jueves, mayo 25, 2006

El contexto de la tecnología educativa y la atención a los alumnos con Necesidades Educativas Específicas


Los expertos no dudan en confirmar que para determinados grupos o determinados tipos de aprendizajes el uso de la tecnología puede ser un importante y claro instrumento educativo y, especialmente a la luz de las características de los estudiantes con talento, es claro que la tecnología puede ser un instrumento ideal para suministrar una programación educativa capaz de abordar las necesidades especiales de estos alumnos.
Para comprender mejor el sentido y el valor que puede tener el empleo de la tecnología educativa en la educación de los jóvenes con talento en las clases ordinarias debemos analizar que utilizar la tecnología para aprender tiene muchas y muy diferentes interpretaciones. La triple distinción entre aprender sobre, de y con tecnología puede ayudarnos a entender mejor el sentido de la tecnología al servicio de su aprendizaje en contextos educativos.
1. El sentido de la tecnología al servicio del aprendizaje en contextos educativos: De la alfabetización informática al uso del ordenador como instrumento cognitivo.
Se pueden distinguir tres fases en el impacto de la tecnología en la educación: alfabetización informática, automatización y expansión de las oportunidades del aprendizaje y aprendizaje virtual. Conviene tener en cuenta que los términos más habituales en el contexto tecnológico como procesamiento, software, papeles del profesor y del estudiante etc., tienen sentidos diferentes en cada fase. Las fases además no son mutuamente excluyentes, pues una persona puede estar en una fase en una variable y en otra fase en otra variable diferente. La última fase es la más deseable pero no se debería pasar a ella sin la adecuada preparación profesional.
La fiebre despertada por los ordenadores hace sólo unas décadas condujo a la proliferación de los aparatos y a la curiosidad por descubrir lo que había dentro de ellos. Tal era la magia que se había propagado sobre esta máquina revolucionaria. Detrás de los ordenadores se escondía la pregunta sobre su posible utilización y la forma en que se podían integrar dentro de los centros educativos. Como la verdadera utilidad de los ordenadores, y en general de la tecnología, era una incógnita, la primera idea fue aprender sobre los ordenadores, poniendo a los estudiantes a desentrañar los componentes del hardware y a programar usando el famoso BASIC. No era ya cuestión de utilizarlos para aprender sino de aprender sobre ellos. Esta etapa fue la de la Alfabetización Informática.
La experiencia nos ha demostrado que nuestros alumnos utilizan el ordenador sin conocer las partes de que consta ni descubrir las entrañas de su estructura más profunda. De hecho, los estudiantes lo usan sin instrucción previa alguna. Hemos comprobado, afortunadamente, que lo aprendido sobre los ordenadores nada tiene que ver con la mejora educativa y que la memorización de los elementos del ordenador resulta intrascendente. En realidad, la comprensión surge de la curiosidad y la búsqueda significativa del estudiante, no de la memorización de las estructuras del ordenador. La alfabetización tecnológica puede ser útil, pero no resuelve ningún problema educativo.
En este sentido, los instrumentos cognitivos, derivados del ordenador, tienen la misión de ayudar a los estudiantes a aprender de manera significativa. Pueden colaborar en el aprendizaje obligando al estudiante a planificar las tareas que necesita llevar a cabo, favoreciendo, de esta manera, el pensamiento reflexivo del alumno. Los ordenadores pueden apoyar el pensamiento reflexivo de los estudiantes porque les permiten aprender planificando las actividades, controlando sus resultados, evocando lo que ya saben, creando conocimientos nuevos, modificando los viejos, aprendiendo de los errores, consolidando los aciertos, en suma, tomando decisiones respecto a la cadena de la construcción del conocimiento.

Blogalaxia,tags: , technorati,tag: educación
educacion.suprglu.com

2 comentarios:

alfredo447 dijo...

Estoy plenamente de acuerdo, la tecnología nos ofrece muchas herramientas que todos podemos aprovechar, cada quien según su necesidad. Buen post.

Ernesto G. Cela - Don Bosco dijo...

Coincido plenamente con la apreciación sobre la importancia de la Tecnología para la Educación. Agregaría que hoy más que nunca se hace imprescindible incorporar la tecnología en el proceso educativo, ya que, en el futuro desempeño laboral estos jóvenes necesitarán recurrir a la tecnología que se impone ya como una necesidad.