permiten “terminar el examen a un alumno que sea pillado copiando” o ir al lavabo durante la prueba.

Vía: Shenai Martinez. menos25.com

No hay comentarios: