viernes, noviembre 04, 2005

Los institutos de Asturias y Castilla- León viveros de emprendedores

Asturias es la única autonomía que ofrece una asignatura oficial, optativa en 4º de ESO, para fomentar el espíritu emprendedor entre los alumnos de Secundaria. Éstos crean y gestionan una cooperativa durante un año. Por otro lado, la Junta de Castilla y León ha presentado el proyecto "Vitamina E. Educar para emprender en Castilla y León", que incluye materiales didácticos para apoyar una asignatura sobre iniciativas empresariales que el curso pasado se empezó a impartir como optativa.

"No sabía que para vender había que hacer tantos estudios de mercado". María García afronta el primer curso de Bachillerato en el Colegio La Inmaculada de Gijón, pero ya conoce las interioridades de gestionar una empresa. El pasado año, en el último curso de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), eligió como optativa una asignatura denominada Empresa Joven Europea (EJE), en la que los alumnos experimentan la puesta en marcha, gestión y liquidación de una pequeña cooperativa. Se trata de la primera asignatura que en España forma parte del currículum oficial de Secundaria, que se imparte en los institutos del Principado de Asturias por tercer curso académico consecutivo. "Me parece que me puede servir en el futuro, porque necesitaré un empleo y casi seguro trabajaré en una empresa, sea mía o no", explica María.Pero no es la única iniciativa para introducir el mundo de la empresa en la Educación Secundaria. Con el objetivo de «canalizar el carácter emprendedor desde edades muy tempranas», los consejeros de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, y el de Educación, Francisco Javier Álvarez Guisasola, presentaron el pasado 17 de octubre el proyecto «Vitamina E. Educar para emprender en Castilla y León». Este proyecto contempla una serie de nuevos materiales didácticos de los que dispondrá el profesorado de 2º de ESO de la asignatura «Iniciativa emprendedora», una materia optativa que empezó el pasado año y que este curso han elegido 224 alumnos de los centros de la región.Tomás Villanueva aplaudió esta iniciativa (también existen similares en el ámbito universitario y escolar: www.aprendeaemprender.com) para que los niños de hoy puedan ser los futuros empresarios del mañana: «Una de las asignaturas pendientes de la región es la generación de más actividad económica. Hay que estimular e impulsar la creación de nuevas empresas».Emprender desde PrimariaCiudad Tecnológica Valnalón es un centro de empresas situado en Langreo, que depende de la consejería de Industria del Gobierno asturiano y lleva dieciocho años ayudando a desarrollar empresas en la región, para contribuir a la regeneración, promoción y dinamización industrial de la zona: "La falta de cultura emprendedora en general y en particular en la cuenca minera del Nalón es un problema básico. Por tradición, ser emprendedor siempre ha estado mal visto. Por eso hace años que decidimos acercarnos a la escuela para cambiar esta situación", afirma José Manuel Pérez, director de Valnalón. Hace doce años que esta entidad comenzó a organizar un taller de empresarios para los alumnos que terminaban sus estudios de Bachillerato y Formación Profesional en el Principado. Pero había que comenzar desde edades más tempranas si se quería tener un mayor impacto en los jóvenes de la región. Ahora comienza su tarea desde Primaria, etapa en la que imparten Una empresa en mi escuela, y en Secundaria la mencionada EJE.Esta última comenzó a ofrecerse en algunos institutos hace seis años y de forma oficial, como asignatura optativa en cuarto de la ESO, en todos los centros asturianos de Secundaria desde el curso 2003-2004. El pasado año la eligieron 1.200 alumnos –el dieciocho por ciento del total– de treinta y cinco centros de enseñanza diferentes, que se organizaron en 62 cooperativas (169 desde el inicio del programa).De estudiantes a socios de cooperativaLos estudiantes crean su miniempresa aportando un capital social de entre cuatro y seis euros y por medio de un préstamo de un máximo de trescientos euros que facilita Cajastur, entidad que colabora con el proyecto. Ellos eligen el nombre de la cooperativa, la inscriben en el registro, diseñan su imagen corporativa, idean su logotipo. "Es positivo cambiar un poco la forma tradicional de impartir clases, con el profesor hablando ante alumnos pasivos. Hay que romper los moldes clásicos", explica José Manuel Menéndez, profesor de economía que imparte la asignatura en el Instituto Carreño Miranda de Avilés.Además, se intenta que estos adolescentes perfeccionen también su nivel de idiomas y de conocimiento de las nuevas tecnologías. Para ello, cada cooperativa es puesta en contacto con otra similar de otro país o de otra comunidad autónoma. Los jóvenes tienen que confeccionar su catálogo, realizando estudios de mercado y rastreando a los mejores proveedores. Después, se negocia un intercambio y envían sus productos al otro país y a su vez reciben los de la otra cooperativa. Para venderlos se organiza un mercado en Oviedo y otro en la localidad del instituto. Los chavales deben ser capaces de obtener beneficios para devolver el préstamo de Cajastur y repartir los dividendos entre los socios o destinarlos a algún fin social o benéfico.

Expansión y empleo. Abc

1 comentario:

leonardo y miguel dijo...

ESTA MUY MAL SU TRABAJO

TIENEN 06