CURSO DE EDUCACIÓN INFANTIL. MATRÍCULA GRATIS. RELLENA EL FORMULARIO Y RECIBIRÁS INFORMACIÓN. VER

COMO MEJORAR LA LECTURA Y ORTOGRAFÍA DE TUS ALUMNOS . VER

domingo, junio 04, 2006

Aprender a pensar


Aprender a aprender..., enseñar a pensar..., enseñar a aprender... y también algunos dirían... aprender a enseñar... Son frases que están en boca de mucha gente dentro de este mundo educativo que nos rodea.Ultimamente se descubre que la verdadera función de la escuela es la de transmitir una habilidad que sintetice todas las demás funciones que le son propias: pensar. Después, y dependiendo del estilo y formación del intelocutor, se añaden otros complementos al verbo pensar: "creativamente", "críticamente" o "autonomamente".Pero, si tratamos de entender y comprender qué es esto de pensar y por qué razón es ahora el centro de la educación, los argumentos no acostumbran a ser, ni creativos, ni tan solo críticos, ni mucho menos autonomos... Nada más hay que revisar la abundante producción de libros con títulos seductores, programas informáticos con mucha publicidad, sesiones "psicopedagógicas" por especialistas..., que se limitan a ofertar un repertorio de "recetas" con las que nos podemos acomodar a las exigencias de la concepción escolarista del pensar:
- como subrayar un texto, - memorizar una fórmula,- hacer un resúmen,- leer y enterarse, - como relajarse y cargarse de optimismo ante un examen...
Nadie discutirá la eficacia de estas habilidades y su indudable utilidad para el largo... y obligatorio.. oficio de aprender en contextos escolares. ¿Pero, es esto realmente pensar? Probablemente forman parte de la gimnasia intelectual, pero no constituyen el núcleo de aquello que llamamos pensar.No se trata, pues, de técnicas de estudio con efectos especiales, sino de construcción del pensamiento. Por tanto, no es lícito reducirlo todo a una cuestión de procedimientos milagrosos, a no ser que lo que se quiera sea adaptar la cabeza de los alumnos a las rutinas de una función docente predeterminada. (Monereo C., 1993) citando a otros autores, hacía la siguiente reflexión en sus clases:

"En la escuela, a menudo... lo único que se aprende es a ser alumno ..."

... como si todo el proceso de la escolaridad obligatoria se volviera un acto de amastreamiento socializado contínuo y permanente, adornado con ciertos contenidos disciplinarios más o menos contextualizados. Y es que ... si la escuela no es capaz de enseñar a pensar, es que realmente no es escuela. Y enseñar de verdad no es limitarse a impartir y repartir ... paquetes de información y, de tanto en tanto, controlar... su ingestión.

Vía: Carles Dorado Perea; blogalaxia,tag: ;technorati,tag:aprender
educacion.suprglu.com

1 comentario:

SaLdeSmaN dijo...

ojalá algún día en mi país se llegue al nivel de que los docentes enseñen el arte de pensar desde que sus alumnos, comienzan a darse cuenta de lo que significa este mundo. Que al menor en los primeros textos que se les haga leer para el colegio, no sea para que memorice unos cuantos personajes, si que con cada una de sus frases logre comrpender el sentido de lo escrito, captar a cabalidad lo que se quiere decir éste, pues a pesar de ser tan pequeños, los niños no son tontos y quizas si se les enseñara lograrían leer entre líneas más de un mensaje dejado por algún autor y ese tipo de enseñanza, la cual lo hace incipiente en la crítica, llevara al niño a prender su mente, a "activar la azotea" y a decir... " este mundo no es sólo lo que se nos enseña, sino también lo que yo puedo aprender" ( por mi mismo)

Muchas gracias