sábado, octubre 31, 2009

Gabilondo sugiere alargar la obligatoriedad de escolarización hasta los 18 años


Durante el debate previo a la aprobación de la actual ley educativa (LOE, 2006), ya se planteó posibilidad aumentar la edad de escolarización obligatoria de los 16 a los 18 años, pero se descartó. IU también lo incluyó en el primer borrador de su programa electoral para las últimas elecciones, pero se cayó de la redacción definitiva. Ayer, el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, volvió a abrir este debate al decir en una entrevista en Radio Nacional que se puede "esbozar la posibilidad de ampliar la educación obligatoria hasta los 18 años".


Lo dijo al hilo de que el bachillerato, en vez durar dos cursos, pudiera tener tres. En general, señaló, el sistema educativo "es muy rígido", y para revisar el bachillerato habría también que hablar de distintos tipos de bachillerato e, incluso, se podría debatir ese aumento de la escolarización, como ha hecho Portugal. "No digo que esto vaya a ser mañana por la tarde" y, en cualquier caso, la medida requeriría "mucha más flexibilidad en el sistema", dijo.


A tiempo parcial

Hay dos países europeos donde está establecida la escolarización obligatoria hasta los 18 años: algunos Estados de Alemania y Bélgica. En ambos casos se trata de que entre los 16 y 18, la obligación se limita a estudiar a tiempo parcial -básicamente FP- para que se pueda compaginar con un trabajo. En Reino Unido también hubo una gran polémica hace un par de años cuando el Gobierno planteó algo parecido. Si el argumento a favor es aumentar el nivel de formación de los jóvenes -en España un 30% deja de estudiar después de la ESO-, la principal crítica es que mantener en clase a jóvenes desmotivados podría ser contraproducente para ellos y para el sistema.

Pero las palabras de Gabilondo han tenido una acogida razonablemente buena. Aunque en general reclaman más detalles, apoyan la idea los sindicatos CC OO y FETE-UGT; las asociaciones de padres Ceapa (laica) y Concapa (católica) están de acuerdo por una vez; e, incluso, el PP, aunque no lo considera una prioridad, está dispuesto a hablarlo. "En principio no estamos en contra", pero sería una medida "que por lo menos requiere una cierta prudencia", ya que incluso puede "fomentar" el fracaso escolar, dijo a Efe el portavoz de Educación del Grupo Popular en el Congreso, Juan Antonio Gómez Trinidad.
Vía: El País